Las estrechas conexiones entre JPMorgan y el PCCh

El gigante financiero es golpeado por el virus del PCCh
Por Wang Jin
22 de Mayo de 2020
Actualizado: 22 de Mayo de 2020

Opinión

En abril, la pandemia del virus del PCCh (nuevo coronavirus) se propagó en el departamento de comercio de la sede de JPMorgan en Manhattan. El Wall Street Journal informó el 7 de abril que unos 20 empleados del quinto piso de la sede de JPMorgan Chase dieron positivo al virus del PCCh, y otros 65 fueron puestos en cuarentena; muchos agentes que compran y venden acciones y venden estrategias de comercio a los clientes trabajan en el quinto piso del edificio.

Bill Pike, un exejecutivo de JPMorgan Chase, también falleció el 18 de marzo debido a la infección con el virus del PCCh.

JPMorgan Chase, con sede en Manhattan, Nueva York, es la mayor institución de servicios financieros de Estados Unidos, con activos mayores que Bank of America, Wells Fargo o Citigroup. ¿Por qué el virus del PCCh ha afectado tan duramente a JPMorgan Chase?

¿Cuál es la relación entre JPMorgan y el Partido Comunista Chino (PCCh)? Este artículo explora la relación simbiótica entre ambos como un cuento con moraleja.

Las empresas chinas que cotizan en el mercado de EE.UU. financian al PCCh como si fueran transfusiones de sangre

Durante décadas, JPMorgan Chase ha desempeñado un papel clave como suscriptor principal para ayudar a muchas empresas chinas a obtener OPIs (ofertas públicas iniciales) en Estados Unidos o Hong Kong, recaudando una cantidad asombrosa de capital estadounidense para el PCCh.

Un suscriptor principal, según el sitio web de Divestopedia, es “por lo general un banco de inversiones que ayuda a una organización a vender sus acciones al público por primera vez. En el caso de grandes ofertas, un grupo de suscriptores se unen para formar un sindicato y la entidad que lidera este sindicato es el suscriptor principal”.

WeDoctor de China tiene previsto cotizar en bolsa en Hong Kong en la segunda mitad de 2020 y planea hacer una oferta pública inicial de USD 1000 millones. JPMorgan Chase es también uno de los suscriptores elegidos por WeDoctor.

Según los datos de la Baidu Baike de China (Enciclopedia China online), JPMorgan Chase ocupa el primer lugar en cuanto a acciones asiáticas y emisiones relacionadas con las acciones desde 1993. Desde entonces, la empresa ha suscrito 88 transacciones de acciones para empresas asiáticas. Dado que no se trata de los datos más recientes, es probable que el número de transacciones de acciones que ha suscrito sea superior a éste.

¿Qué empresas chinas trabajaron con JPMorgan Chase para OPIs en EE.UU. o Hong Kong?

Los siguientes son solo algunos ejemplos de empresas chinas que trabajaron con JPMorgan Chase en ofertas públicas iniciales (OPIs), según la información pública revelada por la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de EE. UU. y China (USCC) el 25 de febrero de 2019 y los informes de los medios de comunicación estatales chinos:

En 2014, Alibaba recaudó USD 21,800 millones en su oferta pública inicial en Nueva York. JPMorgan Chase y otros seis bancos de inversión actuaron como sus principales suscriptores de acciones. Al 25 de febrero de 2019, el valor de mercado de Alibaba superaba los USD 458,600 millones.

En un documento presentado al regulador de valores de EE.UU., Alibaba declaró que los bancos que manejaban sus OPIs estaban dispuestos a recibir un total de USD 300.4 millones en comisiones, o más del 1 por ciento de los ingresos.

En noviembre de 2019, Alibaba volvió a cotizar su oferta pública en Hong Kong. Cinco conocidos bancos de inversión, incluido JPMorgan Chase, fueron los suscriptores de la cotización secundaria de Alibaba en Hong Kong. Los medios de comunicación de China continental informaron que la oferta recaudó unos USD 15,000 millones.

Alibaba tiene una estrecha relación con los “príncipes jóvenes” del PCCh (hijos de los principales funcionarios comunistas). Según el New York Times, algunos de los ejecutivos de las cuatro empresas chinas que invierten en Alibaba son hijos y nietos de más de 20 funcionarios del PCCh que formaron parte del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh después de 2002, incluido el nieto de Jiang Zemin, “Alvin” Jiang Zhicheng.

