La batalla republicana entre el neoconservadurismo y América primero

Por Nathan Worcester
27 de Noviembre de 2023 12:12 PM Actualizado: 18 de Diciembre de 2023 8:59 PM

Análisis de noticias

Vivek Ramaswamy tiene un término favorito para sus enemigos en política exterior: “neocon”, abreviatura de neoconservador.

“Quiero evitar cometer los errores del establishment neoconservador del pasado”, dijo al moderador Lester Holt durante el tercer debate presidencial republicano, el 8 de noviembre en Miami.

“Los políticos corruptos de ambos partidos gastaron billones, mataron a millones, ganaron miles de millones para sí mismos en lugares como Irak y Afganistán luchando en guerras que enviaron a miles de nuestros hijos e hijas, gente de mi edad, a morir en guerras”, continuó el empresario millennial, enumerando críticas a la política exterior anterior a Trump.

“¿Quieres a Dick Cheney con tacones de tres pulgadas?”, preguntó el señor Ramaswamy. “Porque tenemos a dos de ellos en este escenario esta noche”, lanzando un golpe a Nikki Haley y al gobernador de Florida Ron DeSantis.

La candidata presidencial republicana Nikki Haley levanta la mano a Vivek Ramaswamy mientras el gobernador de Florida Ron DeSantis (C) escucha durante un debate de las primarias presidenciales republicanas en Miami, el 8 de noviembre de 2023. (Joe Raedle/Getty Images)

Haley replicó más tarde en las redes sociales: “Llevo tacones. No son para ir a la moda. Son munición”.

A medida que Haley supera el 10% en las encuestas, atrae la atención de donantes influyentes en medio de la guerra entre Israel y Hamás y el actual conflicto entre Rusia y Ucrania. En Miami, Haley se mostró dispuesta a bombardear Irán en respuesta a ataques por poderes contra Israel y Estados Unidos.

Junto con los supuestos de política exterior de la administración de George H. W. Bush, el neoconservadurismo ha ayudado a establecer el tono de los puntos de vista de política exterior que aún dominan el establishment del Partido Republicano, según el coronel Douglas MacGregor, asesor principal de defensa del presidente Trump, y Steve Bannon, que se desempeñó como estratega jefe de la Casa Blanca a principios de la presidencia de Trump y anfitrión del podcast “Bannon’s War Room”.

Hablaron con The Epoch Times, junto con otras personas, sobre la corriente neoconservadora en la política estadounidense y lo que significa para 2024.

El auge de los neoconservadores

La palabra “neocon” evoca algunas caras conocidas de las últimas décadas de la política estadounidense.

Además de Cheney, está John Bolton, embajador ante la ONU bajo la presidencia de George W. Bush y asesor de seguridad nacional del presidente Trump. El Sr. Bolton ha repudiado desde entonces al 45º presidente.

En el Senado, están el difunto John McCain (R-Ariz.) y el senador Lindsey Graham (R-S.C.). Al otro lado del pasillo, están el exsenador Joe Lieberman (D-Conn.) y, de la época de la Guerra Fría, el difunto senador Henry “Scoop” Jackson (D-Wash.).

Pero detrás de los nombres que se citan en los medios de comunicación, hay una tupida red de intelectuales.

En 2004, Francis Fukuyama, otrora compañero de viaje del movimiento, escribió sobre “el momento neoconservador” para The National Interest.

Fukuyama, entonces profesor de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS) de la Universidad Johns Hopkins, relacionó el pensamiento que guió la política de defensa de la Administración Bush con las exclusivas cenas celebradas en Washington durante la década de 1990. Entre los asistentes se encontraban desde el columnista Charles Krauthammer hasta el politólogo Samuel Huntington, pasando por el “padrino del neoconservadurismo”, Irving Kristol, y su hijo, el futuro “Nunca partidario de Trump” Bill Kristol.

