La sustracción forzada de órganos en China exige una respuesta de Estados Unidos

Por Nina Shea y Katrina Lantos Swett
02 de Septiembre de 2022 3:20 PM Actualizado: 02 de Septiembre de 2022 3:20 PM

Comentario

Los médicos estadounidenses se esfuerzan por mantener las normas éticas más estrictas cuando trabajan para salvar a miles de pacientes desesperadamente enfermos que esperan un órgano compatible, como se ha puesto de manifiesto en la reciente información sobre los innovadores experimentos de trasplante con corazones de cerdo modificados genéticamente. El sector de los trasplantes en China, que no se ve limitado por rigurosas normas éticas, encontró una solución más conveniente. China creó una próspera industria de trasplantes, la segunda más grande del mundo, basada en un suministro de órganos extraídos a la fuerza de presos ejecutados, probablemente presos de conciencia.

Aunque China anunció que prohibía esta horrible práctica en 2015, falta transparencia y cada vez hay más pruebas que indican que continúa. Sin embargo, el sector estadounidense de los trasplantes, aunque se adhiere a la ética médica en su país, apoya abiertamente a los médicos y a la industria de los trasplantes en China.

En 2006, salieron a la luz reportes impactantes sobre la sustracción forzada de órganos por parte de China a los practicantes de Falun Gong detenidos. Según estos reportes, después de que Falun Gong, un grupo de meditación espiritual chino, fuera objeto de “eliminación” por parte del líder chino Jiang Zemin en 1999, miles de practicantes fueron arrojados a campos de trabajo y cárceles y sometidos a exámenes de órganos, muertes inexplicables y desapariciones. Muchos, según el grupo, fueron asesinados por sus órganos, que se vendieron al sector de los trasplantes de China, justo cuando éste surgió y se convirtió en una industria de miles de millones de dólares. Testimonios creíbles de quienes estuvieron detenidos, familiares, pacientes y cirujanos lo corroboran. Fue durante este período que decenas de cirujanos chinos de trasplantes publicaron artículos, describiendo abiertamente procedimientos en prisioneros que “estaban vivos y respirando mientras los cirujanos les sacaban el corazón”, como se documenta en un artículo de 2022 en el respetado American Journal of Transplantation, escrito por Matthew Robertson de Victims of Communism Foundation y el Dr. israelí Jacob Lavee.

El año pasado, 12 expertos independientes de la ONU declararon estar “extremadamente alarmados” por “información creíble” de que la sustracción forzada de órganos continuaba y, además, se dirigía a las diversas minorías religiosas de China. Varias fuentes informan de pruebas de que la atrocidad se ha extendido a la enorme red de campos de detención cerrados de Xinjiang, que, significativamente, se construyeron después de 2015, y que tanto la administración republicana como demócrata reconocieron como el lugar del genocidio en curso contra los musulmanes uigures de China.

Nury Turkel, que preside la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, documentó la toma de muestras de sangre y el examen de órganos forzados de los detenidos uigures, incluido un cristiano, Ovalbek Turdakun, al que uno de nosotros entrevistó. Como se señala en una resolución del Parlamento Europeo de mayo de 2022, un hospital de Beijing anunciaba descaradamente su uso de “‘órganos halal’ de uigures y minorías musulmanas”. En la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa, celebrada en Washington D.C. en junio, Ethan Gutmann, el principal investigador de campo sobre la sustracción forzada de órganos en China, estimó que entre 25,000 y 50,000 uigures han sido asesinados anualmente para obtener sus órganos. La investigación de Gutmann implica a un hospital en Aksu, Xinjiang, que cuenta con un aeropuerto con una “vía rápida” designada para el envío de órganos a hospitales de toda China.

