La Universidad Estatal de San Diego ha cerrado su Instituto Confucio

Por Gisela Sommer
26 de Agosto de 2019 Actualizado: 26 de Agosto de 2019

La Universidad Estatal de San Diego (SDSU por sus siglas en inglés) es la última universidad estadounidense en cerrar su Instituto Confucio. El cierre  en la SDSU de esta controvertida institución de lengua y cultura china financiada por el régimen chino se agrega al cierre del instituto en otras siete universidades estadounidenses solo este año.

El Instituto Confucio (IC) se cerró formalmente en la SDSU el 30 de junio de 2019, según una notificación por correo electrónico de la Oficina del Presidente el 19 de agosto, lo que la convierte en la 22ª universidad estadounidense en cortar vínculos con los IC en los últimos años.

La Dra. Gwendalle Cooper, profesora jubilada de la SDSU, que instó a la universidad a cerrar el IC, dijo a La Gran Época que estuvo escuchando informes espeluznantes en torno a que los IC son utilizados por China para silenciar la libertad de expresión en los campus universitarios de Estados Unidos, difundir propaganda comunista e incluso espiar.

“Estoy muy contenta, la universidad tomó la decisión de cerrarlos”, dijo la Dra. Cooper. “El documental ‘En el nombre de Confucio’ plantea la pregunta: ‘¿Por qué China gasta miles de millones en educar a nuestros jóvenes?’ De hecho, deberíamos hacernos esa pregunta”.

Los IC son financiados por el Partido Comunista Chino (PCCh) bajo el Ministerio de Educación y son promocionados por la Oficina del Consejo Internacional de la Lengua China del PCCh –también conocida como Hanban– como organizaciones educativas para promover la cultura y la lengua china. Sin embargo, las agencias de inteligencia occidentales han advertido que los institutos se utilizan como parte del aparato del régimen chino para ganar influencia en el extranjero.

El último informe de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China califica a los Institutos Confucio como un frente para infiltrarse y espiar. Los centros educativos financiados por China “también promueven el relato preferido de Beijing y subvierten importantes principios académicos, como la autonomía institucional y la libertad académica”, dice el documento. También se registró la participación de los IC en la organización de protestas contra temas que el PCCh considera una amenaza para la estabilidad del régimen, según el informe.

En 2009, la Universidad Estatal de Carolina del Norte fue presionada por el director de su IC para que rescindiera una invitación al Dalai Lama. Y en la inauguración de una muestra de fotografía tibetana en el IC de la Universidad de Maryland en 2009, un diplomático chino condenó públicamente al Dalai Lama.

En 2012, la profesora del IC Sonia Zhao acusó al McMaster College de Canadá de estar “legitimando la discriminación” porque su contrato le impedía identificarse con Falun Dafa, un movimiento espiritual criminalizado y perseguido por Beijing desde 1999.  McMaster College estuvo de acuerdo y se negó a renovar su contrato con el Instituto Confucio.

Además, para obligar a otros países a simpatizar más con la agenda del PCCh, Hanban ofrece paquetes atractivos a facultades y universidades extranjeras para establecer Institutos Confucio, cuyo personal está compuesto por profesores chinos seleccionados y financiados por el PCCh.

Los materiales didácticos suelen presentar propaganda del PCCh, lo que provocó la preocupación de que los Institutos Confucio puedan estar silenciando las críticas académicas hacia el régimen chino.

En 2010, el jefe de la agencia de inteligencia de Canadá, Richard Fadden, informó que los Institutos Confucio son “administrados por personas que operan desde las embajadas o consulados [de China]”.

Nuevo proyecto de ley para proteger a las universidades de EE.UU.

Los representantes del Congreso han presentado una nueva legislación que busca proteger a las universidades estadounidenses del robo de información sensible por parte de países extranjeros como China, Rusia, Irán y Corea del Norte.

Un proyecto de ley, apodado “Ley de Protección de Nuestras Universidades de 2019”, presentado el 12 de marzo de 2019 por el representante republicano por Indiana, Jim Banks, establecería un grupo de trabajo interagencial dirigido por el Departamento de Educación para abordar las vulnerabilidades actualmente presentes en los campus universitarios de todo el país.

Jim Banks señaló que el PCCh tiene un “largo historial” de métodos utilizados para enviar la información a Beijing. Los ciudadanos chinos que estudian en Estados Unidos son manipulados y presionados para que sean “recopiladores de información para el gobierno comunista y el ejército en Beijing”.

Un informe del Senado (pdf) publicado en febrero por el presidente del Subcomité Permanente de Investigaciones, el senador republicano por Ohio Rob Portman, y el senador demócrata por Delaware Tom Carper, declararon que los Institutos Confucio en los campus estadounidenses deberían cerrarse si no se producen cambios importantes en sus operaciones.

El informe bipartidista de 93 páginas señala al idioma y a la cultura de los institutos como una amenaza a la libertad académica y dice que muchas universidades de Estados Unidos no han revelado el dinero recibido por parte del PCCh, a pesar de la instrucción del Departamento de Educación de EE. UU. de reportar los regalos extranjeros. El PCCh lleva gastados más de 156 millones de dólares en las universidades estadounidenses desde 2006. Afirmó que la financiación de los IC “viene con condiciones que comprometen la libertad académica”.