(De izq. a dcha. delante) Doris Kearns Goodwin, historiadora galardonada con el premio Pulitzer, Irving Kristol, miembro del American Enterprise Institute, (de izq. a dcha. detrás): Condoleezza Rice, rectora de la Universidad de Stanford, Charlie Rose, presentador de PBS, Walter Issacson, director de Time, Mario Cuomo, exgobernador de Nueva York, y Dan Rather, presentador de CBS News, en Washington el 1 de febrero de 1998. (JIM COLBURN/AFP vía Getty Images)

La tradición de la familia Kristol continúa hoy en varias instituciones influyentes, entre ellas el Washington Free Beacon. Seleccionado por el Comité Nacional Republicano (RNC, por sus siglas en inglés) como coanfitrión del próximo cuarto debate presidencial en Alabama, el periódico fue cofundado por el yerno de Bill Kristol.

Como muchos otros neoconservadores de primera generación, Irving Kristol empezó como seguidor del comunista León Trotsky antes de caer en desgracia con la izquierda durante la Guerra Fría. En lugar del socialismo internacionalista, Kristol y sus amigos persiguieron un tipo diferente de internacionalismo, uno que se apoyaba en el poderoso ejército durante y, según las reflexiones de Fukuyama, después del colapso de la Unión Soviética.

“Fue en una de esas cenas cuando Charles Krauthammer articuló por primera vez la idea de la unipolaridad estadounidense”, escribió Fukuyama.

La Unión Soviética había caído —aunque la China comunista seguía en pie— y Estados Unidos era la única superpotencia. En la década anterior al 9/11, eso significaba paz, al menos para el pueblo estadounidense.

Joshua Muravchik, un influyente neoconservador cuyo historial incluye haber trabajado con Jackson y en el SAIS de Hopkins, declaró a The Epoch Times que su movimiento surgió con la guerra de Vietnam como telón de fondo.

Aunque él y algunos otros liberales seguían apoyando la doctrina de contención propuesta por el diplomático George Kennan durante la Administración Truman, el impopular conflicto del sudeste asiático desprestigió el anticomunismo entre los liberales estadounidenses.

El término “neoconservador” era, según él, “un insulto porque en los años 70 todavía nos considerábamos liberales”.

Poco después —más pronto de lo que muchos creían posible— la Unión Soviética se derrumbó y la Guerra Fría llegó a su fin.

“Creo que los neoconservadores fuimos reivindicados”, dijo Muravchik.

Los berlineses occidentales se concentran frente al Muro de Berlín a primera hora del 11 de noviembre de 1989, mientras observan cómo los guardias fronterizos de Alemania Oriental derriban una sección del muro. (Gerard Malie/AFP vía Getty Images)

De la Unión Soviética a Medio Oriente

Al narrar la historia del neoconservadurismo, Muravchik pasó rápidamente del “momento unipolar” posterior a la guerra fría al 9/11 y, en poco tiempo, a la guerra de Irak.

“La gente que había defendido un enfoque internacional agresivo, que llegó a llamarse Guerra Global contra el Terrorismo, pertenecía en gran medida al antiguo grupo de neoconservadores”, dijo.

Pero la historia no se detuvo del todo entre los dos periodos. En 1996, por ejemplo, el estratega neoconservador Richard Perle, otro veterano de “Scoop” Jackson, escribió el memorándum “Clean Break” para Netanyahu, que entonces estaba a punto de convertirse en primer ministro de Israel. En la portada del informe se afirma que se basó en una conversación con Douglas Feith, Charles Fairbanks, Jr. y David Wurmser, entre otros miembros del movimiento.

El presidente iraquí Saddam Hussein (R) y el rey Hussein de Jordania pasan revista a la guardia de honor a la llegada de Hussein para la reunión del consejo de cooperación árabe en Amman, Jordania, el 24 de febrero de 1990. (MIKE NELSON/AFP vía Getty Images)

Perle, que más tarde asesoró al secretario de Defensa Donald Rumsfeld durante la Administración Bush, argumentó que Israel debería “debilitar, contener e incluso hacer retroceder a Siria”.

