La propaganda china sobre Ucrania se filtra en la prensa occidental

Los periodistas occidentales repiten la propaganda del PCCh que contradice su agresión territorial

Por Anders Corr
01 de Marzo de 2022 3:33 PM Actualizado: 01 de Marzo de 2022 3:33 PM

Análisis de noticias

En un reportaje, por lo demás excelente, sobre la reacción de China a la invasión de Ucrania por Vladimir Putin, los reporteros occidentales siguen creyendo en los principales elementos de la propaganda de Beijing, concretamente que el Partido Comunista Chino (PCCh) defiende la paz, la soberanía del Estado y la integridad territorial, y que estas supuestas políticas de Beijing contrastan de algún modo con la invasión de Moscú.

Nada más lejos de la realidad, si se tiene en cuenta la larga y continúa historia de acaparamiento militarizado de tierras por parte del PCCh, que van desde su inicial Jiangxi soviético de 1931-1934, pasando por Yan’an a partir de 1935, Beijing en 1949, Turkestán Oriental (ahora Xinjiang) en 1950, y el Tíbet en 1951.

De 1964 a 1969, el líder del PCCh, Mao Zedong, intentó tomar el territorio soviético, pero fue rechazado militarmente. En 1974, China libró una batalla contra Vietnam del Sur (entonces aliado de Estados Unidos) y tomó las islas Paracel en el mar de China Meridional. Un portaaviones estadounidense estaba cerca, pero desgraciadamente no ayudó. Si hubiéramos cortado de raíz la expansión china, seguramente la historia se habría desarrollado de forma más amistosa.

En 1988, la Marina del Ejército Popular de Liberación (EPL) mató a marinos vietnamitas en el arrecife Johnson South, en el mar de China Meridional, y posteriormente construyó una isla artificial en la que instaló una base militar. En 1995, el régimen chino ocupó el arrecife Mischief, en la zona económica exclusiva de Filipinas, y construyó una enorme base militar en clara violación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

En 2009, Beijing reclamó todo el mar de China Meridional como su territorio en una nota verbal dirigida a todos los Estados miembros de la ONU. En 2012, los guardacostas chinos arrebataron el banco de arena Scarborough a los pescadores filipinos.

Visité el banco en 2016 y vi personalmente cómo los guardacostas chinos ponían en peligro la vida de los activistas filipinos cuando intentaban nadar hasta una roca del banco y plantar una bandera. Los guardacostas hicieron avanzar sus lanchas hacia los nadadores, que tuvieron que nadar de forma evasiva y apartarse de las embarcaciones. Los guardacostas trataron así de detenerlos y asustarlos para que volvieran al barco de pesca en el que habíamos llegado. Las grandes embarcaciones de acero también se acercaron a unos metros de nuestro pequeño pesquero de madera, balanceándolo violentamente con el propósito de asustarnos. Lo grabé todo con la cámara.

Epoch Times Photo
Barcos de persecución chinos rodean a los nadadores que intentaban izar la bandera filipina sobre el banco de arena Scarborough en el mar de Filipinas Occidental, el 13 de junio de 2016. (Kalayann Atin Ito)

Más recientemente, el EPL ocupó territorio del Himalaya dentro de las fronteras de India y Bután. Bután es un país minúsculo que depende de la India para su defensa, y la India ha intentado reducir las incursiones del EPL combatiéndolas en escaramuzas en las laderas de las montañas sin utilizar armas de fuego. Por último, China mantiene estrechas relaciones con los talibanes y con los grupos terroristas de Birmania (Myanmar) que controlan el territorio.

La guerra de China contra Vietnam en 1979

En 1979, el presidente chino Deng Xiaoping emprendió una guerra contra Vietnam por su invasión de Camboya y su incipiente alianza con la Unión Soviética. Vietnam hizo retroceder a los militares chinos, pero Beijing logró desplazar la frontera un poco hacia el sur en el proceso, tomando algunos lugares estratégicos, incluyendo las alturas montañosas por las que los dos bandos habían luchado.

Según mis fuentes en Vietnam, por ejemplo, China se quedó con dos de las tres cascadas de Ban Gioc, además de la colina del norte adyacente a las cascadas, y algo de territorio en la frontera de Huu Nghi. El marcador fronterizo está en el lado sur de las cataratas, como pude comprobar yo mismo en un viaje allí en 2015.

El profesor Carlyle Thayer, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, confirmó en un correo electrónico que “hubo pequeños trozos de tierra que China retuvo por razones tácticas” tras la guerra de 1979.

Sin embargo, Thayer se muestra escéptico ante las afirmaciones de algunas de mis fuentes de que China tuvo una colonia dentro de Vietnam entre 1975 y 1977 de unas 3000 personas, e inició un gobierno paralelo en el distrito estratégicamente central de Bao Lac. China se aproxima a esto en Birmania hoy en día, por lo que las afirmaciones deberían investigarse más a fondo.