No existe una explicación satisfactoria de cómo —a pesar de que solo hay un millón de donantes voluntarios registrados en China, en comparación con los 145 millones de Estados Unidos en 2019— los pacientes de China pueden programar citas para cirugías de trasplante en cuestión de días o semanas, como informaron los pacientes e investigadores, en lugar de esperar meses o años, como en Estados Unidos. Además, Robertson, Lavee y el estadístico australiano Raymond Hinde han determinado que las curvas de crecimiento de las listas de donaciones voluntarias de China para tres tipos de órganos formaban ecuaciones cuadráticas inverosímiles y casi perfectas. En un artículo de una revista de ética médica revisada por expertos en 2019, concluyen que la base de datos de donantes de China fue “falsificada” como resultado de ser “fabricada y manipulada desde los niveles centrales de la burocracia médica china”. Además, el número de trasplantes anuales reportado por China, entre 5000 y 6000, parece subestimado. Tras documentar los hospitales, las camas y los cirujanos chinos que realizan trasplantes, Gutmann y los expertos canadienses en derechos humanos David Mattas y David Kilgour calcularon que en China se realizan entre 60,000 y 100,000 trasplantes de órganos al año, 8000 de ellos en un solo hospital.

Aunque resulte impactante, la falta de ética médica de China no es del todo sorprendente si se tiene en cuenta que perpetra un genocidio étnico-religioso. Pero, teniendo en cuenta las graves dudas sobre la obtención de órganos que plantean estos informes y la falta de transparencia de China, es inconcebible que las principales universidades y hospitales estadounidenses apoyen al sector de los trasplantes de China. Tal y como se indica en sus páginas web, Harvard, Stanford, la Universidad de Pittsburgh y muchas otras proporcionan a China becas, intercambios académicos, conferencias y proyectos de investigación conjuntos. Está documentado que las instituciones estadounidenses han formado a 344 de los médicos de trasplantes de China.

Al parecer, algunos miembros de la comunidad médica estadounidense colaboran con la esperanza de convencer a sus socios chinos de que la donación de órganos es realmente voluntaria. Pero cuando se les impide verificar las afirmaciones sobre la reforma, estas mismas instituciones estadounidenses aceptan la palabra de China al pie de la letra e incluso alaban sus progresos. No son los únicos que se creen las mentiras de China. La revista de ética médica citada anteriormente observó: “La Organización Mundial de la Salud, la Sociedad de Trasplantes, el Grupo Custodio de la Declaración de Estambul y la Academia Pontificia de las Ciencias han respaldado las reformas basándose en lo que parecen ser datos contaminados”.

El grupo de trabajo de trasplantes de órganos de la OMS, por ejemplo, fue propuesto en 2017 por el doctor Huang Jiefu, que dirigió el registro de donantes de trasplantes de China, formó parte durante mucho tiempo del Comité Central del Partido Comunista Chino y, aunque dista mucho de ser independiente, fue nombrado miembro del propio grupo de trabajo. Bajo la presidencia del Dr. Francis Delmonico, de Harvard, que recorrió los hospitales chinos como invitado de Huang y lo elogió como “líder valiente” en un testimonio ante el Congreso, el grupo de trabajo recibió el mandato de señalar las crisis en el campo de los trasplantes. Sin embargo, Gutmann, Robertson y Mattas afirman que el grupo desestimó de plano sus devastadoras investigaciones.

Hasta la fecha, ninguna administración estadounidense se ha tomado en serio las acusaciones sobre la continua sustracción de órganos por parte de China. En 2018, el Departamento de Estado trató de cerrar el libro sobre el tema, declarando sin más que el gobierno de China “puso fin oficialmente a la práctica de larga data de la extracción involuntaria de órganos de los presos ejecutados para su uso en trasplantes en enero de 2015”. Tampoco realizó una verificación independiente. El gobierno de Biden debería reexaminar todas las pruebas de sustracción forzada de órganos y tomar su propia determinación. El Congreso debería aprobar la Ley para Detener la Sustracción Forzada de Órganos para garantizar que esto ocurra.

El ex cirujano militar chino Dr. Enver Tohti, al testificar ante la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos, comentó recientemente la indiferencia de Occidente ante este asunto. La sustracción forzada de órganos parecía “demasiado mala para ser verdad”, dijo. Pero las pruebas son demasiado convincentes para persistir en esa ingenua creencia. Hasta que no se verifique el cumplimiento de las normas éticas internacionales, el sector de los trasplantes estadounidense debería interrumpir toda colaboración con el de China.

De RealClearWire


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.