“Este esfuerzo puede centrarse en eliminar a Saddam Hussein del poder en Irak”, continuaba.

Junto con las políticas de la segunda Administración Bush, el memorando “Clean Break” ha llevado a los críticos del neoconservadurismo a vincular el movimiento con un fuerte apoyo de Estados Unidos a Israel, o incluso con una difuminación de las líneas entre los intereses respectivos de ambos países.

De hecho, en “The Neoconservative Moment”, Fukuyama sugirió que Krauthammer había confundido las realidades estratégicas de los dos países durante un discurso ante el American Enterprise Institute.

Pero los políticos muy pro-Israel no siempre gozan del favor de los neoconservadores. En particular, muchos neoconservadores se han opuesto vocalmente a uno de los presidentes más proisraelíes de la historia de Estados Unidos, Donald Trump. Esto los colocó en una incómoda alianza con el presidente Joe Biden, uno de los pocos y menguantes legisladores vivos de la era del Sr. Jackson en el Senado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se reúnen en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington, el 15 de septiembre de 2020. Netanyahu se encuentra en Washington para participar en la ceremonia de firma de los Acuerdos de Abraham. (Doug Mills/Pool/Getty Images)

Saurabh Sharma, un veinteañero que dirige la organización de redes para jóvenes conservadores American Moment, señaló que el comentarista neoconservador Max Boot había defendido que Israel enviara armas a Ucrania.

Según el Sr. Sharma, si Israel hubiera hecho lo que sugería el Sr. Boot “habrían estado lamentablemente mal preparados cuando empezó este conflicto”.

El Sr. Muravchik, el influyente neoconservador, señaló la aparente discrepancia entre el apoyo del presidente Trump a Israel y las opiniones de los neoconservadores en un artículo de 2020 para American Purpose.

En su entrevista con The Epoch Times, profundizó en sus objeciones al enfoque del presidente Trump sobre los asuntos exteriores.

“No ha sido más que un adulador de [el presidente ruso Vladimir] Putin. Dijo que se había enamorado de Kim-Jong Un [líder norcoreano]. Dijo que [el líder chino Xi Jinping] le parecía un gran tipo”, declaró a The Epoch Times.

Los aliados del presidente Trump podrían replicar que sus maniobras en la escena mundial en realidad ponen a Estados Unidos en primer lugar al rebajar la tensión al tiempo que muestran su fortaleza. Pero para Muravchik y otros neoconservadores, la estrategia de Trump se parece menos a un realismo astuto y más a un apaciguamiento de líderes antidemocráticos.

El líder norcoreano Kim Jong Un y el presidente estadounidense Donald Trump dentro de la zona desmilitarizada (DMZ) que separa Corea del Sur y Corea del Norte, en Panmunjom, Corea del Sur, el 30 de junio de 2019. (Handout/Dong-A Ilbo vía Getty Images)

“Un sello distintivo del neoconservadurismo fue la idea, no solo de tener fuerza militar, sino de tratar de hacer del mundo un lugar más fácil de tratar haciéndolo más democrático”, dijo Muravchik.

“Si podemos animar al mundo a ser más democrático, si podemos animar a más países a pasar de la dictadura a la democracia, el mundo será un lugar más pacífico y más proamericano”, añadió.

Dijo que la “democracia” no se ha extendido tanto este siglo como a finales del siglo XX.

“Se ha detenido”, dijo antes de corregirse: “Se ha estancado”.

El Sr. Sharma sugirió que el presidente Trump se enemistó con los neoconservadores al principio de su candidatura cuando criticó las guerras en Irak y Afganistán.

“[Los neoconservadores] cometieron errores atroces en la Guerra Global contra el Terrorismo, y quieren salirse con la suya”, dijo, añadiendo que una reorientación del GOP contra las guerras en Oriente Medio “significa que todos ellos están fuera de un trabajo”.

