La mujer más alta del mundo disfruta de su primer vuelo, ¡la tripulación retiró 6 asientos del avión!

Por Louise Chambers
22 de Noviembre de 2022 2:04 PM Actualizado: 22 de Noviembre de 2022 2:04 PM

La mujer más alta del mundo disfrutó por primera vez de un viaje en avión, con la ayuda del personal de vuelo que retiró seis asientos del avión para acomodarla.

La turca Rumeysa Gelgi, de 25 años, vive actualmente en California. Desarrolladora profesional de páginas web, es conocida como la mujer viva más alta del mundo y ostenta el título de Récord Mundial Guinness desde 2021 por su altura de 2.5 metros.

Utiliza una silla de ruedas la mayor parte del tiempo y solo puede caminar distancias cortas con la ayuda de un andador. Por lo tanto, al planear su primer vuelo en un avión comercial, tuvo que pensar de forma diferente.

Rumeysa Gelgi en su vuelo. (Cortesía de Rumeysa Gelgi)

Rumeysa Gelgi declaró a The Epoch Times: “Volé a San Francisco desde Estambul a finales de septiembre. Era mi primer viaje en avión, así como mi primera vez en el extranjero. Debido a mi altura y a mi condición de columna vertebral… después de dos horas, básicamente necesito acostarme y descansar porque hay mucha presión en mi columna”.

El vuelo de 13 horas era una perspectiva desalentadora para Gelgi hasta que empezó a explorar la idea de viajar en una camilla.

“Aunque en la clase preferente las sillas pueden convertirse en una cama, son demasiado pequeñas para mí”, dice. “La opción de la camilla suele utilizarse para pacientes en situación de emergencia. Yo fui la primera persona que utilizó esta opción por razones turísticas”.

(Cortesía de Rumeysa Gelgi)

Gelgi pudo hacer realidad su sueño con la ayuda del personal de Turkish Airlines, que retiró seis asientos del avión para acomodar su camilla de casi dos metros. Gelgi compartió más tarde su “viaje impecable” en fotos en Instagram, dando un saludo especial a todo el personal de la aerolínea, de aduanas, médico y del aeropuerto por su papel en la realización de su sueño.

Escribió: “No tuve la oportunidad de aprender los nombres de muchas personas que me ayudaron con amabilidad y devoción durante 13 horas en el aire… este fue mi primer vuelo, pero ciertamente no será el último”.

Turkish Airlines respondió a la publicación de Gelgi, prometiendo: “Estamos ahí para ti siempre que lo necesites”.

Rumeysa Gelgi con su récord de 2021, La mujer viva más alta. (Cortesía de Rumeysa Gelgi)

Gelgi nació en 1997 con el síndrome de Weaver, el primer caso de este tipo en Turquía y el 27º conocido en todo el mundo. Según declaró a The Epoch Times, el síndrome está causado por una rara mutación genética, pero “no tiene relación con los antecedentes familiares… es básicamente un síndrome de sobrecrecimiento al principio, pero también conlleva algunos problemas físicos graves”.

El síndrome de Weaver puede causar una talla grande al nacer, un crecimiento acelerado, una estructura facial atípica, una estatura elevada, manos y pies grandes, hipertonía, hernias umbilicales, deformidad de la columna vertebral, huesos y músculos débiles y una estructura esquelética especial, según el sitio web de Gelgi. Desde que se sometió a dos operaciones de escoliosis en 2013, el estado de Gelgi es estable.

Lleva tiempo en el punto de mira de la opinión pública debido a su estatura récord y ha llevado su singularidad como insignia de orgullo desde la infancia.

Rumeysa Gelgi recibiendo su título en 2021 con su sobrina (D). (Cortesía de Rumeysa Gelgi)

Dice: “Mis padres me enseñaron a verme constantemente como una persona única, en lugar de una persona enferma. Todos mis amigos, hombres y mujeres, me decían: ‘Has nacido con un síndrome, pero no es una enfermedad de la que tengas que recuperarte… eso te hace ser quien eres’. Gracias a esta perspectiva, nunca me he sentido miserable o avergonzada por mi situación. Por el contrario, siempre he sentido que toda la situación es una bendición… Me siento como alguien único”.

La trayectoria médica de Gelgi ha sido compleja. Fue operada a corazón abierto con 1 año, de una hernia umbilical con 3 y caminó por primera vez con un andador con 5 años, tras nueve meses de fisioterapia. A continuación, estuvo bajo la observación del Departamento de Endocrinología Pediátrica de la Universidad de Mármara.

Las cirugías de escoliosis lograron corregir su curvatura espinal de 65 a 38 grados. No tiene prevista ninguna operación o tratamiento importante, pero asiste a fisioterapia y nada regularmente para fortalecer sus músculos.

Rumeysa Gelgi con sus padres. (Cortesía de Rumeysa Gelgi)

Además de ostentar el título de la mujer viva más alta del mundo de los Récords Mundiales Guinness, recibió el título de la adolescente viva más alta del mundo en 2014, y tres títulos más en 2022: las manos más grandes (mujer), el dedo más largo (mujer) y la espalda más larga (mujer).

Desde 2014, ha aparecido en la prensa y en la televisión para concienciar sobre el síndrome de Weaver, y para empoderar a todas las personas que viven con diferencias visibles.

Gelgi espera que la realización de uno de sus mayores sueños, volar al extranjero, le haya abierto la puerta a más oportunidades de viajar en el futuro. A todos los que luchan contra las diferencias visibles, les insiste en que la diferencia es lo que hace que una persona sea especial.

(Cortesía de Rumeysa Gelgi)

“Personalmente, creo que una persona puede convertir algo negativo en algo muy positivo para sí misma si cree y se esfuerza lo suficiente, y eso es lo que yo hice por mí misma”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.