La misión de unos padres para mejorar el trasplante de corazón en niños

Su misión comenzó cuando se enteraron de que su hija necesitaría otro transplante de corazón en 12 años
Por Andrew Thomas
20 de Enero de 2020 Actualizado: 20 de Enero de 2020

Un niño enfermo es una prueba tremenda para cualquier padre. Si ese niño está lo suficientemente enfermo como para necesitar un transplante de órgano, esa prueba puede convertirse en la peor pesadilla de un padre o una madre. Patrick y Madelyn Gahan tienen dos hijas, Anya y Mya, y viven en Marietta, Georgia. Con tan solo 15 meses de edad, a Mya le diagnosticaron cardiomiopatía dilatada, lo que significaba que su corazón no podía bombear tan eficazmente como debería. Después de un año y medio con medicamentos, Mya requirió un trasplante de corazón.

En la víspera del tercer cumpleaños de Mya, comenzó a sufrir una grave arritmia cardíaca. Sus padres podían ver su corazón latiendo a través de su ropa. Patrick y Madelyn llevaron rápidamente a Mya a la sala de urgencias y los médicos determinaron que sería necesario un trasplante antes de que sus pulmones se debilitaran.

“Lo más difícil, creo que cuando nos enteramos la primera vez de esto, fue saber que sería una larga espera y no tendríamos idea de cuándo se le haría el trasplante”, explicó Madelyn.

Esperando

Inicialmente, los médicos les dijeron a los Gahan que pasarían de cuatro a seis semanas antes de que un corazón estuviera disponible para Mya. Poco sabían que finalmente tomaría seis meses. También era difícil desde el punto de vista emocional saber que el hijo de otra persona tendría que morir para que Mya recibiera un trasplante de corazón. Afortunadamente, Mya se mantuvo feliz y activa durante su estadía, y se paseaba en su triciclo por el hospital. Después de seis meses, finalmente llegó la llamada de que había un corazón disponible.

“Era surrealista. Fue como un shock [y] no crees realmente que esté sucediendo. Toma mucho tiempo para que surta efecto”, recordó Madelyn.

Patrick y Madelyn Gahan fundaron Enduring Hearts después del trasplante de corazón de su hija Mya (abajo,izq.). (Cortesía de Patrick y Madelyn Gahan)

Durante las primeras horas de la mañana del 3 de septiembre de 2012, Mya se sometió a un exitoso trasplante de corazón. Cinco días después, Mya pudo volver a casa con un nuevo corazón. Sin embargo, los médicos informaron a los Gahans que podían esperar que el nuevo corazón durara 12 años.

“Es una solución temporal y eso es un poco difícil de tomar cuando se escucha por primera vez. Recibes la buena noticia de que el trasplante salió bien, y luego recibes la mala noticia de que no es una solución permanente”, explicó Patrick.

Corazones duraderos

Como resultado, los Gahan crearon una organización llamada Enduring Hearts en 2014, en un esfuerzo por mejorar el sistema de trasplante de corazón pediátrico para que los nuevos corazones de los niños puedan durar más tiempo. La organización se centra en el financiamiento de la investigación para trasplantes de corazón en niños.

Antes de la fundación de Enduring Hearts, había menos investigación sobre trasplantes de corazón en niños. Es la única organización sin fines de lucro que se centra en la investigación para ayudar a los niños que son receptores de trasplantes de corazón. El grupo ha recaudado más de 3.2 millones de dólares desde su creación.

La organización también está desarrollando cuatro técnicas de prueba menos invasivas para determinar el rechazo del corazón, entre otras iniciativas. El objetivo final es que el nuevo corazón dure toda la vida.

Mya tiene ahora 10 años y recientemente vivió el séptimo aniversario de su transplante de corazón. Después de su chequeo anual, todo está bien por ahora.

****

Descubra

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

TE RECOMENDAMOS