La relación entre Hungría y China obliga a la UE a reconsiderar el tema de China

Por THOMAS LUKE
25 de Mayo de 2021
Actualizado: 25 de Mayo de 2021

Análisis de noticias

La Universidad Fudan de Shanghai, una de las mejores universidades chinas del mundo, firmó un contrato para establecer un campus en la capital de Hungría, Budapest, lo que provocó una fuerte oposición por parte de los gobiernos locales y del público en general.

“Según la encuesta de Népszava, solo una quinta parte de las personas conocedoras de la situación piensa que sería beneficiosa para Hungría”, informó Daily News Hungary el 17 de mayo de 2021.

Recientemente, Direkt36, un centro de periodismo de investigación independiente de Hungría, citó documentos internos del gobierno, diciendo que el coste del proyecto ascendía a 1600 millones de euros (aproximadamente 1900 millones de dólares), de los cuales Hungría financiaría 300 millones de euros directamente y los 1300 millones de euros restantes serían proporcionados por el Banco de Desarrollo de China, de propiedad estatal, en forma de préstamos, lo que podría formar fácilmente una trampa de deuda y repetir los errores de Sri Lanka, dejando al país bajo el control del Partido Comunista Chino (PCCh). Además, los materiales de construcción serían adquiridos por China y China Construction Group había contratado íntegramente el proyecto de construcción, lo que suponía una violación total de las normas de contratación de la UE.

El alcalde de Budapest, Gergely Karácsony, tras las conversaciones mantenidas con los funcionarios húngaros pertinentes implicados en el proyecto de Fudan, anunció que “el gobierno local de Budapest se opone firmemente a la construcción de un campus de la Universidad Fudan de China en la ciudad” y que el ayuntamiento “utilizará todos los medios legales y políticos a su alcance para garantizar la construcción del barrio estudiantil y no la de Fudan”.

La construcción de la sección de una autopista que conecta la ciudad de Bar en la costa adriática de Montenegros con el vecino sin salida al mar, Serbia, (autopista Bar-Boljare) cerca del pueblo de Bioce, al norte de la capital montenegrina, Podgorica, que está siendo construida por una empresa estatal china, el 8 de abril de 2019. (Savo Prelevic/AFP vía Getty Images)

“Vemos riesgos muy serios para la seguridad nacional en esta inversión”, dijo Karácsony según The Daily News el 2 de mayo.

Alcalde de Budapest: El proyecto amenaza la seguridad nacional

Como se resume en un artículo de Index, Gergely Karacsony, alcalde de Budapest, junto con Krisztina Baranyi, alcaldesa del 9º distrito, dijo en una rueda de prensa el 17 de mayo que se oponían al proyecto de la Universidad de Fudan y que les preocupaba. También dijo a Radio Free Europe Radio Liberty (RFE/RL) que el gobierno se negaba a revelar al ayuntamiento de Budapest los detalles del proyecto.

En la conferencia de prensa, Karacsony también señaló que, aunque Fudan es una universidad de élite internacional, sus estatutos la obligan a seguir la línea del PCCh, como ocurre con todas las organizaciones chinas prominentes. La decisión del gobierno húngaro supondría un “riesgo muy grave para la seguridad nacional” del país, dijo.

Karácsony dijo a los medios de comunicación que el primer ministro Viktor Orbán había prometido no lanzar ningún proyecto de inversión en Budapest al que se opusieran los dirigentes de la ciudad y que Orbán no había cumplido su promesa.

Baranyi, alcaldesa del distrito 9, donde se construirá el campus de Fudan, dijo que pondría en marcha un referéndum local y todos los medios legales para bloquear la construcción.

“El emplazamiento en el Danubio previsto para el campus de Fudan fue elegido anteriormente para albergar una ‘Ciudad Estudiantil’ que proporcionaría alojamiento, recreo e instalaciones deportivas a 8000 estudiantes húngaros”, informó el Daily Times el 2 de mayo.

Infiltración del PCCh, “Caballos de Troya” en Hungría

Según un informe de Panyi Szabolcs, reportero de Direkt36, la infiltración del PCCh en Hungría es grave, y los estudiantes chinos locales suelen ser reclutados como espías por el PCCh para infiltrarse en todos los sectores.