En 1996, el ferrocarril de Guangshen fue cotizado en Nueva York y Hong Kong, recaudando más de USD 500 millones. JPMorgan Chase fue uno de sus suscriptores . Al 25 de febrero de 2019, el valor de mercado de Guangshen Railway superaba los USD 3100 millones.

En 2000, PetroChina empezó a cotizar en la bolsa en Nueva York y recaudó más de USD 680 millones. JPMorgan Chase fue uno de sus principales suscriptores. Al 25 de febrero de 2019, el valor de mercado de CNPC superó los USD 123,600 millones. PetroChina es una empresa estatal china.

En 2001, Chalco cotizó en Nueva York y Hong Kong, recaudando fondos por USD 486 millones. JPMorgan Chase fue uno de sus suscriptores de acciones. Al 25 de febrero de 2019, el valor de mercado de Chalco superaba los USD 5800 millones.

En 2002, China Telecom cotizó en Nueva York y Hong Kong, recaudando USD 1520 millones. JPMorgan Chase fue uno de sus suscriptores. Al 25 de febrero de 2019, el valor de mercado de China Telecom superó los USD 45,500 millones.

En 2014, China Momo (Momo, Inc.) cotizó en Nueva York, recaudando fondos por USD 216 millones, con JPMorgan Chase como uno de sus principales suscriptores. Al 25 de febrero de 2019, el valor de mercado de Momo superó los USD 6800 millones.

La USCC declaró que, al 25 de febrero de 2019, había 156 empresas chinas (la cifra no incluye las empresas chinas extraterritoriales que cotizan en Hong Kong) que cotizaban en las tres principales bolsas de Estados Unidos—el New York Stock Exchange, el NASDAQ y el American Stock Exchange—con un valor de mercado de USD 1.2 billones.

Roger Robinson, el estratega económico y financiero del expresidente estadounidense Reagan, estimó que “Estados Unidos tiene aproximadamente USD 1.9 billones invertidos en acciones chinas y otro billón en bonos”.

Además del mercado de valores, otro mercado importante para la financiación del PCCh en el extranjero son los bonos.

Grandes fondos de bonos

Durante este momento crucial de la lucha mundial contra la pandemia del virus del PCCh, JPMorgan Chase parecía haber hecho un gran movimiento en silencio.

El 28 de febrero de 2020, JPMorgan Chase incluyó en su índice global de bonos gubernamentales de mercados emergentes nueve bonos del gobierno local chino (PCCh). De acuerdo con el plan, la inclusión se completará paso a paso dentro de 10 meses.

JPMorgan Chase anunció esta noticia en septiembre de 2019, y esta vez se implementó como se había planeado originalmente.

Se informó que después de la inclusión, las inversiones internacionales que “rastrean” el índice asignan automáticamente los bonos chinos en proporción. Goldman Sachs calculó que con esta inclusión se espera que atraiga USD 3 mil millones en fondos extranjeros al mercado de bonos chinos cada mes.

Los expertos de la industria dijeron que después de que los bonos del gobierno del PCCh estén completamente incluidos en el índice JPMorgan Chase, pueden alcanzar el límite de ponderación del 10 por ciento del índice.

Según los informes de los medios de comunicación de China continental, Bloomberg calculó que cuando el peso de la inclusión de los bonos de China alcance el 10 por ciento, la escala de las potenciales entradas de capital extranjero a China superará los USD 20,000 millones.

La incorporación de los bonos del gobierno chino en los principales índices de bonos internacionales ha contribuido a la entrada de capital extranjero en China. En febrero de este año, la propiedad extranjera de los bonos chinos alcanzó un máximo histórico.

Durante la pandemia, JPMorgan fue parte de la ceremonia de apertura online de Shanghai

En el marco de la pandemia, Shangai celebró el 20 de marzo de 2020 una ceremonia de apertura online para las sucursales locales de cinco instituciones mundiales, entre ellas JPMorgan Chase, Invesco y Russell Investment.

El 18 de diciembre de 2019, JPMorgan anunció que la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) había aprobado un Permiso Comercial de Valores y Futuros para JPMorgan Securities (China) Company Limited. La aprobación allana el camino para que la compañía de valores de propiedad mayoritaria de JPMorgan en China comience las operaciones comerciales.