Alexander Vuving, profesor del Centro de Estudios de Seguridad de Asia-Pacífico, escribió en un correo electrónico: “Después de la guerra, los chinos se retiraron al norte de la frontera anterior a 1979 en la mayoría de las zonas. Pero ganaron algunos territorios. Se trata de varios lugares estratégicos a lo largo de la frontera, la mayoría de los cuales fueron legalizados como territorios chinos en el tratado de la frontera terrestre chino-vietnamita de 1999”.

Vuving escribió que Ban Gioc y el paso fronterizo de Huu Nghi “están entre los lugares disputados que Vietnam cedió a China en el tratado fronterizo de 1999. No veo pruebas de que China haya ocupado militarmente estos lugares, pero parece que los controló después de la guerra. Estos dos lugares son más simbólicos que estratégicos. Hay varias alturas estratégicas a lo largo de la frontera en las que las dos partes lucharon por su control durante la década de 1980. La mayoría de ellas también fueron cedidas a China en el tratado de la frontera terrestre”.

¿Qué será lo próximo en ser invadido?

Parece que las ambiciones territoriales del PCCh, vistas desde su captura de la provincia de Jiangxi en 1931 hasta sus últimas capturas de territorio en el Himalaya, no tienen límites. ¿Qué es lo siguiente que va a cortar el PCCh? ¿Las islas Senkaku de Japón? ¿Todo Taiwán? ¿Todo Bután?

Ahora que el ejército ruso está inmerso por la guerra en Ucrania, ¿podría China apoderarse del lejano oriente ruso, relativamente indefenso? En 1964, Mao se quejó de la apropiación de tierras por parte de Rusia al este del lago Baikal, una amplia franja de territorio que representa aproximadamente un tercio de la Rusia actual. ¿Podría esta reclamación servir de base para una futura invasión china?

Epoch Times Photo
El lago Baikal se ve el 20 de agosto de 2003. (Grigory Sobchenko/AFP/Getty Images)

¿Y la península de Corea? En 2017, el líder chino Xi Jinping aparentemente convenció al entonces presidente Donald Trump de que todas las Coreas solían pertenecer a China. ¿Estaba tanteando el terreno para una reivindicación histórica que podría llevar algún día a una invasión?

Nadie sabe lo que China o Rusia tomarán a continuación, porque sus dictadores cambian oportunamente sus historias en función de lo que creen que pueden tomar en el momento. Lo que sí es cierto es que los soviéticos en el pasado, y China en la actualidad, tienen ambiciones de hegemonía mundial.

Los periodistas occidentales se dejan llevar por la propaganda del PCCh

Después de estudiar y presenciar personalmente el expansionismo militar de China, es lamentable leer a los principales reporteros occidentales, supuestamente expertos en temas de China, repetir sin ninguna advertencia, perspectiva crítica o contexto, las afirmaciones del PCCh de que Beijing defiende la “integridad territorial”.

Ejemplos recientes, aparentemente causados por una desconexión percibida entre la propaganda de Beijing que apoya la “integridad territorial” y su apoyo silencioso a la invasión de Ucrania por parte de Putin, que comenzó con Crimea en 2014, y que continúa de manera más violenta y extendida en la actualidad, se pueden encontrar en reportes por lo demás excelentes de The New York Times y Financial Times.

El 26 de febrero, una reportera del New York Times calificó a Beijing como “un firme defensor de la independencia soberana”, que contrastó con la invasión de Rusia. Otros periodistas retomaron el mismo tema al día siguiente.

El 27 de febrero, en The New York Times, un segundo reportero afirmó que “la soberanía estatal y la integridad territorial [es] un principio de larga data de la política exterior china”.

El Financial Times, en la misma fecha, se refirió a “la política de Beijing de apoyo a la paz y la estabilidad mundiales”.

Nada de esto se acerca a la verdad, como debería quedar claro por la historia señalada anteriormente, o más recientemente, la actitud de apoyo de Xi hacia la invasión de Rusia. No hay contraste entre Xi y Putin en este punto. Ambos quieren robar territorio, y ambos lo niegan. China ha infringido sistemáticamente la independencia soberana, la integridad territorial y la paz mundial de sus vecinos y de Asia en su conjunto, al tiempo que afirma que tiene derecho a hacerlo. Putin está siguiendo la misma estrategia en Ucrania.

Sin embargo, hay una diferencia, y es que Xi es un poco más poderoso y cauteloso que Putin. El PCCh prospera creando o aprovechando el conflicto entre otros, e interviniendo en el vacío de poder resultante.

Esto ha sido así desde que el PCCh tomó el poder en 1949, después de que el gobierno nacionalista de China se agotara en la lucha contra el Japón imperial. El PCCh se quedó en gran medida con esa lucha en Ya’nan, y luego tomó Beijing cuando llegó el momento.

Xi podría hacer lo mismo con Rusia, después de haberlo animado a autodestruirse en Ucrania.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.