Las 5 conclusiones del cuarto debate presidencial republicano

Por John Haughey y Nathan Worcester
07 de Diciembre de 2023 8:58 AM Actualizado: 07 de Diciembre de 2023 9:45 AM

A 39 días de los caucus de Iowa, los últimos cuatro aspirantes presidenciales republicanos que compiten por el segundo puesto detrás del ausente pero dominante expresidente Donald Trump subieron al escenario de la Universidad de Alabama en Tuscaloosa, y por cuarta vez este año expusieron sus argumentos a los votantes.

Los amplios y a menudo combativos intercambios entre el gobernador de Florida, Ron DeSantis, la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, el empresario de tecnología Vivek Ramaswamy, y el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, puede que no hayan hecho cambiar de opinión a muchos de los que ya estaban decididos, pero sí revelaron que el aumento de las encuestas de Haley ha hecho que sus rivales —particularmente DeSantis y Ramaswamy— la tengan en el punto de mira.

Sin embargo, al final de las dos horas de debate, fue el candidato Ramaswamy quien quedó en el centro de la diana, mientras Haley era ovacionada por negarse a responder a sus golpes y Christie le llamaba “el fanfarrón más odioso de Estados Unidos”. En un momento dado, Ramaswamy le dijo al Sr. Christie que “se largara de la carrera” porque no tenía ninguna posibilidad de ganar y solo estaba ocupando espacio.

A diferencia de los tres debates anteriores, hubo poca moderación entre el público, que abucheó y gritó a sus candidatos favoritos. La Sra. Haley, en particular, parecía contar con un vociferante contingente de partidarios en la sala.

El debate abarcó una amplia gama de temas: elegibilidad, asuntos exteriores, vacunas contra COVID-19, seguridad fronteriza, inmigración, integridad electoral, China, Taiwán y, por supuesto, el presidente Trump.

El debate se abre con duras preguntas sobre la elegibilidad

La larga noche en Tuscaloosa comenzó con duras preguntas de la Sra. M. Kelly para los cuatro candidatos, quizás las más agudas dirigidas a ellos en la ronda de apertura de cualquier debate de este ciclo.

“Muchos le veían como el candidato con más posibilidades de consolidar el campo no-Trump. Pero aquí estamos a un mes de las primeras votaciones reales, y usted no ha logrado hacerlo”, dijo Kelly en su pregunta de apertura al Sr. DeSantis, antes de señalar que la Sra. Haley está ahora por delante de él en Carolina del Sur y New Hampshire, mientras que ambos estaban muy por detrás del presidente Trump.

La Sra. Kelly preguntó al Sr. DeSantis ¿si los votantes le están diciendo, como el Senador Tim Scott (R-S.C.) dijo que hicieron de él, “No es no, sino que no es ahora?”

“Tenemos una gran idea en Estados Unidos. Los votantes toman realmente estas decisiones, no los expertos ni los encuestadores”, respondió el gobernador de Florida. Luego señaló que muchos comentaristas políticos anticiparon una “ola roja” en 2022 que no se materializó en la mayoría de los lugares.

“El único lugar donde no se estrelló y ardió fue en el estado de Florida”, añadió el Sr. DeSantis, antes de continuar con un discurso dirigido a los votantes sobre el COVID-19, la ideología de género y otras cuestiones.

La Sra. Kelly preguntó entonces a la Sra. Haley sobre el dinero que ganó después de dejar su papel como embajadora ante la ONU, diciendo que la candidata pasó de tener 100,000 dólares a “valer al parecer 8 millones de dólares”.

Tras mencionar las reuniones de alto nivel de la Sra. Haley con importantes donantes financieros, preguntó: “¿No está usted demasiado unida a los bancos y a los multimillonarios para ganarse al Partido Republicano?”.

“En referencia a los donantes que suben a bordo, mire, aceptaremos el apoyo de cualquiera”, dijo la Sra. Haley antes de repasar un historial que, según ella, la convierte en “una luchadora conservadora”.

“No les pregunto [a los donantes] cuáles son sus políticas. Ellos me preguntan cuáles son mis políticas”, continuó la candidata.

Al Sr. Ramaswamy le preguntaron por su tono a lo largo de los debates anteriores.

“Usted se levantó en el primer debate y atacó a todos sus competidores como comprados y pagados”, dijo la Sra. Kelly, antes de acusarle de vacilar sobre su voluntad de insultar a otros candidatos en los sucesivos debates.

“¿Puede usted ver cómo esto ha llevado a algunos a concluir que usted no es, de hecho, un unificador?”, preguntó al empresario.

El Sr. Ramaswamy dijo que identificó a “gente buena” en el escenario durante el tercer debate, mencionando a DeSantis y al gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, pero no a Haley ni a Christie.

Después de girar hacia los ataques a los donantes de la Sra. Haley, el candidato volvió a si era o no un “unificador”.

“Creo que va a hacer falta alguien cuyos mejores días en la vida estén todavía por delante para ver un país cuyos mejores días están por delante, y creo que puedo llegar a esa próxima generación mejor que nadie en esta carrera”, dijo el Sr. Ramaswamy.

La Sra. Kelly preguntó al Sr. Christie sobre la aparente falta de apoyo que ha recibido de los republicanos, incluso en los primeros estados clave.

“Los votantes pueden preguntarse cómo es posible que usted se convierta en el candidato de un partido al que no parece gustarle mucho”, dijo la moderadora.

“A menudo es muy difícil ser la única persona en el escenario que dice la verdad”, respondió el Sr. Christie, antes de criticar a los otros tres candidatos por “actuar como si la carrera fuera entre nosotros cuatro”.

El Sr. Christie acusó a sus rivales de eludir deliberadamente al presidente Trump, pero la cuestión de su elegibilidad quedó abierta.

El candidato presidencial republicano, el expresidente Donald Trump, saluda a los invitados a su llegada a un acto de campaña en el bar Whiskey River en Ankeny, Iowa, el 2 de diciembre de 2023. (Scott Olson/Getty Images)

El elefante en la sala

El elefante en la sala —el presidente Donald Trump— pisó fuerte en Tuscaloosa en repetidas ocasiones, incluso durante una ronda de preguntas de los moderadores. (Al parecer, el verdadero presidente Trump estaba en una recaudación de fondos a puerta cerrada en Florida).

Como en todos los debates anteriores, el expresidente no apareció en el escenario. El Sr. Trump pidió al RNC que ponga fin a los debates. Aunque los debates pueden haber marcado la diferencia en las encuestas para algunos candidatos, él está muy por delante de cualquier competidor republicano a pocas semanas del caucus de Iowa.

Como era de esperar, el Sr. Christie pasó a la ofensiva contra el presidente Trump desde el principio, describiéndolo en su respuesta a la pregunta de apertura de la Sra. Kelly como “el quinto tipo que no tiene las agallas para presentarse y estar aquí”.

Las preguntas relacionadas con Trump a mitad del debate sacudieron las cosas.

Cuando se le preguntó si respaldaría su plan de examinar a los inmigrantes que lleguen en función de su ideología, la Sra. Haley se mostró algo ambigua.

“Yo no creo que uno tenga una prohibición puramente musulmana como al mirar a los países que tienen actividad terrorista”, dijo, nombrando a Irán, Yemen y Líbano entre los países en los que ella “tendría cuidado”.

El Sr. DeSantis discrepó con la inmigración masiva a Europa, diciendo que ahora había “más antisemitismo en Alemania que en cualquier otro momento desde Adolf Hitler”.

“Europa se está suicidando con la inmigración masiva, y es ilegal y legal”, añadió.

Al Sr. Christie le preguntaron sobre un comentario del expresidente Trump en Iowa, donde bromeó que no sería un dictador “excepto el primer día”.

“No hay ningún misterio en lo que él quiere hacer. Él comenzó su campaña diciendo: ‘Yo soy tu retribución’”, dijo el Sr. Christie.

El exgobernador de Nueva Jersey describió al Sr. Trump como “un hombre enojado y amargado”.

Más tarde, el Sr. Christie discrepó con la respuesta de DeSantis a una pregunta sobre la aptitud mental del expresidente para el cargo. El gobernador de Florida había dicho: “Yo creo que cuando uno llega a los ochenta años, no creo que sea un trabajo para eso”.

“La pregunta fue muy directa. ¿Es apto para ser presidente o no?”, intervino el Sr. Christie después de la respuesta de DeSantis.

“No sé cuál sería su puntuación en un examen”, dijo a continuación DeSantis.

El Sr. Ramaswamy acusó a sus tres colegas de “lamerle las botas a Donald Trump durante años para obtener dinero y respaldo”, coincidiendo con los puntos que ha planteado la campaña de Trump.

“El verdadero enemigo no es Donald Trump. Ni siquiera es Joe Biden. Es el Estado profundo que Donald Trump al menos intentó enfrentar, y si quieren a alguien que pueda decirle la verdad al poder, entonces voten por alguien que les diga la verdad”, dijo el candidato, antes de repasar una larga lista de temas controvertidos, entre ellos, que “la Teoría del Gran Reemplazo no es una gran teoría de la conspiración de derecha”.

La Sra. Haley también criticó las políticas del presidente Trump hacia China, diciendo que “permitió que el fentanilo siguiera llegando”, entre otras medidas.

El Sr. DeSantis intervino y señaló el historial de Haley en empresas con vínculos con China mientras era gobernadora de Carolina del Sur, pero no mencionó al expresidente.

“Ella ha sido muy débil con China”, dijo el gobernador DeSantis sobre su principal rival que no se llama “Trump”.

El expresidente Trump no emitió una respuesta directa al debate durante y poco después de la emisión del programa. En su plataforma de redes sociales, Truth Social, el favorito republicano publicó dos anuncios atacando al presidente Joe Biden.

El empresario Vivek Ramaswamy (R) sostiene un cartel en el que se lee “Nikki = corrupta” en referencia a la exgobernadora de Carolina del Sur y embajadora ante la ONU Nikki Haley (L), mientras el gobernador de Florida Ron DeSantis (C) mira, durante el cuarto debate de las primarias presidenciales republicanas en la Universidad de Alabama en Tuscaloosa, Alabama, el 6 de diciembre de 2023. (Foto de Jim Watson/AFP vía Getty Images)

DeSantis y Ramaswamy atacan a Haley

En los primeros minutos del debate quedó claro que la ascendente Nikki Haley estaría en la mira de los candidatos DeSantis y Ramaswamy cuando ambos aprovecharon sus primeras oportunidades de hablar para lanzar un ataque contra ella.

El gobernador de Florida dijo que estaba “harto de los republicanos que no están dispuestos a levantarse y luchar contra lo que está haciendo la izquierda (…) como Nikki Haley”, sobre quien dijo, que “se hunde cada vez que la izquierda la persigue, cada vez que los medios de comunicación la persiguen”.

“Nikki Haley se opuso” a la ley de Florida que prohíbe las cirugías y procedimientos transgénero”, dijo el Sr. DeSantis.

“Ella dijo que la ley no debería involucrarse en eso. Acabo de preguntarle, si usted es alguien que va a ser presidente de los Estados Unidos y no puede oponerse al abuso infantil, ¿cómo podrá decir la verdad?”

“Yo nunca dije eso”, dijo la Sra. Halley, “yo dije que si tiene que tener 18 años para hacerse un tatuaje, debería tener 18 años para hacerse algo que le cambie”.

El Sr. Ramaswamy también utilizó una pregunta inicial sobre su propia elegibilidad para lanzar golpes y a la Sra. Haley, la calificó de “corrupta”, señalando el dinero que ha ganado desde que dejó el cargo público.

“Mi esposo está en el ejército y yo serví a nuestro país como embajadora y gobernadora de la ONU. Puede que yo estaba en quiebra para [Ramaswamy], pero ciertamente no lo estaba para nosotros. En segundo lugar, formé parte de la junta directiva de Boeing. Trabajé mucho con Boeing cuando era gobernadora. Fueron un gran socio” para Carolina del Sur”, dijo Haley, explicando que dejó Boeing cuando la compañía buscó un rescate del gobierno.

“Y en términos de estos donantes que me apoyan”, continuó la Sra. Kelly, el Sr. DeSantis y el Sr. Ramaswamy “están simplemente celosos. Desearían que los estuvieran apoyando a ellos”.

El Sr. DeSantis continuó criticando la asociación de Haley con las corporaciones, como BlackRock, destacando que él retiró los programas de pensiones de Florida del ámbito ESG de la compañía.

“Yo le quité 2000 millones de dólares a Blackrock. Nosotros tomamos medidas. Este ESG —ellos lo llaman ambiental, social, gobernanza— y, nuevamente, los encuentros de Nikki con toda esta gente. Ellos quieren utilizar el poder económico para imponer una agenda de izquierda en este país”, dijo el gobernador DeSantis. “El hecho es que, sabemos por su historia, que Nikki cederá ante esos grandes donantes cuando sea necesario”.

