La relación entre Huawei y las facciones del régimen chino

Por Joshua Philipp - La Gran Época
15 de Diciembre de 2018 Actualizado: 15 de Diciembre de 2018

El arresto de Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, por parte de las autoridades canadienses ha puesto a la empresa de telecomunicaciones más grande del mundo en el foco de atención internacional.

Aunque oficialmente es considerada una empresa privada, Huawei no cotiza en ninguna bolsa de valores, y los gobiernos de todo el mundo consideran que la empresa es una herramienta importante de las autoridades comunistas de China para lograr sus propios objetivos. Fiscales estadounidenses han acusado a Huawei de utilizar una compañía de Hong Kong para eludir las sanciones impuestas a Irán, emulando cargos anteriores contra ZTE, otra prominente compañía tecnológica china que vendió equipos fabricados en Estados Unidos a Irán y Corea del Norte.

En teoría, Huawei es una empresa privada propiedad de los empleados. El fundador Ren Zhengfei posee oficialmente el 1,4 por ciento de las acciones de Huawei, mientras que el resto se distribuye entre los 80.000 empleados a través del comité sindical de la empresa.

Sin embargo, el comité no tiene ninguna otra función, y los trabajadores de Huawei pierden automáticamente sus acciones cuando dejan la empresa. El poder real está en manos de los gerentes de la empresa y sus conexiones con el Partido Comunista Chino (PCCh).

Una mirada a la cúpula de la compañía revela que Huawei tiene estrechas relaciones informales con las fuerzas de seguridad chinas, el ejército y la facción política del PCCh asociada con el excabecilla del Partido Jiang Zemin.

Ren tiene antecedentes en el Ejército Popular de Liberación de China (EPL), con su primera esposa, Meng Jun, hija de un destacado oficial político del EPL. Su primera hija es Meng Wanzhou, la directora financiera y vicepresidente de Huawei recientemente arrestada.

Ren, cuya familia fue perseguida en la Revolución Cultural durante las décadas de 1960 y 1970, se casó con la familia de su esposa. Como resultado, Meng Wanzhou tomó el apellido de su madre.

El padre de Meng Jun, Meng Dongbo, ascendió de su puesto en el EPL hasta convertirse en secretario del PCCh de una ciudad de la provincia de Sichuan, y luego se convirtió en el vicegobernador de la provincia. También se desempeñó como representante tanto en el Congreso Popular Provincial de Sichuan como en la Asamblea Popular Nacional durante los años ochenta.

Ren, que disfrutaba de una buena relación con su suegro, tuvo el apoyo de sus conexiones políticas.

La presidenta de Huawei, Sun Yafang, quien ha estado en el cargo desde 1999, es otra figura prominente en la compañía y es considerada una de las mujeres más poderosas del mundo. Según informes de la CIA, tiene antecedentes en el Ministerio de Seguridad del Estado (MSE), la agencia de inteligencia de China.

Huawei, espías y lucha entre facciones

La influencia de Sun dentro de Huawei eclipsó a la de Ren. En 2010, Sun presionó a Ren para que renunciara a sus planes de promover a su hijo, Ren Ping, como heredero de Huawei. Esto sugiere que Huawei está controlado en gran medida por la inteligencia del régimen chino.

Además, antes de las purgas de corrupción iniciadas por el actual mandatario chino Xi Jinping, el MSE estaba firmemente en manos de la facción de Jiang.

Los cabecillas del MSE entre 1985 y 2016 fueron Jia Chunwang, quien sirvió hasta 1998, y luego Xu Yongyue, que estuvo en el cargo después de Jia hasta 2007, cuando fue reemplazado por Geng Huichang.

Jia tiene fuertes relaciones con el excabecilla del Partido Comunista Jiang Zemin y sus aliados. El yerno de Jia es Liu Lefei, presidente de CITIC Private Equity Funds Management Co. Ltd. e hijo de Liu Yunshan, un alto funcionario retirado del PCCh vinculado a Jiang. Antes de su jubilación a principios de este año, Liu Yunshan era uno de los siete miembros del Comité Permanente del Politburó que dirige el Partido Comunista.

