La expulsión de funcionarios militares chinos puede apresurar investigaciones sobre ex líder del Partido, Jiang Zemin

05 de Junio de 2016 Actualizado: 18 de Septiembre de 2016

Dos socios cercanos de influyentes generales militares retirados fueron arrestados recientemente. Según los canales de noticias chinas en el extranjero, se trata de un progreso que, juzgando por anteriores patrones en purgas políticas recientes, pueden anunciar la apertura de investigaciones a sus ex jefes y presagiar el procesamiento del padrino del Partido, Jiang Zemin.

El 20 de mayo, el mayor general Liao Xijun fue arrestado. Esta noticia fue informada en la edición en chino de World Journal y al South China Morning Post, un diario de Hong Kong en idioma inglés. La jugada fue hecha por el departamento fiscal de la Comisión Militar Central  -el cuerpo de gobierno militar más alto del régimen comunista- y el comandante en jefe del Partido, el líder Xi Jinping, conforme lo afirman los reportajes.

Los investigadores hicieron una redada en las propiedades de Liao y se llevaron un estimativo de 37 millones de yuanes (alrededor de U$S 5,6 millones) en bienes.

Una semana más tarde, el World Journal reportó que el general mayor Hu Xinjian, actualmente miembro de la comisión de ciencia y tecnología de la Comisión Militar Central, fue puesto bajo “shuanggui”, un estricto procedimiento disciplinario interno del Partido diseñado para extraer confesiones de los cuadros militares.

El arresto de Liao Xijun y Zhu Xinjian es relevante porque éstos están estrechamente vinculados con dos funcionarios militares de alto rango. Liao Xijun es el hermano menor del ex jefe del Departamento General de Logística, Liao Xilong, mientras que Zhu era el “mishu”, o secretario, del ex jefe del Departamento General de Armamento, Li Jinai.

A su vez, los dos cuadros militares mayores son viejos clientes políticos de Jiang Zemin, ex presidente del Partido Comunista.

Construyendo Poder

En el régimen chino, hay una separación entre el rango oficial y el poder – este último es altamente personal y no está garantizado por la institución o la constitución.

Así que siendo un ciudadano sin contactos militares, Jiang tuvo que esperar más de una década hasta convertirse formalmente en la cabeza de la comisión militar para albergar seguidores y reorganizar departamentos militares, en un intento de consolidar su influencia sobre las fuerzas armadas, y corroborar que obedezcan su voluntad.

Liao Xilong. (CCTV)
Liao Xilong. (CCTV)

En un importante cónclave político de 2002, Jiang designó al conservador Liao Xilong como director del Departamento General de Logística, una de las principales ramas de las fuerzas armadas chinas. Li Jinai, otro conservador, fue designado director del Departamento General de Armamentos, un brazo militar nuevo creado por Jiang cuatro años antes para quitar el énfasis al rol de tres otras ramas de cuarteles generales y fortalecer su control sobre el Ejército Popular de Liberación.

Li Jinai. (CCTV)
Li Jinai. (CCTV)

Liao y Li parecen haber avanzado a sus respectivos puestos militares por haber desempeñado roles cruciales en promover y sostener la campaña de persecución contra Falun Gong diseñada por Jiang, la cual probablemente constituya la campaña de violación de derechos humanos más severa de China.

Encuadre político

En 1999, Jiang Zemin estaba decidido a “erradicar” a los practicantes de Falun Gong, una popular práctica tradicional de meditación que postula las enseñanzas morales de verdad, benevolencia y tolerancia. En abril de ese año, describió a Falun Gong en una furiosa carta dirigida a compañeros líderes como “el incidente político más serio” desde las protestas de Tiananmen de una década antes.

Según todos los indicios, el grupo al que apuntó para su eliminación era vasto y poseía un significativo capital social.

Un censo del Partido descubrió que 70 millones de personas de todas las edades y profesiones estaban practicando Falun Gong, según lo informó con Hao Gengjun, el desertor, ex funcionario de seguridad pública, en una charla con el periodista Ethan Gutmann. Wang Youqun, asistente del ex secretario disciplinario del partido, y Wei Jianxing, miembro del Comité Permanente del Politburó, a menudo practicaban los cinco ejercicios de Falun Gong en el recinto del trabajo y llevaban puesto un prendedor del emblema del Falun a las reuniones del Partido Comunista.

La decisión de Jiang de reprimir Falun Gong fue mal vista en los altos niveles de liderazgo del Partido. “Cuando se trató de reprimir Falun Gong, seis de siete miembros del Comité Permanente se opusieron”, dijo Xin Ziling, un ex funcionario de defensa chino con contactos con cuadros de alto rango del Partido, a New Tang Dynasty Television (NTD) en una entrevista de abril de 2015. NTD y su periódico son dependientes del Epoch Media Group, radicado en Nueva York.

Jiang buscó ayuda del comandante de la Región Chengdu, Liao Xilong, un funcionario conocido por su ambición. Al ver una oportunidad de ser ascendido, Liao supervisó la fabricación de documentos que implicaron a los practicantes de Falun Gong en “participación política” y conspiración para “derrocar al Partido”. Jiang utilizó estos documentos para empujar su campaña, desatando el 20 de julio de 1999 una represión a Falun Gong al estilo de la Revolución Cultural, según informa un corresponsal a La Gran Época, quien adquirió las noticias de una fuente en la Región Militar de Chengdu en 2007.

Operaciones oscuras

La persecución de Falun Gong está llegando a su año diecisieteavo año. De acuerdo con Minghui.org, un centro de información de primera mano sobre la persecución, más de 3.900 practicantes fueron asesinados por tortura y abusos. Cientos de miles de otros han sido puestos bajo alguna forma de detención.

