La “Organización de Cooperación de Shanghái” de China para la Luna

Por Rick Fisher
19 de Mayo de 2023 1:19 PM Actualizado: 19 de Mayo de 2023 1:19 PM

Comentario

La creciente división de la guerra fría entre China y Estados Unidos está a punto de extenderse oficialmente a la Luna con la creación por parte de China de una organización formal que ayudará a extender la hegemonía del Partido Comunista Chino (PCCh) desde la Tierra al sistema Tierra-Luna.

La inminente formación de la Organización de Cooperación de la Estación Internacional de Investigación Lunar (ILRSCO, por sus siglas en inglés), como parte de la Estación Internacional de Investigación Lunar China-Rusia (ILRS, por sus siglas en inglés) de 2001, se anunció el 25 de abril en la Conferencia sobre Exploración del Espacio Profundo celebrada en Hefei (China).

La distinción es crucial, ya que los Acuerdos Artemis no incluyen la formación de una organización formal.

Pero como organización formal, la ILRSCO tendrá un líder, seguramente China. También tendrá una burocracia —de nuevo, muy probablemente en China.

Además, mediante acuerdos sobre los principios y, posteriormente, una planificación dirigida por China, llevará a cabo actividades científicas y comerciales de doble uso en la Luna, financiadas en gran parte por China pero aprobadas por los miembros de la ILRSCO.

El anuncio del 25 de abril lo hizo Wu Weiren, diseñador jefe del Programa de Exploración Lunar de China y director del Laboratorio de Exploración del Espacio Profundo de China (DSEL, por sus siglas en inglés) en Hefei.

Ese día, Wu declaró a la televisión estatal china “Esperamos que [ILRSCO] pueda convertirse en un importante programa científico que vincule a múltiples países, organizaciones internacionales, instituciones y científicos. China se compromete a hacer mayores contribuciones a la humanidad; éste es nuestro principal punto de partida”.

Sin embargo, la humanidad no suele beneficiarse cuando el régimen comunista de China crea y luego dirige amplias organizaciones internacionales.

A menudo, el régimen restringe la pertenencia a sus organizaciones a otras naciones autoritarias o a aquéllas de las que cabe esperar que se opongan o muestren independencia respecto a Estados Unidos, y luego amontona estas organizaciones con preferencias y agendas antidemocráticas.

Las coaliciones y organizaciones creadas y dirigidas por China también tienden a producir una cooperación militar que beneficia a los intereses de seguridad de sus miembros autoritarios y perjudica a los de las democracias.

El principal ejemplo es la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS, por sus siglas en inglés) de 2001, cuya formación fue dirigida por China y Rusia.

Hoy tiene como líder a un secretario general chino; empezó con seis miembros, entre ellos Rusia y China, y ahora tiene nueve miembros, con 17 países en proceso de adhesión.

Los principales productos de la OCS son sus maniobras militares anuales “Misión de Paz” que, durante casi 20 años, han permitido a China y Rusia aumentar la cooperación militar de fuerzas conjuntas, y sus repetidas advertencias contra las “revoluciones de colores” o revoluciones democráticas.

El 25 de abril, el South China Morning Post (SCMP) reportó que Wu dijo que la ILRS “ha firmado acuerdos de cooperación o cartas de intenciones con varios países y organismos internacionales, como Rusia, Argentina, Pakistán, Emiratos Árabes Unidos, Brasil y la Organización de Cooperación Espacial Asia-Pacífico”.

Durante la conferencia de Hefei, la Agencia Espacial Nacional China (CNSA, por sus siglas en inglés) y la Organización de Cooperación Espacial Asia-Pacífico (APSCO, por sus siglas en inglés), dirigida por China, firmaron una declaración conjunta sobre la futura cooperación en el ILRS.

Formada en 2008, los miembros de la APSCO son China, Bangladesh, Irán, Mongolia, Pakistán, Perú y Tailandia.

SCMP también reportó sobre Wu, señalando que “la CNSA también está negociando con otros 10 países como posibles participantes”.

Actualmente, la ILRS dirigida por China prevé cinco etapas entre 2030 y 2050 para construir bases lunares no tripuladas cada vez más sofisticadas para la exploración científica, la investigación y la explotación comercial.

Cabe esperar que China inicie misiones lunares tripuladas antes de 2030 y, probablemente, éstas pasarán rápidamente a formar parte del programa ILRS.

En la década de 2030, las misiones tripuladas de China incluirán probablemente a astronautas de los Estados miembros de la ILRSCO, a medida que avance la construcción de bases lunares tripuladas.

Los ejercicios militares conjuntos “Misión de Paz” organizados por la ILRSCO en la Luna pueden parecer descabellados, aunque no hay que descartar esa posibilidad.

Los programas espaciales tripulados y no tripulados de China están controlados por el Ejército Popular de Liberación (EPL), y los académicos chinos han escrito sobre el uso de la Luna como plataforma para vigilar la Tierra y el espacio cis-lunar entre la Tierra y la Luna, con implicaciones para buscar el dominio militar.

China planea su propia constelación de satélites para la Luna, que proporcionará funciones de navegación, vigilancia y posible guerra electrónica.

China también está desarrollando robots humanoides para funciones espaciales; un robot humanoide para la minería lunar podría configurarse fácilmente como soldado lunar.

Como mínimo, cabe esperar que la ILRSCO proporcione apoyo político a las agresivas conquistas territoriales del PCCh en la Luna y a su introducción de capacidades de doble uso civil-militar en la Luna.

Para mantener y aumentar el apoyo a los Acuerdos de Artemis, es crucial que Estados Unidos cumpla su calendario de devolver astronautas a la Luna para 2025.

También será importante que Estados Unidos dé prioridad a la inclusión de astronautas de las naciones asociadas a Artemis.

Por último, es crucial que Washington se niegue a permitir que las guerras iniciadas por el PCCh en la Tierra disminuyan la financiación y el apoyo a la construcción de una mayor presencia de las democracias en la Luna.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.