La represión del régimen chino contra la libertad religiosa es peor desde la Revolución Cultural: panel

Por Andrew Chen
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

La represión del Partido Comunista Chino contra los cristianos y otros grupos religiosos se ha intensificado en los últimos años y Canadá no debe permanecer en silencio ante el problema, según un panel de discusión organizado por el Cardus Religious Freedom Institute.

El debate del webinar, titulado Mao vs. God: State Control of Churches in China Under Xi (“Mao vs. Dios: Control estatal de las iglesias en China bajo Xi”), se centró en la persecución del PCCh hacia los cristianos, musulmanes uigures en Xinjiang, budistas tibetanos, y practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa–también conocida como Falun Gong.

El régimen comunista ha aumentado la represión de los derechos religiosos en los últimos años, dijo el panelista Benedict Rogers, cofundador y director ejecutivo del Hong Kong Watch, en el webinar llevado a cabo el 26 de octubre.

“China está pasando hoy por lo que yo describiría como la peor represión de los derechos humanos en general desde la masacre de Tiananmen, y el peor ataque contra la libertad religiosa desde la Revolución Cultural”, dijo Rogers, quien también es miembro del grupo consultivo Stop Uyghur Genocide Campaign (“Campaña para Detener el Genocidio a los Uigures”).

En el webinar también participó David Mulroney, exembajador de Canadá en China de 2009 a 2012. El diplomático dijo que Canadá debe pronunciarse claramente en contra de la persecución religiosa en China.

“Canadá ha sido menos que decisivo en cuanto a hablar sobre la persecución religiosa en China”, dijo Mulroney.

“La idea de que se puede promover una causa sin hablar honestamente sobre eso es simplemente una mala diplomacia. El gobierno chino no moderará de alguna manera su comportamiento a cambio de nuestro silencio; [el régimen] astutamente considerará nuestro silencio con el consentimiento. El trato silencioso nunca funciona con el Partido Comunista Chino”, agregó.

Mulroney dijo que fue testigo de cómo los musulmanes y católicos eran acosados ​​por funcionarios comunistas mientras era embajador en China. Mulroney también fue seguido y amenazado por “rufianes” cuando visitó Xinjiang— un área de China conocida por sus campos de concentración masivos donde cerca de 2 millones de uigures y otros musulmanes turcos han sido encarcelados.

“Estas sesiones sirvieron para reforzar mi sensación de que la formación profesional de los funcionarios chinos los vuelve incapaces de entender la religión como algo más que una superstición”, dijo.

“Esta profunda [falta] de comprensión y experiencia, extendida por décadas de propaganda antirreligiosa, ha engendrado ignorancia e intolerancia, incluso miedo a la religión”.

Rogers dijo que el PCCh ha sido hostil hacia las religiones porque el régimen oficialmente ateo se opone ideológicamente a la religión. El gobierno totalitario también está nervioso por cualquier cosa que no pueda controlar, especialmente la reunión de grandes grupos de personas, dijo.

Benedict agregó que la pandemia del COVID-19 ha llevado a un despertar de conciencia entre el público en general con respecto a China.

“En mi experiencia en derechos humanos, ese régimen opresivo y tiránico nunca se detendrá con un grupo de personas”, dijo el moderador David Sweet, un parlamentario conservador y un firme defensor de los derechos humanos. “Así que, cuando luchamos por la libertad religiosa, no solo luchamos por nuestro propio campo, sino que siempre que luchamos por alguien, luchamos por todos”.

El 27 de octubre, el ministro de Relaciones Exteriores François-Philippe Champagne marcó el Día Internacional de la Libertad Religiosa al señalar casos de persecución religiosa en países como China, Irán, y Corea del Norte, y dijo que es importante reconocer el derecho de las personas a practicar libremente su religión.

“Canadá sigue preocupado por el aumento del antisemitismo y la islamofobia; la persecución contínua de musulmanes uigures, budistas tibetanos, practicantes de Falun Gong, y otras comunidades de fe y creencias en China; la continua exclusión económica de los bahá’ís en Irán; y el encarcelamiento de cristianos en Corea del Norte”, dijo Champagne en un comunicado.

“Canadá continuará pidiendo a los gobiernos que permitan a los procedimientos especiales de la ONU un acceso inmediato, sin restricciones y significativo”.

Persecución religiosa en China

El consenso en el webinar fue que la opresión de creencias y de creyentes por parte del PCCh se ha intensificado en los últimos años.

“Si bien hay un fuerte elemento de continuidad en el antagonismo oficial chino hacia la religión, su enfoque no ha sido uniforme con el paso del tiempo”, dijo Mulroney.

“El extremismo antirreligioso debido a la Revolución Cultural estuvo acompañado por una tolerancia creciente y gradual a principios de los años 90 y 2000—la sangrienta campaña del Partido contra Falun Gong representa una excepción notable y trágica”.

Falun Gong, una práctica de autocultivación espiritual basada en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia, ganó gran popularidad en China en la década de 1990. Temiendo su rápida expansión, el exlíder del PCCh, Jiang Zemin, lanzó una campaña brutal contra Falun Gong en 1999. Esto resultó en que decenas de miles de practicantes fueran encarcelados, torturados e incluso sometidos a la sustracción forzada de órganos, la cual se dio a conocer públicamente por primera vez por un abogado de derechos humanos canadiense David Matas y el exmiembro del gabinete David Kilgour en 2006, luego de que publicaran un informe de investigación sobre el problema.

Luego de un breve período de relativa distensión del control sobre la religión, la presión resurgió drásticamente en 2008 cuando los países occidentales fueron abatidos por la crisis económica mundial.

Las políticas chinas sobre restricciones religiosas habían variado de una provincia a otra en China antes de la administración Xi, pero en 2018, entró en vigencia una regulación revisada sobre las religiones que condujo a restricciones más estrictas para los cristianos, dijo Benedict.

“Y en los últimos años, hemos visto la destrucción—incluyendo la dinamitación—de iglesias, la destrucción de miles de cruces, el cierre de iglesias, y el arresto de pastores”, dijo. “Cabe destacar el caso de la Iglesia de la Piedra Viva en Guizhou, la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana en Chengdu, y en junio de este año la iglesia Xingguang en Xiamen”.

Benedict también señaló que el PCCh está tratando de producir una nueva versión de la Biblia que se ajuste a la agenda del Partido, citando a Wang Yang, presidente del del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino.

Durante una reunión de asuntos religiosos en noviembre de 2019, Yang pidió una “evaluación integral de los clásicos religiosos existentes dirigida a contenidos que no se ajustan al progreso de los tiempos”.

Kevin Garratt, un ciudadano canadiense que estuvo encarcelado durante dos años en China, también compartió su experiencia en el webinar.

“Tenemos que ponernos de pie, tenemos que encarar esto en el escenario mundial, pero también sé que tenemos que encararlo en oración”, dijo.

El Cardus Religious Freedom Institute es un grupo de expertos con sede en Ottawa que tiene como objetivo “fomentar el estudio académico emergente, facilitar el debate público, e involucrar a las instituciones democráticas de nuestro país”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cristianos se unen a otras creencias contra la persecución religiosa en China

TE RECOMENDAMOS