Algunos críticos de América Primero del neoconservadurismo sugieren que el movimiento es solo una parte de la historia. Entender por qué el mensaje “América Primero” del presidente Trump provocó tanta furia requiere una perspectiva más amplia.

“El control del [RNC] está en manos de la misma gente que nos llevó a Oriente Medio —Irak, Afganistán, Siria, Líbano, etc.— bajo Bush padre”, dijo el coronel MacGregor, refiriéndose al presidente George H. W. Bush.

El presidente ruso Boris Yeltsin (d) invita al primer ministro Vladimir Putin (i) a iniciar las conversaciones durante su reunión en el Kremlin de Moscú, el 17 de agosto de 1999. (STF/POOL/AFP vía Getty Images)

Según el Sr. Bannon, el aparente rechazo del presidente Trump al orden global que surgió después de la Segunda Guerra Mundial —”el orden de posguerra, internacional, basado en reglas”— unió al establishment en su contra.

“Nos encontramos en una situación en la que el orden internacional de posguerra basado en normas, que ha sido financiado por los contribuyentes estadounidenses y pagado con el sacrificio y la sangre de sus hijos e hijas, no ha hecho más que destripar puestos de trabajo y trasladar todos los empleos manufactureros de alto valor de Estados Unidos a China y otros lugares de la masa continental euroasiática”, dijo Bannon. “Al mismo tiempo, todo nuestro capital lo ha financiado: nuestro capital de inversión, todos los fondos de pensiones. … Ese orden es el orden contra el que está America First”.

Ambos hombres rechazaron la etiqueta aislacionista que a menudo se aplica a los America Firsters.

El coronel MacGregor esbozó las limitadas circunstancias en las que la fuerza podría estar justificada.

Los terrenos de una fábrica cerrada relacionada con la industria del latón se erigen en lo que una vez fue un vibrante centro de fabricación en Waterbury, Connecticut, el 21 de octubre de 2018. Waterbury, como muchas ciudades manufactureras de Estados Unidos, comenzó a ver un declive en la fabricación después de la Segunda Guerra Mundial. (Spencer Platt/Getty Images)

“A menos que nosotros mismos seamos atacados, o lo que consideramos intereses que son vitalmente estratégicos para nosotros, no debemos atacar a nadie”, dijo el coronel MacGregor.

“No es que no entendamos cómo está interconectado el mundo”, dijo Bannon. “Obviamente está interconectado. Pero la diferencia entre Trump y el movimiento American First era que ustedes antepondrán los intereses de Estados Unidos y, en particular, no apoyaremos un orden internacional que permita que el Partido Comunista Chino pase de ser básicamente un país indigente del tercer mundo a una superpotencia económica a costa del contribuyente estadounidense”.

El Sr. Muravchik argumentó que la retórica al estilo de Trump contra el régimen chino es, en última instancia, insincera.

“No están preocupados por China. Cuando llegue el momento de enfrentarse a China, no lo van a hacer”, dijo.

La próxima generación

En opinión del coronel MacGregor, el RNC no ha cambiado en política exterior en décadas.

“No creo que nada, nada haya cambiado fundamentalmente con el Partido Republicano institucional”, dijo. “Y el Partido Republicano institucional no representa a la mayoría de los ciudadanos estadounidenses que se autodenominan conservadores tradicionales”.

Ramaswamy ha atacado al neoconservadurismo con más celo que cualquiera que aspire a la Casa Blanca, con la posible excepción del presidente Trump.

Antes del debate en el que soltó su frase “Dick Cheney con tacones de tres pulgadas”, hizo circular un compromiso de “No a los neoconservadores”.

Ramaswamy también pidió la dimisión de la presidenta del CNR, Ronna Romney McDaniel, mientras estaba en el escenario en Miami. Según reporta Timcast, ella lo insultó a gritos desde el público, prometiéndole que no recibiría “ni un céntimo” del RNC.

