Las cosas van al sur—de China a México

Por Anders Corr
09 de Febrero de 2023 8:55 PM Actualizado: 09 de Febrero de 2023 8:55 PM

Opinión

El globo espía de Beijing es el último drama público mundial que afecta la relación entre Estados Unidos y China. Durante unos días, todos los ojos miraron hacia arriba. Queríamos saber si el presidente Joe Biden tendría el coraje de actuar.

El derribo podría haber sido catártico a nivel nacional. Las ponencias defensivas de Estados Unidos ante cientos de diplomáticos de todo el mundo les informaron de los crecientes peligros del Partido Comunista Chino (PCCh).

Finalmente, habíamos hecho más para defendernos a nosotros mismos y a nuestros socios, al menos a corto plazo.

El efecto del embrollo del globo en el poder blando de China no pudo haber sido bueno, especialmente en Estados Unidos. Después de que la pandemia aparentemente se originara en Wuhan debido a la cultura del silencio del PCCh, mejor considerada como una omertà criminal, el incidente del globo reforzó las percepciones negativas de Estados Unidos sobre el régimen de Beijing.

En Estados Unidos, tres strikes y estás fuera. El PCCh está en camino de innumerables strikes, considerando todo lo que ha hecho a lo largo de la historia. El globo es lo de menos.

Entonces, ¿qué estaba pensando el líder chino Xi Jinping? ¿Lo sabía siquiera? ¿Pensaba el PCCh que nuestra ingenuidad duraría para siempre?

A medida que las relaciones entre EE. UU. y China continúan durante años de deflación, estamos gradualmente, demasiado gradualmente, dificultando que las empresas con sede en China hagan negocios en Estados Unidos.

En el lado positivo, los aranceles del 25 por ciento del expresidente Donald Trump impuestos a China fueron confirmados por la administración Biden. Eso dio una señal a los fabricantes del Reino Medio de que si querían continuar vendiendo a los clientes estadounidenses, tendrían que salir del territorio del PCCh.

Entre los destinos de las empresas que abandonan China se encuentran India, Vietnam, Bangladesh y Etiopía. Pero solo hay un lugar especialmente adecuado para abastecer los mercados estadounidenses. No solo tiene mano de obra barata, sino un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y proximidad geográfica al suroeste estadounidense.

Ese lugar es México.

ESTADOS UNIDOS-POLÍTICA-ECONOMÍA-TARIFAS
Los contenedores de envío, incluidos los de China Shipping, un conglomerado de envíos bajo la administración directa del Consejo de Estado de China, esperan ser transportados en una línea ferroviaria en el Puerto de Long Beach en Long Beach, California, el 12 de julio de 2018. (Frederic Marrón/AFP/Getty Images)

Desde que Biden asumió el cargo, las empresas chinas se han dado cuenta de sus ventajas y han construido silenciosamente sus sistemas de fabricación justo al sur de la frontera de EE. UU.

Un artículo del New York Times publicado el 3 de febrero por Peter S. Goodman cubrió la tendencia en detalle.

Y China no es la primera. Japón y Corea del Sur también han trasladado parte de su producción a México para etiquetar sus productos como “Hecho en Mexico” y transportarlos al norte de la frontera libres de impuestos.

Las empresas con sede en China que se aproximan al mayor importador del mundo, Estados Unidos, están impulsadas no solo por la necesidad de evadir los aranceles, sino también por acortar las distancias de envío y los costos correspondientes. El costo de enviar un contenedor desde China a Estados Unidos aumentó más del 350 por ciento entre 2019 y 2022.

Algunas tarifas de envío aumentaron mucho más, de USD 2000 por contenedor a USD 20,000.

Goodman señala que las empresas de China que se aproximan al otro lado del Río Grande dan fe de la “suposición cada vez más profunda de que la brecha que divide a Estados Unidos y China será una característica duradera de la próxima fase de la globalización”.

El estado de Nuevo León en México, por ejemplo, ha cosechado casi USD 7000 millones en inversión extranjera desde octubre de 2021. Eso convierte al estado en el segundo destino de inversión extranjera más grande de México después de la Ciudad de México. El 47 por ciento de la inversión en Nuevo León proviene de Estados Unidos, pero el segundo origen más grande es China, con un 30 por ciento.

Una sola empresa con matriz en China dentro de México puede representar miles de puestos de trabajo. Man Wah, una empresa china de muebles que se habría mudado a México el año pasado para evadir aranceles y costos de envío, está construyendo una fábrica de USD 300 millones en Nuevo León. La empresa planea contratar a 6000 trabajadores para producir 900,000 muebles al año. La mayoría de esos muebles probablemente se venderán en Estados Unidos.

No olvidemos que cada trabajador que la economía estadounidense pierde frente a China o México sustentaría una familia aquí, financiaría los servicios gubernamentales y fortalecería las economías locales, desde las tiendas de alimentos hasta la construcción de viviendas. Sí, los estadounidenses quieren precios más baratos, pero en tiempos de dificultades económicas, elevada deuda pública y crecientes riesgos geopolíticos para la democracia por parte de China y Rusia, quizá no sea el mejor momento para que el más poderoso defensor de la libertad del mundo regale sus mercados.

Los aranceles a China están teniendo los efectos deseados, pero solo parcialmente. Estaban destinados a trasladar empleos de China a Estados Unidos, pero muchos de esos empleos, de hecho, se están trasladando a México. Su objetivo era reducir el poder económico de China, en el que se basa su poder militar. Pero los beneficios del desplazamiento de China hacia el sur volverán a China y, por lo tanto, reforzarán el militarismo del PCCh.

Al igual que con los aranceles a China, el Congreso de EE. UU. debería ayudar a los estadounidenses a comprender si los precios más bajos que obtenemos de la producción en México realmente valen la pena por la pérdida de puestos de trabajo para México y la pérdida de ganancias para China, además de un fracaso continuo en la plena reindustrialización de Estados Unidos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.