El Sr. Ramaswamy atacó a Haley por sus propuestas de políticas de redes sociales, afirmando que ella “cree que el gobierno debería identificar” a los usuarios anónimos de Internet. “Eso no es libertad, eso es fascismo, y ella no debería acercarse en absoluto a las palancas del poder en la Casa Blanca”.

“Me encanta toda la atención, muchachos, gracias por eso”, dijo la Sra. Haley. ”Lo que dije fue que las empresas de redes sociales deben mostrarnos sus algoritmos. También dije que ahora mismo hay millones de bots en las redes sociales. Siempre lucharé por la libertad de expresión de los estadounidenses. No necesitamos libertad de expresión para los rusos, iraníes y Hamás.

Chris Christie había sido esencialmente un observador hasta ese momento, pero salió en defensa de la Sra. Haley, llamando al Sr. Ramaswamy “el fanfarrón más detestable de Estados Unidos” después de sus actuaciones en los primeros tres debates.

“Ya llevamos 25 minutos en este debate y él ha insultado la inteligencia básica de Nikki Haley, no sus posiciones, sino su inteligencia básica. Si usted quiere no estar de acuerdo en algunos temas, está bien. Nikki y yo no estamos de acuerdo en algunas cuestiones, pero les diré una cosa: la conozco desde hace 12 años, lo que es más de lo que el Sr. Ramaswamy ha podido votar en las primarias republicanas”.

“Esta es una mujer inteligente y exitosa a la que deberían dejar de insultar”, dijo el Sr. Christie.

Los asistentes al debate observan el cuarto debate de las primarias presidenciales del Partido Republicano en la Universidad de Alabama en Tuscaloosa, Alabama, el 6 de diciembre de 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

COVID-19 y las vacunas

Los votantes conservadores y libertarios preocupados por la seguridad de las vacunas COVID-19 tuvieron que esperar hasta el cuarto debate republicano de este año para escuchar finalmente lo que los diferentes candidatos opinan.

El programa del gobierno para compensar a quienes han resultado heridos por esos productos médicos ha sido criticado, incluso por parte de personas que dicen que sus reclamaciones fueron negadas injustamente.

Al Sr. Ramaswamy, conocido por su trabajo en la industria farmacéutica y en el grupo de trabajo sobre coronavirus de Ohio, se le preguntó si el presidente Trump debería enorgullecerse de la Operación Warp Speed.

El candidato eludió esa pregunta y dijo que, si bien admiraba al presidente Ronald Reagan, Gipper no debería haber protegido a los fabricantes de vacunas en cuanto a su responsabilidad.

“Como parte de mi agenda legislativa, derogaremos eso, al igual que derogaremos cualquier otra forma de capitalismo de compinches”, dijo el Sr. Ramaswamy.

“Yo creo que una de las principales lecciones que aprendimos de la pandemia de COVID es que la libertad de expresión en este país es más importante en esos supuestos tiempos de emergencia. Si se nos hubiera permitido debatir abiertamente los méritos de esas vacunas, nunca habrían sido obligatorias como lo fueron”, continuó el candidato.

La respuesta detallada del Sr. Ramaswamy eludió la mención del presidente Trump. Lo mismo hizo el Sr. DeSantis en su respuesta.

“Nosotros necesitamos un ajuste de cuentas por lo que hizo este gobierno durante COVID-19”, dijo el gobernador de Florida, afirmando que “limpiaría la casa” en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Al principio del debate, el Sr. DeSantis discrepó con la forma en que el presidente Trump trató al Dr. Anthony Fauci, entonces al frente del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID).

“¡Él [Trump] ni siquiera despidió al Dr. Fauci!”, dijo el Sr. DeSantis.

Defendiendo Taiwán

Los cuatro candidatos dijeron que mantendrían el compromiso de Estados Unidos de defender a Taiwán si China cumple su amenaza de invadir la nación insular. El Sr. Ramaswamy repitió su calificativo de que solo mantendría la promesa para el “futuro previsible” como parte de una política de “disuasión más amplia”.

Eso significaría llevar “nuestra relación con la India al siguiente nivel y poder bloquear el Mar de Andamán, que es de donde China obtiene la mayor parte de sus suministros de petróleo de Medio Oriente. Eso es fundamental”.