“No es su dinero. Es el dinero de los votantes republicanos”, declaró Tricia McLaughlin, asesora principal de Ramaswamy, a The Epoch Times.

Desde entonces, Ramaswamy ha presentado una petición para destituir a McDaniel como presidenta del RNC.

Como era de esperar, Muravchik, el intelectual neoconservador, no es fan de Ramaswamy.

“Me recuerda a algo sacado de una película de terror”, dijo, afirmando que el joven candidato es un “aislacionista puro”.

“No creo que tenga ningún conocimiento de estos temas”, añadió, describiendo la retórica del Sr. Ramaswamy como “puramente oportunista”.

La Sra. McLaughlin respondió a los comentarios del Sr. Muravchik, diciendo: “La llamada experiencia en política exterior nos ha metido en un escenario de pesadilla o de cuento de terror”.

Rechazó su etiqueta de “aislacionista puro”, señalando que su candidato se ha comprometido a defender Taiwán “al menos hasta 2028, [cuando] volvamos a una posición de ambigüedad estratégica”.

McLaughlin subrayó que la ambigüedad estratégica bajo un presidente Ramaswamy no significaría un nuevo rechazo definitivo de Taiwán.

“Volveríamos a la postura actual”, afirmó.

Tanques CM-11 de fabricación estadounidense (en el fondo) se disparan frente a dos cañones de artillería autopropulsados de 8 pulgadas durante un simulacro militar en el condado de Pingtung, Taiwán, el 30 de mayo de 2019. (SAM YEH/AFP vía Getty Images)

El Sr. Sharma sugiere que el ascenso del Sr. Ramaswamy a la prominencia “es una buena indicación de que la nueva generación de funcionarios electos conservadores puede tener una visión muy diferente de [la política exterior] en los próximos años”.

En línea con esto, alabó el freno del senador Tommy Tuberville (R-Ala.) a las confirmaciones militares, describiéndolo como parte de un patrón de “republicanos abiertos a hacer preguntas difíciles sobre lo que ocurre exactamente en el Pentágono”.

El Sr. Bannon critica al Sr. Ramaswamy, pero dijo: “Realmente no se puede ganar unas primarias republicanas o incluso ser realmente competitivo siendo un neocon.

“Imposible”, añadió.

La organización del Sr. Sharma, American Moment, podría desempeñar un papel en el desarrollo de una red de colaboradores de America First que se aparte un poco (no totalmente) de las camarillas existentes en la capital de la nación.

Según declaró a The Epoch Times, American Moment cuenta con “más de 1000 personas a las que consideramos miembros de nuestra red plenamente verificados”, el 75% de los cuales, según sus cálculos, trabajan en algún puesto político en Washington.

Las incursiones de American Moment en la política también incluyeron la conferencia de emergencia del año pasado en la que se instaba a la moderación en respuesta a la invasión rusa de Ucrania, “Up from Chaos: Conservar la seguridad estadounidense”.

Cuando se le preguntó si a los miembros de American Moment se les permitía abrazar el neoconservadurismo o puntos de vista similares, el Sr. Sharma dijo que la red “[no] tiene ninguna prueba de fuego sobre cualquier tema”.

“Yo diría que la opinión media sobre política exterior en nuestra red es probablemente una o dos desviaciones estándar más realista que la opinión media del típico empleado republicano en Washington”, dijo.

Sharma es también director ejecutivo de la Fundación Edmund Burke, organización presidida por Yoram Hazony, pensador conservador y exasesor de Netanyahu.

(De izquierda a derecha) Helen Andrews, Micah Meadowcroft, Lee Smith y Mollie Hemingway hablan en el evento “Up from Chaos”. (Cortesía de American Moment)

Aunque American Moment y grupos similares podrían ejercer influencia si el presidente Trump o un republicano similar resultara elegido el año que viene, es difícil imaginar a Haley apoyándose en redes dominadas por escépticos bastante constantes de la intervención estadounidense.

