La exigencia deportiva aumenta el riesgo de lesiones en los niños

Los padres deben tener en cuenta el riesgo que supone la práctica intensa y la competencia
Por KEVIN STACEY - UNIVERSIDAD DE BROWN
26 de Diciembre de 2019
Actualizado: 26 de Diciembre de 2019

Los niños que se especializan en un deporte podrían tener un mayor riesgo de lesiones, según sugiere un reciente estudio.

Los hallazgos, que provienen de un estudio continuo de varios años con 10,138 niños mayores y adolescentes que viven en todo Estados Unidos, muestran que el volumen de actividad vigorosa predice fuertemente las lesiones tanto para los niños como para las niñas. En otras palabras, los que realizan la mayor cantidad de horas de actividad intensa a la semana son los más propensos a sufrir una lesión.

“Es maravilloso para un niño amar un deporte y querer participar en él, pero debemos tener en cuenta el número de horas que pasa jugando”, dice Alison Field, la autora del estudio y profesora de Epidemiología y Pediatría de la Universidad de Brown. “Se suman bastante rápido”.

Dice que espera que las conclusiones del estudio, que aparecen en el Orthopaedic Journal of Sports Medicine, ayuden a los entrenadores, padres y médicos a guiar a los jóvenes atletas hacia un entrenamiento menos intenso y menos especializado.

La moderación es mejor

El estudio ayuda a explicar algunos de los peligros de la especialización deportiva. Los atletas que se enfocan en un deporte en particular tienden a practicar con más frecuencia e intensidad en comparación con los atletas que no lo hacen.

“Pero si enviamos un mensaje que dice que los niños no deben especializarse, la preocupación es que los padres y los niños simplemente añadirán otro deporte a la lista”, dice Field. “Así que mantendrán su deporte actual y lo harán a un nivel muy alto y solo añadirán un deporte más para que no se ‘especialicen’. Eso realmente aumentaría su volumen, así que probablemente no sería una buena idea”.

En cambio, Field dice que moderar la cantidad de tiempo que los atletas jóvenes pasan realizando actividad física vigorosa puede ofrecer la mejor solución; y si deben especializarse en un deporte, reemplazar algún entrenamiento con diferentes formas de ejercicio, como el yoga y el acondicionamiento.

Un temor común entre los padres es que si sus hijos no juegan con frecuencia, se quedarán atrás y finalmente no serán tan buenos como un atleta.

“Pero en realidad puede ser lo contrario”, dice. “Si los niños hacen demasiado, pueden lesionarse y quedarse atrás. Y también es importante recordar que deben disfrutar de hacer su deporte; debe ser algo que no les abrume la vida”.

niño-fútbol-lesión
“Si los niños hacen demasiado, pueden lesionarse y quedarse atrás. Y también es importante recordar que deben disfrutar de hacer su deporte”. (7721622 / Pixabay)

Diferencias entre las niñas y los niños

El estudio también sugiere que la especialización deportiva conlleva riesgos incluso cuando se considera por separado del volumen de actividad. Estos patrones de riesgo difieren para las niñas y los niños. En el caso de las niñas, una vez que se contabilizó el volumen, ningún deporte en particular se destacó como un riesgo extra para especializarse. Sin embargo, la especialización en general aumentó el riesgo de lesiones de las niñas en aproximadamente un 30 por ciento.

Por el contrario, la especialización en general no aumentó significativamente el riesgo de lesiones de los niños, una vez que se tomó en cuenta el volumen. Pero ciertos deportes —como el béisbol o la gimnasia y las porristas— sí aumentaron su riesgo.

El razonamiento preciso detrás de las diferencias de género en el riesgo aún no está claro, pero es un área que los investigadores esperan explorar más a fondo en estudios futuros, señala Field. Para las niñas en particular, también planean examinar las diferencias relacionadas con la edad.

“Ha habido mucha preocupación acerca de que las mujeres tengan un mayor riesgo de ciertas lesiones”, dice Field. “La pregunta es: ¿Es ese riesgo más alto justo cuando están pasando por su periodo de crecimiento puberal, y luego vuelve a bajar un poco? Y luego tenemos que hablar con los entrenadores y los técnicos y decir: ‘¿Qué podemos hacer para mitigar ese riesgo?'”.

Otros autores del estudio son de la Universidad de Brown. Los Institutos Nacionales de Salud y el departamento de cirugía ortopédica del Hospital Infantil de Boston financiaron el trabajo.

Este artículo fue publicado originalmente por la Universidad de Brown. Publicado nuevamente a través de Futurity.org bajo la Licencia Creative Commons 4.0.

****

Le puede interesar:

La conexión entre la agenda 2030 de la ONU y la decadente calidad de la educación

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS