Las condenas por fraude electoral cuestionan la narrativa de unas elecciones seguras

Por Steven Kovac
13 de Enero de 2024 4:57 PM Actualizado: 13 de Enero de 2024 4:57 PM

El juez del Tribunal Superior William Clark anuló los resultados de las primarias demócratas a la alcaldía de noviembre de 2023 y ordenó unas nuevas elecciones. El fallo se basó en horas de pruebas de video que mostraban cientos de votos por correo recogidos ilegalmente y metidos en buzones en Bridgeport, Connecticut.

“Los videos son impactantes para el tribunal y deberían serlo para todas las partes”, escribió el juez Clark en su sentencia.

Un juez de California anuló el resultado de la segunda vuelta de las elecciones municipales de Compton de 2021, que se decidió inicialmente por un voto. El juez desestimó cuatro papeletas fraudulentas emitidas por personas que no estaban legalmente registradas en la jurisdicción. Cinco personas se declararon culpables o inocentes de conspirar para cometer fraude electoral.

Tras descubrir que 66 de los 84 votos por correo emitidos en las primarias demócratas de 2021 para concejal en Aberdeen, Misisipi, no eran válidos y no debían haberse contabilizado, un juez ordenó una nueva segunda vuelta electoral. La policía detuvo a un notario por legalizar papeletas sin ver a los votantes firmarlas ni comprobar su identificación. El tribunal también halló pruebas de intimidación en las urnas que implicaban al candidato Nicholas Holliday, al alcalde Maurice Howard y a Henry Randal, jefe de policía de la ciudad.

Los anteriores ejemplos de fraude electoral se han producido desde las polémicas elecciones presidenciales de 2020, que el presidente Donald Trump denunció que estuvieron manchadas de fraude.

Los demócratas, por su parte, han tachado de “gran mentira” las afirmaciones del expresidente sobre las elecciones de 2020 y, en general, sostienen que el fraude electoral es extremadamente raro e intrascendente.

En una audiencia en el Congreso en junio de 2023, el representante Joe Morelli (D-N.Y.) calificó de “cínicas” las actitudes de los miembros republicanos sobre el fraude electoral generalizado y de “tediosa” y “redundante” la serie de audiencias sobre integridad electoral que estaban llevando a cabo en la Cámara.

El Sr. Morelli dijo que los republicanos están obsesionados con una “falta de integridad no demostrada” que, según ellos, existe.

Sin embargo, un estudio en curso de la Heritage Foundation detalla casos generalizados de fraude electoral en todo Estados Unidos y muestra que la actividad ilícita ha provocado la anulación de los resultados electorales en al menos una docena de contiendas.

En algunos casos, el abuso del sistema está bien calculado y organizado, pero en la mayoría de los casos las violaciones parecen haber sido cometidas por individuos que actúan de forma independiente.

Los estudios de casos muestran que algunos delincuentes explotan a ancianos, enfermos mentales y personas sin hogar para conseguir algunos votos más para su candidato preferido.

Trabajadores del condado de Gwinnett comienzan el recuento de votos en Lawrenceville, Georgia, el 13 de noviembre de 2020. (Megan Varner/Getty Images)

Las conclusiones de Heritage se vieron reforzadas por una encuesta de Rasmussen Reports y el Heartland Institute a 1085 posibles votantes publicada en diciembre de 2023.

La encuesta reveló que el 21% de los que votaron por correo o en ausencia en 2020 admitieron haber rellenado una papeleta “en parte o en su totalidad” para otra persona, lo que es ilegal.

Del 30 por ciento que dijo haber votado por correo o en ausencia en 2020, el 19 por ciento dijo que un amigo o familiar rellenó su papeleta, en parte o en su totalidad, en su nombre. Una quinta parte dijo haber firmado una papeleta o un sobre de papeleta “en nombre de un amigo o familiar, con o sin su permiso”, según los resultados de la encuesta.

El diecisiete por ciento de los que votaron por correo en 2020 dijeron que emitieron su voto en un estado en el que ya no son residentes permanentes, lo que es ilegal.

Entre los 1085 votantes encuestados, el 8 por ciento dijo que un amigo, familiar, partido político u organización les ofreció “pagarles o recompensarles por votar en las elecciones de 2020”, según la encuesta.

Los encuestados fueron encuestados por teléfono y online desde el 30 de noviembre hasta el 6 de diciembre de 2023. El margen de error de la encuesta es de más o menos un tres por ciento con un nivel de confianza del 95 por ciento.

“Los resultados de esta encuesta son nada menos que sorprendentes”, dijo Justin Haskins del Instituto Heartland en un comunicado.

“Durante los últimos tres años, a los estadounidenses se les ha dicho repetidamente que las elecciones de 2020 eran las más seguras de la historia. Pero si los resultados de esta encuesta reflejan la realidad, ocurre exactamente lo contrario”.

Patrick Colbeck, exsenador del estado de Michigan, ingeniero aeroespacial y aspirante en las encuestas, en Detroit, Michigan, el 27 de noviembre de 2020. (Bowen Xiao/The Epoch Times)

El Sr. Haskins culpa a las leyes electorales.

“Una República democrática no puede sobrevivir si las leyes electorales permiten a los votantes cometer fraude fácilmente”, dijo.

Dijo que, a pesar de que se han hecho algunos progresos para eliminar el fraude electoral en varios estados desde 2020, “se necesita mucho más trabajo en la mayoría de las regiones de Estados Unidos”.

En dos encuestas separadas, una realizada por el Washington Post/Universidad de Maryland a finales de 2023 y otra realizada por CNN a principios de año, entre el 36 y el 38 por ciento de los estadounidenses encuestados creen que la elección del presidente Joe Biden fue ilegítima.

Una muestra

La Heritage Foundation afirma que su proyecto electoral consiste en una “muestra” de cuestiones relacionadas con la integridad electoral y no es en absoluto “exhaustivo”.

Los casos de fraude electoral catalogados por Heritage son casos confirmados que fueron investigados por las fuerzas del orden y remitidos a los fiscales. Los sujetos fueron acusados y confesaron en un acuerdo con la fiscalía o fueron condenados en los tribunales.

Al menos media docena de los casos documentados por Heritage siguen pendientes.

Las condenas han variado desde pequeñas multas y servicios a la comunidad hasta elevadas multas y años de encarcelamiento.

A pesar de las garantías de que las elecciones estadounidenses son seguras, el estudio de Heritage relata casi 1500 “casos probados de fraude electoral” que han dado lugar a casi 1300 condenas penales desde hace dos décadas.

Un votante lleva una papeleta electoral a la máquina de votación en un colegio electoral en Miami el 2 de noviembre de 2021. (Joe Raedle/Getty Images)

Aquí destacamos varios casos ocurridos en elecciones primarias y generales locales, estatales y federales por demócratas y republicanos.

Entre los perpetradores había ciudadanos comunes, trabajadores de campaña, asesores, candidatos, políticos en ejercicio y funcionarios electorales activos y retirados.

Un caso muy conocido fue el de Domenick Demuro, juez electoral del sur de Filadelfia y conocido activista demócrata.

El Sr. Demuro fue procesado por aceptar sobornos de entre 300 y 5000 dólares por elección para añadir votos a las máquinas de votación de determinados candidatos demócratas y luego certificar los resultados, durante los ciclos de elecciones primarias de 2014, 2015 y 2016. Se declaró culpable de privar a los votantes de Filadelfia de sus derechos y de violar la Ley federal Hatch.

Un caso de 2022 implicó al excongresista demócrata Michael Myers, un antiguo y bien relacionado agente político de Filadelfia. Fue acusado de conspirar con jueces electorales, incluido el Sr. Demuro, y sobornarlos para que añadieran votos a las máquinas de votación y rellenaran urnas en nombre de los candidatos demócratas que él prefería o había representado como consultor político. Elecciones de 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018 en Pensilvania.

El Sr. Myers se declaró culpable de privar a personas de derechos civiles, soborno, falsificación de registros de votación y conspiración para votar ilegalmente en una elección federal.

Kris Jurski, experto en ciberseguridad y fundador de The People’s Audit, con sede en Florida, dijo que no confía en la administración de las elecciones de cara a 2024.

“Solo ha habido algunos intentos superficiales de aparentar reformas, pero los principales problemas que aparecieron en las elecciones de 2020 siguen existiendo”, dijo.

“En 2020, nos empujaron sin consentimiento y, en algunos casos sin legislación, al voto por correo universal”.

El Sr. Jurski fue nombrado miembro del Comité Estatal para la Integridad del Votante en la Asamblea Republicana de Florida en 2022.

“Las boletas por correo son donde vemos la mayoría de los abusos en nuestras elecciones. Por ejemplo, todavía se puede solicitar y enviar una boleta por correo sin ninguna prueba de su identidad y elegibilidad”, dijo.

Jurski es partidario de los métodos de votación del pasado.

“Tenemos que volver a las elecciones de un solo día con papeletas de papel y los ciudadanos haciendo el recuento a mano localmente en sus distritos electorales”, dijo.

