El largo brazo de Beijing: Investigan la “amplia” campaña del PCCh contra Falun Gong en Canadá

Por Noé Chartier
28 de Marzo de 2024 10:08 AM Actualizado: 28 de Marzo de 2024 10:08 AM

Agentes del Partido Comunista Chino manipulan a los políticos, maltratan física y verbalmente a los practicantes de Falun Gong y difunden el odio instigado por el régimen a través de los medios de comunicación, son algunos de los retos a los que se enfrenta la comunidad de Falun Gong en Canadá, según se desprende de la investigación sobre injerencias extranjeras celebrada el 27 de marzo.

Representantes de grupos de la diáspora que denuncian haber sido atacados por una potencia extranjera abrieron la nueva ronda de audiencias en la Investigación Pública sobre Interferencia Extranjera en Ottawa.

El propósito de la investigación es escuchar evidencia sobre la interferencia en las elecciones federales de 2019 y 2021, pero comenzó con testimonios de comunidades que son blanco de actores extranjeros y de represión transnacional.

Grace Wollensak, en nombre de la comunidad Falun Gong, detalló lo que denominó una “amplia campaña de injerencia y represión extranjera” en Canadá llevada a cabo por el Partido Comunista Chino (PCCh) durante las dos últimas décadas.

Describió a Falun Gong como una práctica de meditación con enseñanzas morales introducida en China en 1992. En 1999 había ganado una enorme popularidad, lo que, según ella, explica en parte por qué el PCCh comenzó a perseguir al grupo.

Los principios de Falun Gong de Verdad, Benevolencia y Tolerancia son “incompatibles con la ideología atea comunista”, dijo la Sra. Wollensak, y agregó que el entonces líder del PCCh, Jiang Zemin, quien tomó la decisión de erradicar el grupo, vio su popularidad como una amenaza a su poder.

La campaña de represión lanzada en China, que incluye difamación, encarcelamiento, trabajos forzados, tortura y sustracción forzada de órganos, se ha extendido a Canadá con una variedad de tácticas, dijo. Los ejemplos incluyen agentes del régimen que se hacen pasar por practicantes de Falun Gong y envían correos electrónicos ofensivos a políticos para tratar de desacreditar al grupo.

En una ocasión, la RCMP se puso en contacto con ella después de que varios diputados se quejaran de haber recibido correos electrónicos de alguien que se hacía pasar por practicante de Falun Gong.

“Se trata de un ataque sistemático orquestado por agentes del PCCh o por el propio PCCh para tratar de desacreditar a los practicantes de Falun Gong”, afirmó Wollensak.

También ha habido agresiones físicas y verbales “persistentes” y acoso por parte de agentes del PCCh contra practicantes de Falun Gong en Canadá, dijo, incluyendo un practicante que fue retenido “a punta de pistola” mientras protestaba frente al consulado chino en Vancouver.

En otro incidente, una practicante de Toronto fue confrontada en la puerta de su casa y amenazada con quitarle a sus hijos. Había pedido abiertamente la liberación de su hermana y su cuñado, encarcelados ilegalmente por el PCCh en China por creer en Falun Gong.

“En otra ocasión, los vidrios de su auto fueron destrozados y su balcón fue esparcido con excreciones humanas”, dijo.

La Sra. Wollensak también describió el control del PCCh sobre los medios de comunicación en lengua china para demonizar al grupo y dijo que los medios de comunicación canadienses a veces han sido inducidos a error al utilizar el vocabulario del PCCh para describir a los practicantes.

Dijo que las cosas mejoraron después de que se presentaran protestas ante los medios de comunicación, aunque la situación sigue siendo terrible cuando se trata de los medios de comunicación en idioma chino de Canadá, que a menudo están controlados por el PCCh.

Un hombre interrumpe una manifestación de Falun Dafa frente al consulado chino, en Calgary, el 21 de agosto de 2017. (Folleto)

La Sra. Wollensak también contó cómo los funcionarios municipales de Canadá, después de viajar a China, retiraron su apoyo a Falun Gong o tomaron medidas para sofocar sus protestas contra el régimen chino.

En 2006, el entonces alcalde de Vancouver, Sam Sullivan, emprendió una acción judicial para eliminar una vigilia de Falun Gong de larga data frente al consulado chino. “Cuando voy a China, me tratan como a un emperador”, dijo Sullivan al Vancouver Sun ese mismo año.

La Sra. Wollensak se estremeció al relatar los esfuerzos de los funcionarios municipales de Ottawa para reducir el impacto de una protesta que organizó frente a la embajada china, calificándo la supresión como un ejemplo de la influencia de Beijing sobre las autoridades locales. Tras muchos esfuerzos, el asunto se resolvió, pero ella dijo que el grupo no debería tener que pasar por semejantes calvarios.

