La opinión global comienza a cambiar contra Beijing en medio de la pandemia

Por Bowen Xiao
28 de Abril de 2020 6:46 PM Actualizado: 30 de Abril de 2020 10:02 AM

La opinión global ha comenzado a cambiar contra Beijing a medida que un número cada vez mayor de líderes y funcionarios han desafiado o buscado la rendición de cuentas y la transparencia del Partido Comunista Chino (PCCh) sobre su manejo de la pandemia.

Expertos dijeron a The Epoch Times que se está generando una pelea internacional y que solo seguirá aumentando a medida que los países empiecen a replantear seriamente su relación con Beijing. Dijeron que los líderes se están volviendo más cautelosos con el estado comunista debido a la forma en que respondió al brote, que se originó en Wuhan.

Australia —en un esfuerzo bipartidista— pidió recientemente una revisión independiente de cómo Beijing trató el virus del PCCh, ampliamente conocido como el nuevo coronavirus. La Ministra de Relaciones Exteriores Marise Payne dijo que la investigación requeriría “cooperación internacional” y “tiene que hacerse realidad”. Tras las declaraciones de Payne, el embajador chino Cheng Jingye amenazó a Australia con un “golpe económico” si no se echaban atrás. Payne respondió más tarde criticando y rechazando la amenaza del embajador.

En Gran Bretaña, políticos como Tom Tugendhat, miembro conservador del parlamento y presidente del Comité de Asuntos Exteriores, han criticado directamente a China por el encubrimiento del virus y la obstaculización de la respuesta global difundiendo mentiras, mientras también se cuestiona si haber permitido la tecnología 5G de Huawei en el Reino Unido fue la decisión correcta.

Los funcionarios de Downing Street dicen que Beijing se enfrentará a un “ajuste de cuentas”, como informó The Mail, mientras que la comunidad de inteligencia británica —MI6 y MI5— también creen que el país necesita reevaluar su relación con China.

La Canciller alemana Angela Merkel le ha pedido a China ser “más transparente” sobre la historia del origen del virus, aduciendo que esto beneficiaría la respuesta global.

El presidente francés Emmanuel Macron dijo que sería “ingenuo” decir que China ha manejado la pandemia mejor que las democracias occidentales, y que no existe tal comparación.

En una carta con fecha del 22 de abril, el Ministerio del Interior alemán dijo que los diplomáticos chinos se acercaron a los funcionarios del país para tratar de persuadirlos de que hicieran declaraciones positivas sobre la respuesta de Beijing a la pandemia. El ministerio señaló que “el gobierno federal no ha cumplido con estas peticiones”.

Desde entonces, Downing Street ha eliminado a China de sus gráficos de comparación de virus, que incluyen datos de varios otros países, debido a la preocupación de que las estadísticas del régimen fueran inexactas.

En Estados Unidos se han presentado innumerables demandas, que van desde los fiscales generales, pasando por bufetes de abogados hasta los ciudadanos estadounidenses, que han tratado de buscar justicia por la respuesta deficiente de China que, según ellos, condujo a la propagación mundial de la pandemia.

Carole Lieberman, testigo forense experta y analista legal, dijo que países de todo el mundo están despertando a la idea de que el PCCh puede no tener intenciones benignas, y que para algunos es una “verdad incómoda porque quieren mantener sus acuerdos comerciales y otros beneficios”.

En general, se considera que los países son inmunes a las demandas, a menos que se encuentren bajo la excepción de que sus acciones sean similares a las del terrorismo, dijo Lieberman a The Epoch Times. Algunas de las sondas están buscando los orígenes del virus del PCCh y si estaba destinado a ser un arma biológica, o si era de las imprudentes condiciones de laboratorio de China, que según observó, se elevaron a ese nivel.

“Aunque es posible que China no acabe teniendo que pagar los billones que buscan las demandas, su reputación ha sufrido un golpe irreparable”, dijo Lieberman. “El mundo entero desconfiará de cualquier cosa que tenga que ver con China en el futuro inmediato”.

Documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times han resaltado cómo el régimen chino no informó a propósito de los casos del virus del PCCh y censuró las discusiones sobre el brote, alimentando la propagación de la enfermedad.

“Durante años, la gente ha dejado pasar, más o menos, cosas como comida tóxica para mascotas y productos para bebés, productos cancerígenos, fabricación de mala calidad, etc.”, continuó Lieberman.

“Pero, el coronavirus será la gota que derramó el vaso”.