A medida que la campaña de Haley ha ido cobrando velocidad, se ha reunido con donantes influyentes como Miriam Adelson, la viuda del magnate de los casinos Sheldon Adelson. Haley también habló de economía con Jamie Dimon, CEO de JPMorgan Chase. Además, el que antes era defensor de DeSantis, Ken Griffin, está evaluando públicamente la posibilidad de financiar su campaña.

Tanto el Sr. Bannon como el coronel MacGregor dijeron que el belicismo de la Sra. Haley en política exterior es la corriente descendente de lo que el gran dinero quiere.

“Yo la llamo Nikki la neoconservadora. Ella nunca vio una guerra que no le gustara”, dijo el Sr. Bannon, argumentando que la exembajadora de la ONU es una “simplona” que “tiene una tenue comprensión de la forma en que funciona el mundo”.

El coronel MacGregor dijo que la Sra. Haley y otros candidatos que han hecho lanzamientos para atacar a Irán en varios debates “están todos respondiendo a los donantes, no a los ciudadanos estadounidenses”.

“Los intereses puramente estadounidenses no están realmente representados en Washington”, dijo.

Irán y el momento unipolar

En el conflicto sobre el futuro de la política exterior del Partido Republicano, la guerra entre Israel y Hamás podría dejar a los defensores de América Primero librando una batalla más cuesta arriba.

Por otra parte, es posible que la guerra sea demasiado corta como para cambiar mucho las cosas. A finales de noviembre, Israel y Hamás habían negociado una tregua que podría presagiar una paz más duradera.

Sin embargo, los vínculos entre Hamás e Irán, junto con los ataques contra bases estadounidenses y otros activos en la región, han aumentado la posibilidad de una guerra regional en la que participe Estados Unidos. Para algunos neoconservadores, ése podría no ser el peor resultado.

Muravchik es uno de los más firmes defensores de Washington de bombardear Irán. Ya lo pidió en 2006 en un artículo de opinión para Foreign Policy.

En su entrevista con The Epoch Times, dijo que espera que Israel acabe con las instalaciones de desarrollo de armas nucleares de Irán antes de añadir: “Creo que debería ser nuestro trabajo. Somos los pacificadores del mundo”.

Vehículos blindados israelíes se mueven en formación cerca de la frontera israelí con el Líbano, cerca de Amiad, Israel, el 15 de octubre de 2023. (Amir Levy/Getty Images)

Mientras tanto, el Sr. Sharma dijo: “Las únicas personas que están agitando para una guerra con Irán en este momento son los neoconservadores estadounidenses y no necesariamente cualquier grupo importante en Israel, o en cualquier otro lugar. Así que creo que acabaremos en un buen lugar”.

Como muchos otros republicanos populistas de Washington, se mostró más receptivo al apoyo estadounidense a Israel en su guerra contra Hamás que a seguir apoyando a Ucrania frente a Rusia.

“Es un cálculo fundamentalmente diferente”, dijo, describiendo a Israel como un “buen aliado de Estados Unidos”.

El coronel MacGregor dijo que Estados Unidos no debería emprender ataques aéreos “contra nadie en este momento, en particular contra Irán”.

Los defensores de la guerra contra Irán “hacen falsas suposiciones sobre la duración y las consecuencias de lanzar guerras”, dijo.

“Acabaríamos inevitablemente con un Irán debilitado, lo que reforzaría drásticamente a las fuerzas islamistas suníes de la región, en particular Turquía”, afirmó. “Tendría como consecuencia el cierre del Estrecho de Ormuz, y bien podría tener como consecuencia el cierre del Canal de Suez, porque las otras fuerzas árabes y turcas lo verían como una oportunidad para infligir un daño enorme a Estados Unidos y Occidente”.