La influencia de Beijing también se dejó sentir en 2010, cuando el entonces alcalde de Ottawa, Larry O’Brien, tras regresar de un viaje a China, retiró su apoyo a una proclamación en favor a los practicantes de Falun Gong, supuestamente debido a un “compromiso” que había adquirido, informó el Ottawa Citizen. El ayuntamiento eludió al alcalde y aprobó por unanimidad la declaración de reconocimiento a Falun Gong. La ciudad siguió haciendo la proclamación en años posteriores.

La Sra. Wollensak hizo referencia a un informe completo publicado por la Asociación Falun Dafa de Canadá en octubre de 2023 que describe el alcance de las tácticas de persecución del PCCh en Canadá y hace una serie de recomendaciones.

Estas incluyen condenar públicamente la persecución del PCCh contra Falun Gong, sancionar a los diplomáticos y funcionarios chinos involucrados en actividades de infiltración y persecución, y promulgar un registro de agentes extranjeros.

“Costo de la defensa”

Otro representante de un grupo de la diáspora perseguido por Beijing que testificó antes de la investigación fue Mehmet Tohti, director del Proyecto de Defensa de los Derechos Uigures.

Los uigures, una minoría musulmana turca del noroeste de China, han sido reprimidos durante mucho tiempo por Beijing y están sujetos a detenciones arbitrarias masivas. En una moción de 2021, la Cámara de los Comunes declaró que el trato que recibían por parte del PCCh era genocidio.

El Sr. Tohti dijo que el precio que hay que pagar por la defensa es alto, y relató una llamada que recibió de la policía china diciéndole que su madre y sus dos hermanas estaban muertas. La llamada se produjo pocas semanas antes de la votación en la Cámara de los Comunes de una moción que pedía el reasentamiento de 10,000 uigures. Más tarde confirmó que su madre había muerto en un campo de concentración a los 76 años.

El régimen chino estaba “enviando ese tipo de mensaje e insinuando que ese era el costo que hay que pagar si se continúa defendiendo”, dijo, añadiendo que también hay “falta de protección en Canadá”.

Representantes de las comunidades iraní, rusa y sikh también hablaron sobre sus experiencias y preocupaciones con respecto a la interferencia extranjera.

Divulgación de información

La sesión del 27 de marzo comenzó con la comisionada Marie-Josée Hogue resumiendo la primera ronda de audiencias que se llevaron a cabo en enero y se centró en cómo la investigación debería abordar la información clasificada.

La Sra. Hogue dijo que las audiencias de enero mostraron que proteger ciertos tipos de información puede ser esencial para salvaguardar la seguridad nacional y respetar los compromisos internacionales.

Por otro lado, revelar parte de esa información podría ayudar a educar al público para que reconozca y responda a los intentos de interferencia extranjera, dijo.

La comisionada dijo que el hecho de que parte de la información relacionada con la interferencia extranjera esté protegida y sea altamente clasificada no ha obstaculizado la investigación.

“Hasta ahora, los imperativos de confidencialidad no nos han impedido hacer el trabajo que se nos ha encomendado”, afirmó.

La jueza comisionada Marie-Josée Hogue durante el segundo día de la investigación pública sobre la interferencia extranjera en los procesos electorales federales y las instituciones democráticas, en Ottawa, el 30 de enero de 2024. (The Canadian Press/Adrian Wyld)

La investigación se inició después de que los partidos políticos mantuvieran negociaciones durante el verano para decidir los términos de referencia y elegir un comisionado.

Inicialmente, el gobierno liberal se había resistido a realizar una investigación. En medio de un creciente conjunto de filtraciones de seguridad nacional reportadas en la prensa y una creciente presión política, el primer ministro Justin Trudeau nombró al exgobernador general David Johnston como relator especial sobre la interferencia extranjera en marzo de 2023.

Johnston concluyó en su informe presentado en mayo de 2023 que, para proteger la información de seguridad nacional, no se debe realizar una investigación sobre interferencia extranjera. Dimitió en junio bajo la presión de los partidos de la oposición.

Las filtraciones del CSIS publicadas en la prensa han mostrado una interferencia generalizada de Beijing en el proceso democrático de Canadá. Algunas de las acusaciones publicadas fueron abordadas por el Sr. Johnston en su informe.

Por ejemplo, confirmó que la inteligencia muestra que hubo “irregularidades” en la nominación liberal de Han Dong en 2019 en el distrito de Don Valley North en Ontario. “Existe una sospecha bien fundada de que las irregularidades estaban relacionadas con el consulado [chino] en Toronto, con quien Dong mantiene relaciones”, dice el informe.

Trudeau fue informado sobre las irregularidades, pero decidió dejar a Dong en su puesto.

El Sr. Dong abandonó la bancada liberal en marzo de 2023 y demandó a Global News por su cobertura inicial sobre la información, alegando que era difamatoria.

El diputado, que ahora actúa como independiente, tiene plenos derechos en la investigación pública y testificará como testigo. También se espera que Trudeau y otros funcionarios del gobierno comparezcan ante la investigación en los próximos días.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.