Funcionarios de una avalancha de países se han quejado públicamente de recibir suministros médicos de mala calidad que habían comprado de China para luchar contra la pandemia. Entre esta lista se encuentran España, República Checa, Turquía, Holanda, Canadá e Irlanda, entre otros. En uno de los casos, las pruebas rápidas del virus del PCCh de China no detectaron el virus con precisión en el 70% al 80% de los casos.

Una encuesta realizada en abril (pdf) por la firma de encuestas McLaughlin & Associates encontró que el 75% de los estadounidenses consideraba que Estados Unidos debía poner fin a su dependencia de China para las importaciones médicas.

Casey Fleming, presidente y director ejecutivo de la firma de inteligencia y estrategia de seguridad BlackOps Partners, dijo que los países del mundo libre comenzarán a unirse para responsabilizar al PCCh “no solo por la respuesta falsa sino también por las pérdidas monetarias y la pérdida de vidas”.

“Tenemos que esperar que China trate de controlar la narrativa, cambiar la culpa y usar la coacción en el proceso”, dijo a The Epoch Times.

The Epoch Times ha documentado historias de algunos ciudadanos chinos —incluyendo médicos denunciantes, periodistas ciudadanos, académicos y gente de negocios— que han sido silenciados por el régimen por exponer la verdad.

En una de las medidas más enérgicas en respuesta a China, Japón está reservando 2000 millones de dólares de su dinero de ayuda para pagar a las empresas para que trasladen su producción fuera del país comunista, que ocupa el puesto 177 de 180 en la clasificación mundial de la libertad de prensa de 2019 de Reporteros sin Fronteras.

Despertar

Es “incuestionable” que cada vez más gente está despertando a las realidades de lo que es el PCCh, según Frank Gaffney, vicepresidente del Comité sobre el Peligro Actual: China.

“El país que ha sufrido a manos de este Partido Comunista Chino va a pensar bien de ellos, especialmente cuando la evidencia muestra que si esto no fue un arma que ellos desataron ciertamente está sirviendo como una”, dijo a The Epoch Times.

Gaffney, quien fue secretario asistente de defensa para la política de seguridad internacional durante la administración Reagan, dijo que aunque sería difícil hacer a un país extranjero como China totalmente responsable de sus acciones, “al menos haremos algunas cosas que los lastimarán por lo que han hecho”.

“Creo que lo que van a ver es ciertamente un desacoplamiento en términos de cadenas de suministro, que ya está empezando”, dijo. “Creo que hay un replanteamiento en términos de las empresas que planean hacer muchos negocios con los chinos”.

Mientras tanto, una nueva política en India exige que las inversiones extranjeras directas requieran ahora la aprobación del gobierno, lo que podría deteriorar aún más las relaciones entre China e India.

Pero no son solo los políticos y los líderes los que están hablando en contra del PCCh, los ciudadanos están empezando a expresar gran parte de ese mismo sentimiento.

Mientras los estadounidenses luchan por combatir una crisis que no se había presentado antes en sus vidas, una encuesta realizada el 21 de abril por el Centro de Investigación Pew encontró que el 66% de los estadounidenses ahora tienen una opinión negativa de China —el porcentaje más alto registrado desde que el centro comenzó a hacer la pregunta en 2005. Estas opiniones fueron sostenidas de manera similar tanto por los demócratas como por los republicanos.

En una encuesta del YouGov del Reino Unido realizada el 17 de abril, la mayoría, el 50%, votó que no confiaba “en absoluto” en las cifras de muertes por el virus del PCCh reportadas por el gobierno chino. La segunda opción más alta, con el 32% de los votos, fue que “no confían plenamente en ellos”.

El encubrimiento del PCCh, que ha agudizado exponencialmente la pandemia hacia el resto del mundo, marca el despertar de los ciudadanos de todo el mundo para “comprender plenamente el verdadero mal del comunismo chino”, según Fleming.

El creciente sentimiento contra el PCCh podría causar un cambio masivo por parte de las empresas estadounidenses y occidentales para desvincularse de la China comunista y extender el riesgo de su cadena de suministro en todo el mundo, añadió Fleming, al tiempo que señaló que la política de seguridad nacional de Estados Unidos está cambiando, como se ve en la nueva estrategia de Contrainteligencia Nacional.

“El COVID-19 ha obligado al mundo a permanecer en casa con la pérdida de libertad e ingresos y mucho tiempo libre para ver la pandemia, cómo ha respondido el PCCh y la mortandad que ha causado”, dijo Fleming.

“Es natural que los ciudadanos y los gobiernos de todo el mundo quieran hacer responsable al infractor. Al hacerlo, le quitarán el manto a la verdadera maldad de la China comunista”, añadió.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El “distanciamiento social” podría derrotar al Partido Comunista Chino

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.