El Estrecho de Ormuz y el Canal de Suez son arterias principales en el flujo mundial de petróleo, gas natural y otros productos derivados del petróleo.

Helicópteros del ejército iraní y barcos de la Armada participan en maniobras durante un ejercicio de juegos de guerra en el Estrecho de Ormuz y el Mar de Omán el 29 de octubre de 2000. (AFP vía Getty Images)

El coronel retirado predijo que tanto Rusia como China apoyarían a Irán, señalando que el país de Oriente Medio suministra gran parte del petróleo y el gas natural licuado que China necesita.

“Si lo que se busca es una oportunidad para destruir efectivamente a Estados Unidos y su fortaleza económica, desde luego durante al menos una o dos décadas, esa es la forma de hacerlo”, afirmó.

Más de tres décadas después de que Krauthammer escribiera sobre “el momento unipolar”, y a pesar del ascenso económico de China y el renacimiento militar de Rusia, Muravchik mantiene que el momento unipolar perdura.

“Se acabaría si Ramaswamy se convirtiera en presidente”, dijo. “Si Trump es reelegido, también podría haber terminado”.

“Todavía tenemos enormes fuentes de fuerza —económica, militar, cultural, política— que realmente, nadie más puede igualar”, dijo el Sr. Muravchik, sugiriendo que Estados Unidos podría apuntar a “pensar inteligentemente y a largo plazo sobre cómo mantener el mundo seguro para nosotros e Israel y otros”.

Al analizar la situación de Estados Unidos en 2023, el coronel MacGregor llega a una conclusión muy diferente. El momento unipolar, dijo, “hace tiempo que ha terminado”.

“Miren las reservas estratégicas de petróleo. Fíjese en el ejército estadounidense. Elija su sector. Simplemente lo hemos agotado todo, porque hemos dejado de prestar atención a la producción y el desarrollo y la modernización”, dijo, comparando desfavorablemente la infraestructura estadounidense con la que existe en Japón, Corea del Sur y otros países que se benefician de la garantía de seguridad de Estados Unidos.

La Sociedad Americana de Ingenieros Civiles dio a las infraestructuras del país una calificación de C- en 2021. Es un aumento, aunque no por mucho, desde una calificación de D+ en 2017.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif (I), y su homólogo chino, Wang Yi, se dan la mano durante su reunión en Beijing el 19 de febrero de 2019. (HOW HWEE YOUNG/AFP vía Getty Images)

El Sr. Bannon argumentó que una búsqueda neoconservadora de la hegemonía global estadounidense es “una de las principales razones —no la única razón— una de las principales razones por las que Estados Unidos está en bancarrota hoy”.

“Y estamos en bancarrota”, subrayó.

Aunque Muravchik teme lo que pueda ocurrir si el Despacho Oval lo ocupa el presidente Trump, Ramaswamy o incluso DeSantis (“hizo esa horrible declaración sobre Ucrania como conflicto fronterizo”), se mostró menos preocupado por la perspectiva de que el presidente Biden siga gobernando.

“No creo que Biden lo haya hecho tan mal”, dijo Muravchik.

Señaló que el presidente en funciones es relativamente mayor y está a la cabeza de un partido que suele ser menos receptivo al gasto en defensa que el GOP. Para Muravchik, ambos factores cuentan en su contra.

Además, aunque los demócratas a nivel nacional han respaldado mayoritariamente a Israel en su actual lucha contra Hamás, las protestas de la izquierda contra Israel y la disidencia en el Departamento de Estado le hacen desconfiar de la capacidad del partido para gestionar su propia coalición, que es mucho menos simpatizante de Israel en el extremo más joven.

“Ya estamos viendo un serio bache en el camino”, dijo.

El intelectual neoconservador declaró a The Epoch Times que preferiría “un republicano internacionalista fuerte” al presidente Biden.

Mantiene la esperanza en la Sra. Haley.

La campaña de Haley no respondió a The Epoch Times al momento de la publicación de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.