La vacuna contra el virus del PCCh de Moderna tiene una eficacia de casi el 95%

Por Tom Ozimek
16 de Noviembre de 2020
Actualizado: 16 de Noviembre de 2020

Una candidata a vacuna desarrollada conjuntamente por Moderna y los Institutos Nacionales de Salud (NIH) ha demostrado tener una eficacia del 94.5 por ciento.

La compañía de biotecnología Moderna dijo en un comunicado el lunes que un análisis de su ensayo clínico llevado a cabo por un consejo independiente de monitoreo de datos y seguridad muestra que su vacuna experimental es altamente efectiva en la prevención de la infección por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Los NIH dijeron en otro comunicado que “los hallazgos son estadísticamente significativos, lo que significa que probablemente no se deban a la casualidad”.

“Esta revisión provisional de los datos sugiere que la vacuna es segura y efectiva en la prevención de la COVID-19 sintomática en adultos”, dijeron los NIH.

En el ensayo de la vacuna participaron más de 30,000 personas. La mitad de los sujetos que participaron en el estudio recibieron dos dosis de la vacuna con 28 días de diferencia, y la otra mitad recibió dos inyecciones de un placebo.

La vacuna combina la plataforma de entrega del ARN mensajero de Moderna con la inmunidad de la espícula estabilizada del SARS-CoV-2 desarrollada por científicos del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que forma parte de los NIH.

“Este es un momento crucial en el desarrollo de nuestra candidata a vacuna [contra la] COVID-19”, dijo Stéphane Bancel, director general de Moderna, en un comunicado.

“Este análisis provisional positivo de nuestro estudio de fase 3 nos ha dado la primera validación clínica de que nuestra vacuna puede prevenir la enfermedad COVID-19, incluida la enfermedad grave”, dijo Bancel, y añadió: “Este hito solo es posible gracias al duro trabajo y los sacrificios de tantos”.

El estudio se realiza en colaboración con los NIH, el NIAID y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA), que forma parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

“Quiero agradecer a nuestros socios de BARDA y de la Operación Warp Speed, que han sido fundamentales para acelerar nuestro progreso hasta este punto”, añadió Bancel, refiriéndose al empeño de la Administración Trump por acelerar el desarrollo, la fabricación y la distribución de una vacuna, una terapia y un diagnóstico para la COVID-19.

Moderna dijo que planea presentar una solicitud de autorización de uso de emergencia de su vacuna a la Administración de Alimentos y Medicamentos en algún momento “en las próximas semanas”.

“Esperamos con interés los próximos pasos a seguir para solicitar una EUA en los Estados Unidos, y presentaciones regulatorias en países de todo el mundo, mientras continuamos recolectando datos sobre la seguridad y eficacia de la vacuna en el estudio COVE”, dijo Bancel. “Seguimos comprometidos y focalizados en hacer nuestra parte para ayudar a poner fin a la pandemia de COVID-19”.

La compañía dijo que espera poder enviar alrededor de 20 millones de dosis de su vacuna a Estados Unidos para finales de 2020 y que el próximo año espera poder distribuir entre 500 millones y 1000 millones de dosis en todo el mundo.

Junto con la vacuna de Pfizer, que tiene una eficacia de más del 90 por ciento, Estados Unidos podría tener dos vacunas autorizadas para uso de emergencia en diciembre. Hasta 60 millones de dosis de vacunas podrían estar disponibles este año.

Una ventaja clave de la vacuna de Moderna es que, a diferencia de la de Pfizer, no necesita ser almacenada a temperaturas muy bajas, lo que facilita su distribución.

Los casos de virus superaron los 11 millones en los Estados Unidos durante el fin de semana, y se registraron 1 millón de ellos solo la semana pasada.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Monjes deben seguir al PCCh

TE RECOMENDAMOS