La enorme garra de hierro radiactiva oculta en el bosque de Chernóbil que nadie se atreve a tocar

Por La Gran Época
15 de Julio de 2019 Actualizado: 16 de Julio de 2019

Uno de los innumerables vestigios de la ciudad fantasma que fue totalmente evacuada tras el accidente nuclear de Chernóbil, es una enorme garra de hierro que nadie debería tocar por su elevada contaminación radiactiva.

A pesar de sus peligros, la ciudad fantasma rusa de Prípiat se ha vuelto un atractivo turístico al que llegan visitantes de todo el mundo para ver los vestigios congelados a través de los años, después de haber sido desalojada toda su población por el accidente nuclear de Chernóbil en 1986.

La garra metálica abandonada en un bosque es uno de los vestigios que los turistas de Chernóbil visitan desde que se difundió su existencia en la zona devastada por la explosión de la central nuclear.

Los grupos de visitantes, acompañados por Robert Maxwell, un experto conocedor de la zona, recorren el bosque hasta dar con la enorme garra de metal que yace abandonada en el suelo.

Un video grabado en el sitio que circula en Internet, muestra cómo Robert se acerca al artefacto de metal para hacer una lectura de radiactividad.

Aunque el guía de los visitantes le advirtió a Robert que no toque la garra por la alta contaminación que contiene y que es dañina para los seres humanos, el hombre acerca el contador para medir la radiactividad del artefacto.

En el video que registró el acercamiento a la garra de Chernóbil se observa cómo el contador de radiactividad muestra cifras que varían según se acerca el medidor a diferentes puntos del vestigio metálico.

Las cifras son elevadas y conforme el experto mueve el medidor, y el contador muestra cifras mucho más elevadas.

Esta garra de metal es una pieza de la maquinaria con la que fue removido el grafito del núcleo del reactor que explotó en la central nuclear que llevaba el nombre de Vladímir Ilich, una de las más grandes plantas nucleares creada en una región de la entonces Unión Soviética.

Después de ser usada en los trabajos de limpieza, como la garra era extremadamente peligrosa para destruirla, fue abandonada en un bosque cercano. Aún después de muchos años de uno de los más grandes desastres del mundo, la garra muestra una alta contaminación.

El accidente nuclear de Chernóbil que expulsó grandes cantidades de radioactividad, causó una enorme catástrofe que contaminó todo a su alrededor y la ciudad entera de Pripiat, con sus 50.000 habitantes, fue totalmente evacuada y la nube radioactiva cruzó Europa y se esparció por todo el mundo.

El grafito fue uno de los materiales tóxicos que la central nuclear lanzó al ambiente con la explosión del rector nuclear. Se ha estimado que la contaminación que dejó esta explosión fue cientos de veces veces superior a la liberada por la bomba atómica arrojada en Hiroshima pero aún se debaten las consecuencias en la salud y muertes que la explosión ocasionó.

La garra de metal era parte de un mecanismo con el que se retiró el grafito y otros materiales de la central nuclear que explotó. Al terminar los trabajos fue abandonada en un bosque cercano.

En la zona devastada por la contaminación que abarca 2600 kilómetros aún viven 150 personas, trabajan unas 5000 personas y se estima dejó a unas 10 millones de personas enfermas de 3 países y 120.000 personas evacuadas, en cifras del sitio Chernóbil.

A 30 años de la explosión, Ucrania considera hacer de los vestigios del desastre nuclear un atractivo turístico mundial, aprovechando la reserva natural creada en 2016 en 30 kilómetros de la zona dañada con instalaciones que tienden a desparecer.

Y donde la naturaleza se ha extendido sobre los vestigios de la moderna ciudad que fue evacuada y yace en abandono, formando un bosque con animales salvajes.

La llegada de turistas a la ciudad abandonada y poblados cercanos ha aumentado con la serie de HBO sobre la tragedia de Chernóbil, así como también los saqueos a los bienes que sus habitantes dejaron atrás cuando fueron evacuados.

La población fue sacada de la zonas habitadas cercanas a la explosión con la promesa de que pronto regresarían, como se lee en el aviso de evacuación que las autoridades soviéticas dieron a la población un día después del accidente, que liberó  una radiación superior en mil veces a la radiación natural, informa el sitio web de Chernóbil.

Los internautas que han visto este video tienen comentarios diversos sobre la exposición de los visitantes a estos objetos radiactivos. La mayoría teme por quienes se han atrevido a visitar esa zona devastada y otros consideran que no existe riesgo mientras no se toque o ingieran los materiales expuestos a la radiación.

Mientras tanto, las visitas a la zona fantasma siguen aumentando.

Tercer ojo: ¡Cómo despertar tus habilidades sobrenaturales!

Si te gustó este artículo te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. ¡Gracias!

TE RECOMENDAMOS