Jiang fue capaz de intensificar su campaña porque prometió riquezas y altos rangos a los funcionarios del Partido que asumieron un rol activo en el arresto y coacción para que los practicantes renuncien a su fe. “Debes mostrar tu tenacidad al manejar Falun Gong… será tu capital político”, dijo Jiang al ambicioso miembro del politburó, Bo Xilai, según lo informa Jiang Weiping, un veterano periodista chino.

Los cuadros militares del Partido jugaron un rol particularmente inhumano en la persecución y fueron recompensados debidamente.

Li Jinai fue luego trasladado del Departamento General de Armamento, al más prestigioso Departamento General de Política. También fue designado jefe de la “Oficina 610”, una organización ilegal de tipo Gestapo que supervisa la persecución de los practicantes de Falun Gong.

Durante el período de Liao Xilong como jefe del Departamento General de Logística, los hospitales militares que supervisa su departamento parece estuvieron involucrados en oscuras y macabras operaciones.

Hablando con un investigador encubierto de la ONG Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong en octubre de 2014, el ex ministro de defensa chino y presidente del Departamento General de Personal, Liang Guanglie, sugirió que el Departamento General de Logística esté involucrado en transportar órganos obtenidos de la sustracción a personas vivas.

El año pasado, Bai Shuzhong, ex ministro de salud del Departamento General de Logística, dijo a los investigadores de derechos humanos encubiertos que “el Presidente Jiang dio la orden de vender riñones y hacer operaciones”, y agregó que su departamento hizo “mucho trabajo anti-Falun Gong” luego de que el “Presidente Jiang… emitiera la orden”. “Controlamos directamente las universidades militares de medicina, están directamente afiliadas al Departamento General de Logística del Ejército Popular de Liberación, y recibieron repetitivas órdenes porque Jiang prestaba mucha atención a este asunto en ese entonces, ponía mucho énfasis en esta cuestión”, dijo Bai.

Denunciantes expusieron la sustracción forzada de órganos en 2006, y desde entonces investigadores concluyeron en que cientos de miles de víctimas, de los cuales la mayoría eran practicantes de Falun Gong, fueron asesinados por sus órganos desde 2000.

Purga de funcionarios

Mientras comenzaron a tener lugar inesperados cambios políticos en China, muchos perseguidores repentinamente se encontraron detrás de las rejas.

Wang Lijun, ex jefe de policía de Chongqing y mano derecha de Bo Xilai, intentó desertar al consulado de Estados Unidos en Chengdu, y revelar a los estadounidenses una conspiración de Bo y el entonces zar de seguridad Zhou Yongkang para reemplazar al entrante líder del Partido, Xi Jinping. Wang fue arrestado luego de que su  deserción fuera rechazada, y fue expulsado poco después.

Xi comenzó una campaña anticorrupción poco después de suceder a Hu Jintao como líder del Partido, y uno por uno, varios de los aliados de Jiang y sus secuaces fueron investigados y detenidos. Entre los más destacados están Li Dongsheng, ex jefe de la Oficina 610; los generales militares Xu Caihou y Guo Boxiong; y Zhou Yongkang, un poderoso cuadro del Partido que muchos consideraron intocable.

En el caso de Zhou Yongkang, sus ex edecanes fueron arrestados antes de que se anunciaran las investigaciones formales sobre su persona, y la persistentes publicaciones políticas de Hong Kong llevaban rumores de que la agencia disciplinaria interna del Partido estaba reuniendo evidencia contra él.

Lo que ahora está sucediendo a Liao Xilong y Li Jinai es un reflejo de la expulsión de Zhou. El ex edecán de Li, Zhu Xinjian, fue expulsado, y el hermano menor de Liao, Liao Xinjian  fue puesto bajo custodia, así como su hija adoptada y su amante, según lo informa la edición en chino del periódico alemán Deutsche Welle. En Marzo, las ediciones en chino del extranjero comunicaron que Liao entregó 40 millones de yuanes (alrededor de U$S6 millones) en “financiamiento cuestionable” que acumuló en un período de 10 años en la unidad disciplinaria militar interna.

Cambio de poder

Recientemente, Xi Jinping parece estar haciendo notables incursiones en establecer un caso contra Jiang Zemin y debilitar su influencia.

El arresto de los socios de Liao Xilong y Li Jinai vienen de recientes investigaciones de Shanghai, la base de operaciones de Jiang desde hace tiempo. Los inspectores de disciplina interna del Partido recientemente concluyeron una barrida de dos meses de 28 agencias de gobierno en Shanghai, incluidas muchas conectadas con miembros de la familia de Jiang. Y en 2015, investigadores sondearon las compañías estatales más grandes controladas por Jiang Mianheng y Jiang Miankang, los hijos de Jiang Zemin. El sondeo de miembros de la familia de un ex miembro del Partido es extremadamente raro y es otra indicación de que Xi puede estar estableciendo la mira en Jiang mismo.

Un gran ajuste de las fuerzas armadas también permitió a Xi remover la persistente influencia de Jiang y reemplazar a sus seguidores.

En enero, Xi disolvió el Departamento General de Logística y Departamento General de Armamento, creando en su lugar el Departamento de Apoyo de Logística y el Departamento de Desarrollo de Equipamiento. Xi entonces instaló a Zhao Keshi y Zhang Youxia, dos generales con lealtad hacia él, como los respectivos directores de estas dos unidades.

TE RECOMENDAMOS