“Lo único que oímos es ‘¡Confíen en nosotros!”.

Trampa de los funcionarios

El resultado de las elecciones al ayuntamiento de Paterson (Nueva Jersey) en mayo de 2020 fue anulado por un juez del Tribunal Superior porque se descubrió que cientos de papeletas de voto por correo —el 24%— tenían firmas que no coincidían con las registradas. El juez ordenó una nueva elección especial, que se celebró en noviembre de 2020.

Cuatro personas, entre ellas dos candidatos a concejales, fueron acusadas de delitos graves. Los cargos contra Shelim Khalique, el hermano de un concejal de la ciudad, desde entonces han sido retirados y borrados, mientras que los cargos contra los miembros del consejo de Paterson Michael Jackson y Alex Méndez están avanzando hacia posibles juicios, según un sitio local de noticias de Nueva Jersey.

Jason Schofield, comisionado electoral republicano de la Junta Electoral del condado de Rensselaer, en Troy (Nueva York), utilizó el sitio web de la Junta Electoral del Estado para obtener ilegalmente votos por correo en nombre de otras personas sin su conocimiento durante las elecciones primarias y generales de 2021. Se declaró culpable de 12 delitos graves, dimitió de su cargo y su sentencia está fijada para mayo.

Trabajadores electorales revisan una caja de votos por correo en el gimnasio de Sun Prairie High School en Sun Prairie, Wisconsin, el 3 de noviembre de 2020. (Andy Manis/Getty Images)

En Texas, el comisionado del condado de Gregg, el demócrata Shannon Brown, se declaró culpable en 2021 de un delito menor de fraude electoral y manipulación de registros en relación con las primarias demócratas del condado de Gregg en 2018. El Sr. Brown y su esposa Marlena Jackson fueron sentenciados a un año de libertad condicional y una multa de USD 2000 cada uno. El Sr. Brown continuó representando a su distrito. Él y su esposa habían sido acusados inicialmente de docenas de delitos graves relacionados con la recolección de boletas electorales.

En Michigan, la secretaria del municipio de Flint y supervisora electoral del condado de Flint, Kathy Funk, fue acusada de manipulación de papeletas y mala conducta en el ejercicio del cargo durante unas elecciones primarias locales de 2020 en las que ella era candidata. Ganó por 79 votos y “rompió a propósito un sello en un contenedor de papeletas para que los votos que había dentro, según la Ley Electoral de Michigan, no pudieran contarse en un recuento anticipado”, según la oficina del fiscal general de Michigan.

Para evitar una posible pena de prisión, la Sra. Funk se declaró inocente de un cargo de mala conducta en el cargo y fue despedida de su puesto en el condado en 2022. En abril de 2023, la Sra. Funk fue condenada a 2 años de libertad condicional, 6 meses de arresto domiciliario y 2000 dólares de multa.

Jerry Trabona, exjefe de policía de la ciudad de Amite, Luisiana, y Kristian Hart, miembro del consejo municipal, trabajaron juntos en una complicada trama de compra de votos en la que se pagaba a particulares diversas pequeñas sumas por sus votos, y a los agentes de compra de votos se les pagaba 20 dólares por cada voto que compraban en las elecciones de 2016.

El Sr. Trabona se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer compra de votos. El Sr. Hart se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer compra de votos y tres cargos de compra de votos y complicidad. Los delitos tuvieron lugar en 2016 y 2020. Ambos fueron condenados en noviembre de 2022 a un año de prisión, según el Departamento de Justicia. El Sr. Trabona también fue condenado a pagar una multa de 10,000 dólares.

En Hoboken, Nueva Jersey, un hombre se declaró culpable de un cargo de conspiración para utilizar el correo para promover un esquema de soborno de votantes durante unas elecciones municipales de 2015. William Rojas intentó sobornar a los votantes con 50 dólares para que enviaran votos por correo para apoyar a un candidato al Ayuntamiento de Hoboken.

En 2020, cuatro californianos se declararon inocentes de una trama en la que ofrecían cigarrillos y dinero a personas sin hogar de Skid Row a cambio de firmas falsas en formularios de registro de votantes y peticiones de iniciativas electorales. La trama dio lugar a cientos de papeletas falsas. Los cuatro fueron condenados a penas que van desde la suspensión condicional de la pena hasta la libertad condicional.

