La bondad de la gente toca la puerta de solitario veterano con cáncer y llena de luz sus tristes días

Por La Gran Época
18 de Enero de 2019 Actualizado: 18 de Enero de 2019

Vivir solo en un apartamento vacío y con un diagnóstico de cáncer puede ser muy duro. Ron Hyde, un veterano de la Fuerza Aérea en El Cajón, California, enfrentó esta dura realidad.

Ron soportó las sesiones de quimioterapia, pero tomó la difícil decisión de interrumpir el tratamiento y no tenía a quién recurrir.

Imagen ilustrativa (Créditos: Shutterstock- chainarong06)

“Nadie quiere pensar a qué le temen, pero al final, todos tenemos miedo, ya sabes, ¿qué hay al final?”, dijo Ron a 10News en octubre de 2017.

“Es la casa de mis sueños que tanto esperé. Ahora que estoy aquí, solo voy a conservarla por un tiempo”, dijo Ron respecto del apartamento en el que se instaría para transitar la última etapa de su enfermedad.

En lo único que podía pensar era en tener al menos un confortable mueble en la que pasar sus últimos días, así que Ron fue a Goodwill y compró una silla de 25 dólares, pero no tenía forma de llevarla a casa.

Los usuarios de las redes sociales vinieron al rescate después que una mujer de Ramona, California, publicó un mensaje pidiendo ayuda para llevar la silla de Ron a su apartamento y, por supuesto, alguien dio un paso para ayudar.

En otro posteo, preguntó si alguien tenía algún mueble extra.

La comunidad se movilizó y dos días después, un grupo de extraños llegaron a su casa con un camión y procedieron a llenarla con todo tipo de muebles y comodidades.

Imagen ilustrativa (Créditos: Joyseulay/Shutterstock)

Un enorme camión llegó hasta su apartamento y lo que sucedió a continuación lo hizo derramar lágrimas de emoción.

Ron se sintió emocionado al ver que incluso sus alacenas estaban llenas de comida y que alguien le donó una linda cama nueva.

Cuando Ron vio lo que los extraños de buen corazón hicieron por él, se llenó de una emoción tan indescriptible que no podía mirar a las cámaras.

El solitario veterano de repente tenía una casa de verdad en la que vivir.

Como dijo uno de los buenos samaritanos: “¿Quién sabe cuánto tiempo le queda? Pero al menos hacer que sea cómodo, no tiene que vivir en un colchón en una esquina”.

Lámparas bonitas y cobijas acogedoras adornaron la casa de Ron.

Imagen ilustrativa (Créditos: shutterstock- Vitali Michkou)

Ron se arrodilló en gratitud a Dios y su rostro se iluminó con una feliz sonrisa. “¡Ha sido como un pequeño milagro!”, exclamó.

Puede sentirse cómodo, no solo con los muebles que ahora llenan su apartamento, sino también con la amabilidad y el cariño que le demuestran gente desconocida.

Como el cuerpo de Ron comienza a recuperarse de la quimioterapia, es seguro que nunca olvidará este inesperado momento que cambió sus días para él.

Es demasiado hermoso el impacto de la bondad.

Nunca se sabe cuándo vas a necesitar luz en tu vida, así que difunde generosidad haciendo estos pequeños y preciosos actos de bondad al azar.

Mira a continuación el conmovedor video:

¡Esta mujer necesita un tratamiento médico y recibe el apoyo de 200 extraños de buen corazón! 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS