La contaminación del aire está relacionada con el cáncer de mama, según un estudio

Las investigaciones señalan que la genética y el estilo de vida son factores importantes para el cáncer. Pero puede haber algo igualmente poderoso que se esté pasando por alto: La calidad del aire.

Por Mary Gillis
12 de Septiembre de 2023 7:17 PM Actualizado: 12 de Septiembre de 2023 7:17 PM

La contaminación del aire está relacionada con tasas más altas de cáncer de mama, según muestra un nuevo estudio realizado por un equipo colaborativo de científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) descubrieron que las personas que viven en áreas con altos niveles de contaminación del aire, medida como partículas (PM2.5), tienen una incidencia general un 8 por ciento mayor de cáncer de mama en comparación con las personas que viven en áreas con niveles más bajos.

También parecía haber una relación entre la concentración de PM2.5 y el tipo de tumor. El estudio, que se centró principalmente en mujeres posmenopáusicas, mostró que las mujeres que vivían en regiones con alto contenido de PM2.5 tenían una incidencia un 10 por ciento mayor de tumores con receptores de estrógeno positivos (ER+), el tipo más común de cáncer de mama. Sin embargo, no hubo ningún vínculo entre las regiones PM2.5 altamente concentradas y los tumores con receptores de estrógeno negativos (ER-), según mostraron los resultados publicados el lunes en el Journal of the National Cancer Institute. Estos hallazgos respaldan aún más un vínculo entre el cáncer de mama y la alteración endocrina, ya que, compuestos como metales y ftalatos, conocidos disruptores endocrinos, se adhieren a las PM2.5.

Las tarifas también variaron según la región. Se evaluaron un total de ocho ubicaciones, incluidos seis estados (California, Florida, Pensilvania, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Luisiana) y dos áreas metropolitanas (Atlanta y Detroit).

Las tasas de cáncer de mama fueron más pronunciadas en mujeres que vivían en áreas de captación (áreas en forma de cuenca que recolectan lluvia) con altos niveles de PM2.5, como Atlanta y Carolina del Norte. Es más, los investigadores observaron los mayores aumentos en la incidencia del cáncer de mama entre las mujeres que, en promedio, tenían niveles más altos de PM2.5 cerca de sus hogares antes de inscribirse en el estudio en comparación con aquellas que vivían en áreas con niveles más bajos.

“Aunque se trata de un aumento relativamente modesto, estos hallazgos son significativos dado que la contaminación del aire es una exposición ubicua que afecta a casi todo el mundo”, dijo Alexander White, doctor en epidemiología, autor principal del estudio y jefe de Medio Ambiente y Epidemiología del Cáncer en NIEHS, en un comunicado de prensa. “Estos hallazgos se suman a un creciente cuerpo de literatura que sugiere que la contaminación del aire está relacionada con el cáncer de mama”.

Cientos de productos químicos diferentes

Según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU. (EPA), la materia particulada, también llamada contaminación por partículas, es un término utilizado para describir una mezcla de diminutas partículas sólidas y gotitas líquidas que pueden estar compuestas por cientos de sustancias químicas diferentes que se encuentran en el aire en forma de polvo, suciedad, hollín o humo.

La exposición a las PM2.5 generalmente proviene de sitios de construcción, caminos sin pavimentar, campos, chimeneas o incendios. Otras veces, las partículas se emiten como resultado de reacciones complejas entre sustancias químicas de plantas de energía, industrias y gases de escape y combustión de vehículos de motor.

Las partículas PM2.5 representan el mayor riesgo para la salud porque son lo suficientemente pequeñas como para inhalarse profundamente y difundirse a través de los pulmones, posiblemente pasando al torrente sanguíneo de una persona.

La exposición histórica aumenta el riesgo

Los investigadores estudiaron a casi 200,000 mujeres inscritas en el Estudio de Salud y Dieta del NIH-AARP entre 1995 y 1996.

La mayoría de las mujeres eran blancas no hispanas y tenían un promedio de 62 años. Un tercio tenía un título universitario o superior, más del 50 por ciento del grupo vivía en California (32 por ciento) o Florida (21 por ciento), y todas fueron seguidos durante aproximadamente 20 años. En el transcurso de dos décadas, los investigadores identificaron 15,870 casos de cáncer de mama.

Un aspecto importante de la investigación, señalaron los autores, fue que no solo estaban interesados en la ubicación geográfica de las participantes al inscribirse en el Estudio de Dieta y Salud de NIH-AARP, sino también en dónde vivían décadas antes.

“La mayoría de los estudios anteriores han evaluado el riesgo de cáncer de mama en relación con la exposición a PM2.5 en o alrededor del momento de la inscripción en el estudio, y pocos consideran exposiciones más históricas. Esto puede ser particularmente importante, ya que los niveles de exposición anteriores fueron más altos y pueden contribuir de manera plausible al cáncer de mama, dada la larga latencia de la enfermedad”, escriben los autores en el artículo.

Para medir la exposición pasada, los investigadores estimaron las concentraciones históricas promedio de PM2.5 para la residencia de cada participante anualmente, centrándose en las exposiciones a la contaminación durante un período de 10 a 15 años antes de la inscripción en el estudio, con datos de residencia que se remontan a 1980.

“La capacidad de considerar los niveles históricos de contaminación del aire es una fortaleza importante de esta investigación”, dijo Rena Jones, doctora en epidemiología y autora principal e investigadora principal del estudio. “El cáncer de mama puede tardar muchos años en desarrollarse y, en el pasado, los niveles de contaminación del aire tendían a ser más altos, lo que puede hacer que los niveles de exposición previos sean particularmente relevantes para el desarrollo del cáncer”.

El estudio es uno de los más grandes hasta la fecha que examina la relación entre PM2.5 y la incidencia de cáncer de mama y muestra que la exposición histórica a largo plazo a PM2.5 se asocia con un mayor riesgo de cáncer de mama ER+. “El trabajo futuro debe enfatizar la evaluación de la exposición histórica y considerar las asociaciones específicas de la región y la contribución potencial del componente químico PM2.5 en la modificación de la asociación observada con el cáncer de mama”, concluyeron los autores.

Datos sobre el cáncer de mama

El cáncer de mama es el tipo más común de cáncer y se esperan más de 300,000 casos nuevos en Estados Unidos en 2023, según el NCI.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, hay 3.8 millones de sobrevivientes de cáncer de mama en Estados Unidos. Esto incluye a las mujeres que aún reciben tratamiento y las que han completado el tratamiento.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.