Nancy Williams inscribió para votar a 26 residentes legalmente incapacitados bajo su cuidado en un centro de cuidados de ancianos; luego solicitó votos por correo a nombre de ellos, sin su consentimiento, y se los hizo enviar. En 2023, la mujer del condado de Wayne, Michigan, aceptó un acuerdo con la fiscalía y se declaró culpable de siete cargos de recibir un pago para influir en una votación. Fue condenada a un año de libertad condicional y a pagar una multa de 3500 dólares. Se enfrenta a cargos similares en el condado de Oakland.

Otra empleada de un centro de vida asistida en Michigan rellenó 24 solicitudes de voto en ausencia y falsificó las firmas de los residentes durante las elecciones generales de 2020. Trenae Myesha Rainey se declaró culpable de tres delitos menores de hacer una declaración falsa en una solicitud de voto ausente. Fue condenada a dos años de libertad condicional, de los cuales los primeros 45 días debía pasarlos en la cárcel del condado.

Los residentes esperan en fila para la votación anticipada fuera de un colegio electoral en Atlanta el 29 de noviembre de 2022. (Alex Wong/Getty Images)

Fraude electoral insólito

Un hombre de Pensilvania, republicano registrado, emitió su voto en persona en las elecciones de 2020. El hombre, Ralph Holloway Thurman, volvió más tarde al colegio electoral con un sombrero y gafas de sol y votó de nuevo haciéndose pasar por su hijo fallecido, un demócrata registrado. Fue reconocido por los trabajadores electorales, pero se marchó antes de que pudieran enfrentarse a él. Thurman se declaró culpable de un delito grave de repetición del voto y fue condenado a tres años de libertad condicional.

En un plan que, según los fiscales, fue financiado por la violenta banda callejera MS-13, el candidato a la alcaldía Carlos Antonio De Montenegro fue acusado de presentar más de 8000 solicitudes fraudulentas de registro de votantes en nombre de personas sin hogar antes de las elecciones de 2020, así como de falsificar nombres, direcciones y firmas en los documentos de nominación para que se presentara como candidato a la alcaldía de Hawthorne, California.

El Sr. Montenegro se declaró inocente de los cargos de inscripción falsa, registro de votantes inexistentes y perjurio, y fue condenado a 60 días de cárcel, dos años de libertad condicional y 30 días de trabajos comunitarios.

Para disuadir a los votantes de votar por correo en 2020, dos hombres realizaron una estafa mediante una llamada telefónica que advertía a decenas de miles de votantes de que no lo hicieran. La razón: decían falsamente que podría dar lugar a que el gobierno, las fuerzas policiales y los cobradores de deudas obtuvieran su información personal. Las llamadas falsas iban dirigidas a personas de Ohio, Michigan, Illinois, Nueva York y Pensilvania.

John “Jack” Burkman y Jacob Wahl se declararon culpables de un delito de fraude en las telecomunicaciones a cambio de la desestimación de todos los demás cargos. Ambos fueron condenados a seis meses de arresto domiciliario y se les ordenó realizar 500 horas de servicio comunitario en una campaña de inscripción de votantes dirigida a personas de ingresos bajos y medios en la zona de Washington D.C.

En 2020, un hombre de Nebraska fue declarado culpable por un jurado y condenado a pagar una multa de 10,000 dólares tras votar en contra de los miembros de la Junta del pueblo de Richland que no eran de su agrado. El hombre, Larry Divis, afirmó falsamente que residía en el pueblo aunque sólo poseía una propiedad allí.

La gente vota en un colegio electoral en una iglesia el día de las elecciones en Columbus, Ohio, el 8 de noviembre de 2022. (Drew Angerer/Getty Images)

Falsificaciones y más

A continuación se enumeran algunos ejemplos representativos de falsificación electoral, recolección ilegal de papeletas, votación de delincuentes inelegibles, votación de personas muertas y votación de personas en más de un estado.

En Virginia Occidental, un hombre se declaró culpable de un cargo de delito menor por votar en dos estados en las elecciones de 2020. Richard Fox votó por correo tanto en Virginia Occidental como en Florida. Fue condenado a un año de libertad condicional y multado con 1000 dólares.

Un anciano de Wisconsin votó de manera similar en las elecciones generales de New Hampshire en 2018, así como emitió un voto en persona en Massachusetts.

Siete ciudadanos de Carolina del Norte se declararon culpables de múltiples cargos de delito grave por su papel en un elaborado esquema de tráfico ilegal de votos en ausencia para beneficiar al candidato republicano al Congreso Mark Harris durante las elecciones generales de 2016 y las primarias de 2018.

La junta electoral de Carolina del Norte ordenó el 21 de febrero de 2019 una nueva elección en la disputada carrera; que el Sr. Harris finalmente perdió. El Sr. Harris, que negó tener conocimiento del esquema, se postula para el escaño del 8º Distrito Congresional de Carolina del Norte en 2024.