Cuando se le preguntó sobre comentarios anteriores de que “impediría que China invada Taiwán” poniendo armas “en manos de cada familia y capacitándolas para usarlas”.

“La Segunda Enmienda es una forma fundamental de impedir que los autócratas extranjeros” amenacen a sus ciudadanos y a los de otras naciones, dijo el Sr. Ramaswamy.

“Ha funcionado en Estados Unidos, ¿por qué no iba a funcionar en Taiwán? Así que es parte de una estrategia más amplia, pero creo que debemos ser específicos acerca de nuestra estrategia de disuasión: Xi Jinping está invadiendo día a día”, agregó el empresario.

El Sr. Ramaswamy indicó que durante una generación, Estados Unidos se ha sentido intimidado por China, “porque tenemos miedo. ¿Por qué tenemos miedo? Porque dependemos de ellos para nuestro estilo de vida moderno. ¿Por qué dependemos de ellos para nuestra forma de vida? Es porque los últimos amigos de Nikki Haley, como Larry Fink, han creado economías mezcladas con BlackRock, Exxon y Chevron”.

El gobernador DeSantis dijo que defender a Taiwán es “una política estadounidense de larga data y la seguiremos. Pero esta es la cuestión: Taiwán es importante, no solo por los semiconductores, sino porque, si China es capaz de salir de esta primera cadena de islas, podrá dominar el comercio en todo el Indo-Pacífico. Lo utilizarán para exportar autoritarismo a todo el mundo, incluido Estados Unidos”.

También señaló que las corporaciones multinacionales, incluidas algunas con sede en Estados Unidos, incluidas “algunas de ellas que apoyan a Nikki [Haley] en Wall Street”, han “comprado en China”.

China, agregó el Sr. DeSantis, “ya está ejerciendo una enorme autoridad sobre este país [y] la situación empeorará mucho” a menos que Estados Unidos intensifique sus políticas de disuasión militar y económica contra el Partido Comunista Chino.

“Disuadir las ambiciones de China es la tarea de seguridad nacional número uno que haré como presidente y lo lograremos. El siglo XXI debe ser un siglo estadounidense. No podemos permitir que sea un siglo chino”, dijo el Sr. DeSantis.

Haley declaró que, como embajadora ante la ONU, “participó en lo que respecta a China y Taiwán. La única manera de evitar que China entre en Taiwán es, por un lado, asegurarnos de que ganemos en Ucrania, que protejamos a nuestros amigos, pero también hacerle saber a China que pagarán un infierno si entran en Taiwán. Necesitan saber que habrá una fuerza que irá contra ellos y necesitan saber que no será solo Estados Unidos”.

Entre las mayores ventajas que tiene Estados Unidos sobre China se encuentran las alianzas en todo el mundo y en el Pacífico Occidental, dijo la candidata.

“Nosotros necesitamos construir nuestras asociaciones con India, Corea del Sur, Japón, Filipinas y Australia. Necesitamos comenzar a unir esa alianza”, agregó la Sra. Haley.

Tales alianzas no se relacionarían simplemente con la disuasión militar, sino que serían económicas, porque “si China nos quitara la alfombra mañana, ¿estaríamos preparados? Tenemos que asegurarnos de que no dependemos de China para nada relacionado con nuestra seguridad nacional, lo que significa que comencemos a centrarnos en cerrar acuerdos con nuestros amigos ahora”.

La Sra. Haley indicó que lo único en lo que el expresidente Donald Trump “era bueno” era en el comercio con China, pero su administración no responsabilizó al Partido Comunista Chino por sus acciones.

El Sr. Christie no estuvo de acuerdo. El Sr. Trump “no fue bueno en el comercio y la prueba de que no fue bueno en el comercio con China es que lo único que hizo fue imponer aranceles, lo que elevó los precios para todos los estadounidenses y contribuyó a la inflación en este país. Sí, es más gasto gubernamental. Sí, es el hecho de que estamos imprimiendo demasiado dinero. Si absolutamente. Pero también está el aumento de los precios, el que fue impulsado por los aranceles de Donald Trump”.

El Sr. Christie descartó las sugerencias de que los vínculos económicos disuadirían a China de socavar a las democracias, pero que esos vínculos no le impedirían responder agresivamente contra cualquier amenaza de parte del Partido Comunista Chino.

“Yo no tengo miedo, basado en esas relaciones económicas, de hacer eso, porque las relaciones económicas no significan nada. Nada”, dijo el candidato.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.