Perrita moribunda no se rinde y le demuestra a sus rescatistas que su esfuerzo valió la pena

Por La Gran Época
02 de Mayo de 2017 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

Los equipos de rescate descubrieron a Frannie en los suburbios de Houston. Cerca de la muerte, parecía que esta pastor alemán había renunciado a la vida, pero gracias al incansable amor y cuidado de sus rescatatistas, tuvo una recuperación milagrosa.

Frannie es una perra pastor alemán que fue descubierta por primera vez por un grupo de voluntarios de “St. Francis” y “Val’s Pals GSD and Large Paw Rescue” en una zona humilde de Houston, Texas. Al momento de encontrarla, estaba extremadamente demacrada y mordisqueando un animal muerto.

Los voluntarios suelen patrullan el barrio conocido como “la 5ª Ward” en Houston en la búsqueda y alimentación de perros sin hogar y hambrientos, como Frannie. Ellos recibieron una alerta del estado de Fennie y decidieron salir a la búsqueda.

El equipo de rescate la buscó durante un tiempo y cuando se estaban por dar por vencidos, uno de ellos pudo observar al pastor acurrucada debajo de unos matorrales.

En el primer acercamiento que tuvieron parecía que ella había renunciado a la vida. “La pobre apenas se aferra”, dijo Eric Holliday, uno de los equipos de rescate Pals del Val. Ella estaba a punto de morir, y sospechó que no le hubiera sido posible pasar aquella noche debido a las temperaturas bajo cero que habían pronosticado.

Antes y después del rescate de Frannie y su recuperación milagrosa

Según “The Life with Dogs” Frannie fue trasladada a ‘Vergi 24/7‘, una clínica veterinaria de emergencia de tipo superior. Su estado se consideró crítico, el peor que cualquier miembro del personal había visto nunca. El joven animal de unos 2 o 3 años pesaba solo 10 kilos, y se supuso que tenía entre unos de edad. Un pastor alemán de esa edad debería pesar alrededor de 32 kilos.

“La pobre apenas se para”, dijo Eric Holliday, uno de los equipos de rescate Pals del Val.

Había que tener mucho cuidado al principio, ya que era peligroso alimentarla de inmediato. Por ello, fue importante comenzar a proveerle a su sistema de proteínas, vitaminas y minerales gradualmente. A través de una vía intravenosa, comenzaron a alimentarla con pequeñas cantidades cada dos horas. Estuvo bajo cuidados intensivos durante semanas, y fue tan delicado su caso que el personal de la Vergi 27/7 pensó que estuvieron muy cerca de perderla.

Su estado se consideró crítico, el peor caso que ninguno de los empleados de la Vergi habían visto en su vida.

Más tarde, Pals de Val organizó una vigilia de oración y un encendido de velas para Frannie, que quizás tuvo algún efecto, ya que la joven pastor parecía tener una recuperación milagrosa.

Frannie se fue a su primera casa de acogida médica cinco días más tarde, donde fue recogida por Jill Washburn. Allí, Frannie siguió siendo monitoreada activamente, y se alimentó en muy pequeñas cantidades de comidas cada cuatro horas. Asimismo, cada dos días era llevada al veterinario para tomar muestras de sangre.

Luego, comenzaron a verse cada vez más resultados positivos. Frannie comenzó a ser capaz de ingerir grandes cantidades de comidas cada seis horas, y fue trasladada al cuidado médico con plazos más largos a la casa de Amy Boram Wilson. Allí, su tratamiento podría continuar con visitas frecuentes al veterinario para chequeos.

Holliday, expresó su punto de vista: “Amy y Jill dieron a Frannie todo el amor y cuidado que nunca conoció antes. Ellos son los verdaderos héroes en el cuento de Frannie. Sin que exista gente que avise de rescatar animales abandonados que toman en estos perros y les ofrecen amor, la compasión y el cuidado, ningún grupo de rescate como el nuestro podría tener éxito”.

“Amy y Jill dieron a Frannie todo el amor y cuidado que nunca conoció antes”, dijo Holliday.

Dos meses más tarde, Frannie encontró su nuevo hogar para siempre, y su nueva mamá y papá adoptivo, Jan y Jack Long. Desde el primer momento parecía ser un complemento perfecto para Frannie. Jack y Jan han estado haciendo todo lo posible para alentarla, aunque su vida difícil en la calle ha pasado factura. “Ella es celosa de las cosas nuevas hasta que se la tranquiliza de que las cosas están bien”, contó Holliday.

Además, sus dueños adoptaron recientemente un nuevo hermano para Frannie, otro pastor alemán. “Frannie tiene ahora la mamá papá y un hermano que nunca tuvo. Su vida es perfecta. Es difícil de creer al verla hoy y sabiendo que es apenas 7 meses desde que era un simple esqueleto al borde de la muerte “, dijo Holliday. “Nunca sabemos quién fue el responsable de su condición, pero sabemos de los muchos que vinieron en su ayuda y le tendieron una mano “.

Con el tiempo, Frannie  encontró su hogar para siempre, junto a sus nuevos dueños, Jack y Jan Long.

“Ella parece el conejo de Energizer – corre y juega todo el día”, exclamó Holliday.

En apenas 7 meses, Frannie hizo una recuperación asombrosa.

“Frannie tiene ahora la mamá, el papá y el hermano que nunca tuvo. Su vida es perfecta”, dijo Holliday.

Mira el video a continuación:


Conmovedor rescate de un perro atrapado en un hoyo

TE RECOMENDAMOS