En 2020, un juez de Florida anuló el resultado de unas reñidas elecciones al ayuntamiento de Eatonville que se decidieron finalmente por un voto. El tribunal anuló un voto por correo que no había sido emitido por el votante real y un voto que se determinó que había sido coaccionado por un funcionario electo, lo que llevó al tribunal a dar la vuelta al resultado.

El 19 de diciembre de 2023, un hombre de Queens, Nueva York, fue procesado en relación con una acusación de 140 cargos, incluidos los cargos de presentación de solicitudes fraudulentas de voto por correo, falsificación de registros comerciales y posesión delictiva de instrumentos falsificados en relación con las primarias demócratas de agosto de 2022. Su caso sigue pendiente.

Durante una auditoría de delincuentes posterior a las elecciones realizada por la Comisión Electoral de Wisconsin, se descubrió que un votante no elegible, una mujer que estaba en libertad condicional después de una condena por delito grave, votó ilegalmente en las elecciones de 2020.

Un anciano de New Hampshire se declaró culpable de votar a sabiendas dos veces en las elecciones generales de 2016, una con su propio nombre y otra haciéndose pasar por una mujer con un nombre falso que había registrado.

John Mallozzi, expresidente del Comité Demócrata de la Ciudad de Stamford, en Connecticut, fue declarado culpable de 14 cargos de falsificación y realización de declaraciones falsas en relación con 26 votos por correo y 31 solicitudes fraudulentas en las elecciones locales de 2015.

Mallozzi fue condenado el 14 de noviembre de 2022 a dos años de libertad condicional y al pago de 35,000 dólares de multa.

Padrón electoral

Muchos estados no limpian regularmente sus listas de votantes para eliminar a los votantes no elegibles, incluidos aquellos que han fallecido, se han mudado a otro estado o se agregaron erróneamente en primer lugar.

Una mujer de 70 años de Arizona se declaró culpable de presentar un voto en ausencia que fue enviado a su padre fallecido en las elecciones generales de noviembre de 2018. El hombre murió en 2012 y su nombre nunca fue eliminado de las listas de votantes. Fue condenada a un año de libertad condicional y una pequeña multa.

Trabajadores electorales del condado de Maricopa retiran papeletas de un buzón en Mesa, Arizona, el 8 de noviembre de 2022. (John Moore/Getty Images)

Un republicano registrado en Pensilvania fue condenado por usar el nombre de su madre fallecida para emitir un voto en ausencia en las elecciones presidenciales de 2020.

Una mujer del condado de Lancaster, Pensilvania, se declaró culpable de falsificar y destruir boletas en las primarias de mayo de 2022 después de que llenó y presentó una boleta de voto ausente en nombre de su madre fallecida.

En 2020, Lauren Peabody, una mujer de Virginia que trabajó en una campaña para un candidato del Partido Republicano al Congreso, se declaró culpable de participar en una trama en la que se falsificaron firmas en las peticiones de nominación del candidato utilizando nombres de personas fallecidas y exresidentes.

Lauren Bowman Bis, portavoz de la Public Interest Legal Foundation, una organización nacional de vigilancia de la integridad electoral, dijo que las listas de votantes obsoletas son motivo de preocupación.

“Michigan todavía tiene más de 20,000 personas fallecidas registradas para votar”, dijo a The Epoch Times. “Tenemos que asegurarnos de que las listas de votantes sean precisas antes de las elecciones de 2024. Cada error en las listas de votantes presenta una oportunidad para el fraude”.

El exsenador del estado de Michigan Patrick Colbeck dijo que también le preocupa 2024.

“Hasta que no abordemos el fraude electoral que se produjo durante las elecciones de 2020, no podemos confiar en que las elecciones de 2024 se llevarán a cabo de manera justa y legal”, dijo a The Epoch Times.

Su escasa confianza se debe, en parte, a que Michigan mantiene a la mayoría de los mismos funcionarios que llevaron a cabo las elecciones de 2020.

El Sr. Colbeck dijo que una preocupación general es la delegación de “cada vez más de nuestros procesos electorales” a entidades no gubernamentales que no rinden cuentas y que no están sujetas a solicitudes de libertad de información.

“La clave de unas elecciones justas es la igualdad de acceso. Si el público en general tuviera el mismo nivel de acceso que las ONG a los registros electorales sensibles, como las listas de votantes, el historial de votantes, los libros electorales y los recuentos de votos, sería mucho más difícil para cualquiera subvertir la integridad de nuestras elecciones”, afirmó.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.