El informe reveló que el abuso de los pasaportes se ha convertido en un riesgo para la seguridad nacional. Desde 2012, unos 20,000 extranjeros, la mayoría de ellos de nacionalidad china, obtuvieron un permiso de residencia húngaro a través del llamado “programa de visado dorado”. Según el programa, quienes invirtieran entre 250,000 y 300,000 euros en bonos del Estado húngaro podían optar a la residencia en la UE.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, responde a las preguntas de los periodistas durante una rueda de prensa con su homólogo polaco en Budapest, el 8 de febrero de 2016. (Attila Kisbenedek/AFP/Getty Images)

Según RFE/RL, Katalin Cseh, miembro del Parlamento Europeo del Movimiento Momentum de Hungría, dijo que “Beijing necesita ‘caballos de Troya’ dentro de la UE, y el gobierno húngaro ofrece voluntariamente a Hungría para este papel”, dijo Cseh. “Es un alto riesgo cuando un país pone los intereses de China por encima de los intereses de la comunidad europea, o por encima de los intereses de su propio país”.

Cseh, de 32 años, era una de las opositoras políticas húngaras que estaban preocupadas por “los posibles problemas de deuda y la posible falta de libertad académica” en el propuesto campus de la Universidad de Fudan, según RFE/RL.

Nacida en Montreal, Canadá, Cseh es miembro del partido liberal centrista Momentum Movement. Ya intervino en el Parlamento Europeo como parlamentaria en apoyo de los pueblos de Hong Kong y Xinjiang, pidiendo a la Unión Europea que se una y defienda sus valores democráticos frente a la tiranía del PCCh.

La libertad de prensa en Hungría se convierte en un dolor de cabeza para la UE

Los comentaristas afirman que desde que el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, asumió el cargo en 2010, el país ha experimentado un retroceso en la democracia y un giro hacia el autoritarismo. También ha suprimido la libertad de prensa en el país y ha reforzado gradualmente el “cuarto poder” de los medios de comunicación. Cuando en julio del año pasado se despidió al redactor jefe de la cadena de noticias independiente INDEX, SZABOLCS DULL, tres redactores y más de 80 miembros de la plantilla renunciaron en masa, “porque el despido de Szabolcs Dull ponía en peligro su independencia profesional y su futuro”. Miles de personas se manifestaron ante la Oficina del Primer Ministro para protestar y mostrar su apoyo a la redacción de INDEX.

“La ONG Reporteros sin Fronteras situó este año a Hungría en el puesto 89 de su clasificación anual sobre la libertad de los medios de comunicación, lo que la convierte en el segundo peor país de la UE en materia de libertad de prensa”, según informó The Guardian en julio de 2020. Esta calificación era incluso inferior a la del cada vez más regresivo Hong Kong, que ocupaba el puesto 80 en la clasificación de 2020.

Orbán ha sido acusado de reprimir al público en general al aprobar en 2018 nuevas leyes laborales, que fueron calificadas de “trabajo esclavo” por sus opositores, como informó la BBC en diciembre. “Las nuevas normas implican que las empresas pueden exigir hasta 400 horas extras al año y retrasar su pago durante tres años”, dice el informe.

Además, el gobierno húngaro aceptó suministros del PCCh para luchar contra la pandemia del virus del PCCh y se saltó la autorización de la UE para el uso de emergencia de la vacuna china. Como informó la agencia de noticias Xinhua, portavoz del PCCh, en febrero, Orban recibió la vacuna china el 28 de febrero de 2021.

Sin embargo, además de las cuestiones de la libertad de prensa y la epidemia, Hungría ha bloqueado recientemente en dos ocasiones la “condena conjunta de la UE a la represión de China en Hong Kong”, apartándose completamente del principio de solidaridad de la UE en la cuestión de China. En una conferencia de prensa celebrada el 10 de mayo, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, criticó duramente a Hungría por su “‘absolutamente incomprensible’ decisión de bloquear una declaración de la UE en la que se acusaba a Beijing de reprimir la democracia en Hong Kong”, según informó bne IntelliNews el 12 de mayo de 2021.

Por lo tanto, se cree que Hungría, que es miembro tanto de la UE como de la OTAN, se ha convertido en un gran “dolor de cabeza” para la UE. Hungría ha incurrido en una “grave violación de los valores de la UE“, según ha afirmado Human Rights Watch en su página web. Se cree que Bruselas ejercerá presión sobre Hungría a medida que la relación entre la UE y China siga deteriorándose en 2021.

Las relaciones entre la Unión Europea y China han empeorado notablemente en los últimos meses a causa de Hong Kong y Xinjiang.

El 20 de mayo se aprobó una moción para congelar el proceso legislativo de aprobación del Acuerdo Global entre la UE y China, con el apoyo de 599 miembros del Parlamento Europeo (MPE), 30 votos en contra y 58 abstenciones. Sin embargo, el gobierno húngaro, miembro de la Unión Europea, firmó a finales del mes pasado un acuerdo de cooperación con la Universidad de Fudan de Shanghai para construir un campus de la Universidad de Fudan en el extranjero, al sur de la capital húngara, Budapest, en el que se matricularán más de 6000 estudiantes de distintas nacionalidades, entre ellos chinos y húngaros.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS