La trata de personas y los abusos sexuales, dos de los peores aspectos de la crisis en la frontera sur de EE. UU.

El representante Crenshaw y un alguacil de Texas explican los desafíos que enfrenta su estado con una frontera no segura, y por qué se necesita un muro
Por Charlotte Cuthbertson - La Gran Época
15 de Enero de 2019 Actualizado: 08 de Julio de 2019

WASHINGTON – Las palabras “crisis humanitaria” se utilizan constantemente en ambos lados durante las negociaciones sobre la seguridad fronteriza y el cierre de gobierno.

El presidente Donald Trump dice que existe una crisis humanitaria debido a una frontera sur débil, mientras que los líderes demócratas del Congreso sostienen que la crisis es fabricada.

Dan Crenshaw, representante republicano por Texas, dijo que el gran número de personas que cruzan ilegalmente la frontera suroeste –la mayoría de las cuales son familias y niños que esperan obtener asilo– constituye una crisis humanitaria. En el 2018, casi 400.000 personas fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza después de cruzar ilegalmente la frontera.

“Así que [el asilo] ha creado un lotería. Y cuando eso sucede, hay cadáveres por toda la frontera sur. Es muy triste ver esto. No solo eso, sino que hay un tercio de las mujeres que son abusadas sexualmente”, dijo Crenshaw a La Gran Época.

Dos tercios de los migrantes que viajan a través de México declaran haber sufrido violencia durante su viaje, incluyendo secuestro, robo, extorsión, tortura y violación, según Médicos Sin Fronteras (MSF), que ha estado brindando atención médica y de salud mental a migrantes y refugiados en México desde 2012.

Casi una de cada tres mujeres encuestadas por MSF dijo que había sufrido abusos sexuales durante su viaje: el 60% por violación.

El Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan, dijo el año pasado que la inteligencia y las entrevistas de su agencia elevaban aún más esas cifras.

“Esa escala representa una crisis humanitaria, en mi humilde opinión”, dijo Crenshaw. “Pero ya sea que lo llames crisis humanitaria o no (…) es completamente insostenible”.

El nuevo representante electo republicano por Texas, Dan Crenshaw, vota durante la primera sesión del 116º Congreso en Washington, el 3 de enero de 2019. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Crenshaw dijo que el volumen de inmigración ilegal es insostenible, particularmente para la Patrulla Fronteriza, el sistema educativo de Estados Unidos y las salas de emergencia.

Dijo que el Hospital Lyndon B. Johnson de Houston gasta el 25 por ciento de sus fondos en atención médica para los inmigrantes ilegales.

“Eso significa que cada dólar no se destina a un ciudadano nativo de bajos ingresos. Así con eso es lo que estamos lidiando. No es una situación sostenible”, agregó.

Crenshaw dijo que se necesita una solución mixta para aliviar la crisis, pero que un muro fronterizo es necesario.

“Pedimos unos 380 km de muro fronterizo. Es extremadamente efectivo. Y sé esto por ser alguien en el ejército: cuando necesitamos llegar a un lugar, las barreras importan. No son fáciles de escalar. No son fáciles de excavar. Son un factor atenuante, un factor atenuante enorme”.

Un camión de la Patrulla Fronteriza junto a la cerca en la frontera México-Estados Unidos en Nogales, Arizona, el 23 de mayo de 2018. (Samira Bouaou/La Gran Época)

“No haremos un muro”

La presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California), está totalmente en contra de la asignación de fondos para un muro fronterizo.

“No haremos un muro. ¿Alguien tiene alguna duda de que no estamos haciendo un muro? Así que eso es todo”, dijo Pelosi en una conferencia de prensa el 3 de enero. “No, no tiene nada que ver con la política, tiene que ver con un muro, es una inmoralidad entre países; es una vieja forma de pensar”.

El líder de la minoría en el Senado, el senador demócrata por Nueva York Chuck Schumer, dijo en su refutación al discurso nacional de Trump del 8 de enero que “este Presidente acaba de utilizar el telón de fondo del Despacho Oval para crear una crisis, alimentar el miedo y desviar la atención del caos en su administración”.

Trump dijo que no firmará un proyecto de ley de gastos que no contenga 5700 millones de dólares en fondos para un muro. El 8 de enero, dijo que se deben agregar otros 3500 millones de dólares para recursos, incluyendo espacio de detención adicional, más agentes de Inmigración y Administración Aduanera (ICE, por sus siglas en inglés) y de Patrulla Fronteriza, jueces de inmigración adicionales y otros recursos.

El 10 de enero, durante una conferencia de prensa, Pelosi dijo: “Y, francamente, cuando el Presidente dice que se trata de un asunto de seguridad nacional, no, en realidad no lo es. Se trata de una política discriminatoria con respecto a por dónde entra la gente en este país”.

El líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llegan para hablar con los medios de comunicación después de reunirse con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca en Washington, el 9 de enero de 2019. (SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

Contrabando y homicidios

En el año fiscal 2018, agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 17.000 criminales que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos.

En un proyecto de ley firmado para las víctimas de la trata el 9 de enero, Trump dijo que la trata de personas “realmente toca una fibra sensible”.

“Estamos hablando, en muchos casos, de mujeres y niños agarrados y arrojados al asiento trasero de un auto, o arrojados a una camioneta sin ventanas, sin ninguna sistema de aire. Se les pone cinta adhesiva en la boca”, dijo. “Y son llevados a través de la frontera. Y no pasan por los puestos de control; pasan por el lugar más alejados que pueden encontrar, sin muros, ni cercas”.

En el año 2018, el ICE hizo más de 1500 arrestos por trata de personas, dijo Trump. La mayoría por el tráfico sexual.

Eric Dreiband, fiscal general adjunto de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, destacó un caso reciente en el que el departamento condenó a cinco miembros de una organización mexicana de trata sexual. En el transcurso de una década, la organización traficó sexualmente a mujeres y niñas desde México y América Central hacia los Estados Unidos.

“El caso (…) fue un caso de trata de personas muy complicado, de larga data, en el que ciudadanos mexicanos se dedicaban a la trata de niñas y mujeres a través de la frontera, pasando a estas mujeres de contrabando a través de la frontera, hacia Estados Unidos, y forzándolas a prostituirse”, dijo Dreiband el 9 de enero.

El 25 de noviembre de 2018, los migrantes se apresuran a pasar junto a la policía antidisturbios al pie de un puente que conduce desde el campamento de migrantes hasta la entrada peatonal de El Chaparral, en el cruce fronterizo de San Ysidro, en Tijuana, México. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

El Departamento de Seguridad Pública de Texas publicó recientemente un informe que mostraba que casi 200.000 extranjeros ilegales fueron enviados a las cárceles locales de Texas durante un período de siete años, hasta el 31 de diciembre de 2018.

Esos extranjeros correspondían a 624 cargos por homicidio, más de 38.000 cargos por drogas y 418 cargos por secuestro.

“Durante los últimos siete años, tuvimos más de 4000 personas encarceladas por abuso sexual que son extranjeros ilegales en las cárceles de Texas”, dijo John Jones, jefe de la división de Inteligencia y Contraterrorismo del departamento, durante una mesa redonda en la Casa Blanca el 12 de enero. “Lo triste es que el 62% de ellos son abusos sexuales contra niños. Y esos son niños de Texas. Esos son niños estadounidenses. Esos son nuestros niños”.

El informe también incluye el número de crímenes de los que se acusó a los extranjeros ilegales más allá del período de siete años. Teniendo en cuenta esto, los cargos por homicidio se incrementaron de 624 a 2945 con respecto a los crímenes cometidos en Texas. El número de acusaciones por abuso sexual se incrementó a 8507.

“Crisis de proporciones de seguridad nacional”

El sheriff Andy Louderback del condado de Jackson, Texas, dijo que las cifras apoyan lo que las fuerzas de seguridad han estado diciendo por décadas.

“Desde la perspectiva de las fuerzas de seguridad, hemos declarado y dicho muchas veces que tenemos un problema masivo de seguridad en nuestra frontera sur, de proporciones de seguridad nacional”, dijo Louderback a La Gran Época.

“Esto no está fabricado y no debe ser minimizado. ¿Es lo suficientemente significativo como para cerrar del gobierno? Y la verdad absoluta es que sí. Si no lo hacemos ahora, ¿cuándo lo haremos? Si no es ahora, si no es bajo esta administración, ¿qué esperanza tenemos como estadounidenses de consolidar nuestra frontera sur?”

El alguacil Andy Louderback del Condado de Jackson, Texas, en Washington, el 11 de enero de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Epoca)

Louderback dijo que la idea de que la crisis fronteriza es fabricada es “absolutamente falsa”.

“Déjenme decirles lo que es fabricado en este acuerdo. Son las toneladas de drogas y toneladas de personas que están siendo enviadas a este país. Eso es lo que es fabricado, fabricado por los cárteles [de la droga]”, añadió.

“Todos nuestros estados están afectados por esto. Todas las agencias del orden público en este país están lidiando con los efectos de una frontera no segura. Es una amenaza muy real y constante a la que nos enfrentamos todos los días”.

Louderback dijo que una barrera física es una parte vital de la seguridad fronteriza.

“Nos enfrentamos a muros por todas partes. Son muy eficaces porque funcionan”, dijo. “Ellos proveen una sólida fuerza fundamental para mantener esa zona segura, ya sea una prisión, o ya sea tratando de entrar al cuartel general de la CIA”.

Sigue a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

TE RECOMENDAMOS