El 4 de marzo pasado, en Washington DC, el exrrepresentante republicano por Virigina Frank Wolf, durante la reunión de formación de la Coalición para el Avance de la Libertad Religiosa en China, pidió que se prestara especial atención a los IC en las universidades de Estados Unidos.

Dijo que todas las universidades que tienen un Instituto Confucio deberían invitar a sacerdotes católicos, pastores protestantes, uigures, tibetanos y practicantes de Falun Dafa a hablar, y que si el instituto no lo permite, debería ser removido del campus.

Los IC de todo el mundo se están cerrando

Según informes de la Asociación Nacional de Académicos, los IC –desde Estados Unidos hasta Australia– recientemente fueron objeto de un fuerte escrutinio por sus vínculos con el Partido Comunista Chino. La asociación recomendó en 2018 que las universidades de Estados Unidos cerraran sus IC, expresando su preocupación por la libertad intelectual y la transparencia, así como también porque a los institutos se los utilizan para promover el poder blando de China.

“Después de nuestro estudio en curso y de informar sobre los Institutos Confucio respaldados por China, varios senadores presentaron una legislación, que el Presidente firmó, que impide que las universidades que albergan los Institutos Confucio reciban fondos del Departamento de Defensa. Seguimos atentos a los esfuerzos para eludir esta regulación, pero parece que el público se está dando cuenta de la amenaza de la influencia china en las universidades estadounidenses…”, dijo la asociación en su informe anual de 2018.

Un documental titulado “En el Nombre de Confucio” de la cineasta canadiense Doris Liu, enumera en su sitio web treinta y tres cierres de IC en todo el mundo. El sitio también ofrece materiales educativos para la realización de proyecciones de la película en las universidades que albergan a un IC.

Actualmente, más de 100 facultades y universidades de Estados Unidos albergan oficinas del Instituto Confucio. A medida que el programa fue sometido a un mayor escrutinio por parte del gobierno, nueve instituciones académicas de Estados Unidos han cerrado sus IC en 2018, y ocho fueron cerradas en 2019 hasta la fecha, a saber: Universidad de Massachusetts en Boston, Universidad de Minnesota, Universidad de Indiana, Universidad de Western Kentucky, Universidad de Oregon, Universidad Estatal de San Francisco, Universidad de Hawaii en Manoa y Universidad Estatal de San Diego.

La Universidad de Western Kentucky dijo que estaba terminando su relación con el Instituto Confucio debido a la nueva política federal del año pasado que no permite que las instituciones alberguen Institutos Confucio si reciben fondos del Departamento de Defensa de los EE.UU. para programas de idioma chino.

La Universidad de Hawai (UH) cerró su IC el 31 de mayo. Greg Shepherd, profesor de música y teatro en Kauai Community College, dijo que el cierre del Instituto Confucio en la UH y en otros lugares “debería ser una buena noticia para cualquiera que valore la libertad y los derechos humanos”, informó American Military News el 30 de julio.

“Los institutos son un intento descarado de propaganda por parte de un gobierno chino que oprime al pueblo de Tibet y Xinjiang, así como a los practicantes de Falun Gong y otras religiones”, dijo Shepherd. “Es una triste reflexión sobre la Universidad de Hawaii que le haya tomado 13 años expulsar al instituto del campus de la UH –y solo debido a la amenaza de recortes de fondos por parte del Departamento de Defensa”.

En Australia, el Gobierno notificó directamente a todos los IC sobre las nuevas leyes del país contra la influencia extranjera. La legislación requiere que las personas u organizaciones que trabajan para gobiernos extranjeros se registren como agentes extranjeros.

En Canadá, la Junta Escolar del Distrito de Toronto, la Universidad McMaster y la Universidad de Sherbrooke han puesto fin a sus asociaciones con los IC en los últimos años.

Los contratos entre las instituciones educativas anfitrionas y Hanban suelen contener cláusulas que permiten a cualquiera de las partes rescindir el contrato con un preaviso de seis meses.

Aulas Confucio en escuelas primarias y secundarias

Además de plantar IC en los institutos occidentales de enseñanza superior, el PCCh también estableció cientos de Aulas Confucio en escuelas primarias y secundarias, difundiendo su poder blando y lavando el cerebro de niños pequeños con la ideología comunista bajo el pretexto de enseñar el idioma y la cultura china.

Según Hanban, a finales de 2018 había 548 Institutos Confucio y 1193 Aulas Confucio en 147 países (regiones).

Una página archivada del 15 de noviembre de 2017 enumera docenas de Aulas Confucio, de escuelas primarias a secundarias, que participaban en el programa en el área metropolitana de San Diego en ese momento.

Declara: “Cuando el Instituto Confucio de la SDSU se estableció por primera vez en 2009, había un total de siete Aulas Confucio en el área metropolitana de San Diego. En 2017, hay un total de 20 Aulas Confucio en 30 Escuelas Aulas Confucio. El Instituto Confucio de la SDSU sigue trabajando junto con Hanban para crear más aulas Confucio en el área de San Diego”.

Según el Dr. Cooper, la SDSU rectificará la situación, aseguró el Prof. Mark Wheeler, presidente del Senado de la Universidad de la SDSU.

***

Descubre a continuación

El Instituto Confucio es ‘peligroso’ y un ‘centro de espías’, dice un experto

TE RECOMENDAMOS