Xu es hijo de funcionarios del Partido y también está asociado con la facción de Jiang, ya que se desempeñó como Ministro de Seguridad de Estado cuando la influencia política de Jiang estaba en su apogeo.

Geng trabajó en estrecha colaboración con Zhou Yongkang, otro exintegrante del Comité Permanente del Politburó. Zhou, ahora encarcelado por cargos de corrupción y conspiración para socavar el liderazgo de Xi, es una figura central en la red de Jiang. Fue purgado en 2014; al año siguiente, recibió una sentencia de muerte que fue conmutada por cadena perpetua.

Geng fue puesto bajo investigación en 2016. Ese noviembre, fue reemplazado por Chen Yongqing, exvicepresidente del comité del PCCh de la provincia de Fujian. Chen es considerado un aliado de Xi Jinping.

El papel de Huawei en la infraestructura de censura del PCCh

Jiang Zemin fue secretario general del PCCh de 1989 a 2003. Tras el retiro de Jiang, sus asociados, muchos de los cuales habían sido ascendidos a altos cargos en el PCCh y en el gobierno chino, ejercieron su influencia durante los dos mandatos del líder chino Hu Jintao.

Las personas que se encuentran en esta extensa red de mecenazgo político aún siguen siendo purgadas en una continua campaña anticorrupción, años después de que Xi Jinping llegara al poder en 2013.

Wang Youqun, que sirvió como funcionario disciplinario del PCCh entre 1993 y 2002, dijo a La Gran Época que según un exempleado de Huawei que le era cercano, Huawei era una compañía utilizada para inteligencia, y que servía a “la dinastía anterior”, es decir, a la facción de Jiang.

Aparte del nepotismo y la corrupción, Jiang es conocido por iniciar nuevos abusos de los derechos humanos bajo el PCCh, en particular la campaña nacional contra la práctica espiritual de Falun Dafa en 1999.

Con el fin de monitorear y censurar mejor la expresión en Internet, la cúpula de Jiang lanzó un inmenso sistema de control de Internet popularmente conocido como el Gran Cortafuego (o Gran Muralla de Fuego) de China.

Con las estrechas conexiones con el régimen chino bajo Jiang, Huawei ha desempeñado un papel importante en la construcción y modernización del Gran Cortafuego.

Un componente importante en las primeras etapas del firewall fue el Proyecto Escudo de Oro, que estableció la vigilancia de los usuarios de Internet en todo el país.

El Gran Cortafuego y el Proyecto Escudo de Oro fueron creados bajo la supervisión del hijo mayor de Jiang, Jiang Mianheng, que tiene estrechos vínculos con Huawei, según informes anteriores.

En 2003, la CCTV estatal informó que la primera fase del Proyecto Escudo de Oro, que comenzó en 2001, había costado 6400 millones de yuanes (unos 770 millones de dólares en ese momento) hacia finales de 2002. No se han publicado otros gastos relacionados con el proyecto.

Dada la escala, los costos y la importancia asociada con el Gran Cortafuegos, es poco probable que Jiang hubiera confiado en Huawei para hacer un trabajo tan crucial en el proyecto si no estuviera conforme con su trasfondo político.

Tang Jingyuan, analista sobre la actualidad china radicado en EE. UU., dijo a La Gran Época el 10 de diciembre que la presidenta de Huawei, Sun, probablemente fue nombrada para su cargo a instancias de la facción de Jiang, lo que hizo que la compañía fuera políticamente confiable.

“Ellos [las personas de la facción de Jiang] han tratado a Huawei como su propio negocio desde entonces”, dijo Tang. “Es fácil entender por qué Jiang Mianheng dio sus órdenes a Huawei.”

***

Te puede interesar

Cómo el comunismo en China hace casi 20 años intenta eliminar a 100 millones de chinos

TE RECOMENDAMOS