Filippo Gori, CEO de JPMorgan, Asia Pacífico, dijo en la declaración de la empresa: “China representa una de las mayores oportunidades para muchos de nuestros clientes y es un componente crítico de los planes de crecimiento de JPMorgan en Asia Pacífico, y a nivel mundial”.

Según un informe de Sina, JPMorgan ha publicado más de 30 oportunidades de carrera y trabajo en China en 2020.

Los negocios e inversiones de JPMorgan en China tienen una larga historia.

Un negocio con profundas raíces en China

La siguiente información histórica está tomada del sitio web oficial de JPMorgan.

1973

El presidente de Chase, David Rockefeller, lidera una delegación de EE.UU. a China para reunirse con el primer ministro chino Zhou Enlai. En el mismo año, Chase se convierte en el primer banco de EE.UU. en ser designado como banco corresponsal del Banco de China.

1997

JPMorgan actúa como colocador de deuda conjunto para la emisión de bonos de USD 500 millones de la República Popular China.

2001

El presidente y director general de JPMorgan, Bill Harrison, se reúne con el presidente de China, Jiang Zemin, en Beijing.

Se establece el JPMorgan Chase Bank (China) Company Limited, el banco incorporado localmente de la firma.

JPMorgan recibe la aprobación de la Comisión Reguladora de Valores de China para crear una empresa conjunta de futuros, conocida como JPMorgan Futures Company Limited.

2011

JPMorgan firma los acuerdos de inversión en Beijing para establecer una corporación de garantía de empresa conjunta chino-extranjera como uno de los principales inversores.

2015

JPMorgan Chase & Co. forma una asociación estratégica con el Postal Savings Bank de China.

2017

JPMorgan recibe una licencia de agente de liquidación de bonos tipo A en China.

JPMorgan recibe la licencia de suscripción de instrumentos de financiación de empresas no financieras en el mercado de bonos interbancarios de China.

JPMorgan fue nombrado por el Banco Popular de China como banco de compensación de renminbis (RMB) en EE.UU.

JPMorgan ofrece la negociación y compensación de contratos de futuros de petróleo crudo denominados en renminbi para sus clientes en el interior y el exterior del país.

JPMorgan presenta una solicitud a la Comisión Reguladora de Valores de China con el fin de establecer una nueva empresa de valores en la que tendría una participación del 51 por ciento.

JPMorgan China se convierte en un creador de mercado de Bond Connect, actuando como uno de los proveedores de precios para servir al tramo de Northbound Link de la conexión entre el mercado de bonos de China continental y Hong Kong y los inversores extranjeros.

Los siguientes son algunos de los servicios financieros proporcionados por JPMorgan en China:

En septiembre de 2003, cuando China Telecom anuncia su plan de hasta USD 10,000 millones para adquirir seis redes telefónicas provinciales de su empresa matriz, Morgan Stanley fue el único asesor financiero de la empresa.

En 2004, el productor dominante de petróleo y gas en alta mar de China, CNOOC, lanzó un bono de USD 750 millones en el mercado internacional de capitales. JPMorgan fue uno de los colocadores de deuda.

Entre los muchos servicios financieros y proyectos de inversión llevados a cabo en China, ¿cuál es la escala de ingresos que JPMorgan podría obtener? El siguiente caso puede ilustrar.

En una de las mayores fusiones tecnológicas de la historia, Dell compró EMC por casi USD 67,000 millones en 2016. Morgan Stanley era el principal asesor financiero de EMC, mientras que JPMorgan era el principal asesor financiero de Dell. Juntos, pueden haber obtenido hasta USD 210 millones en honorarios de asesoramiento, según las estimaciones de la empresa consultora Freeman & Co.

El programa “Hijos e Hijas” de JPMorgan para ganar el favor del régimen

Una investigación de tres años sobre JPMorgan marca una de las primeras grandes medidas contra un gran banco estadounidense por infringir la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA). Esta legislación prohíbe a las empresas hacer pagos o dar “cualquier cosa de valor” para obtener negocios de funcionarios extranjeros.

El Wall Street Journal informó que JPMorgan Chase & Co. contrató a amigos y familiares de ejecutivos en tres cuartas partes de las principales empresas chinas que cotizó en la bolsa en Hong Kong durante una década de auge de las ofertas públicas iniciales de acciones en China, según un documento compilado por el banco como parte de una investigación federal sobre sobornos.

Obviamente, este programa estaba destinado a salvaguardar los negocios dentro de JPMorgan asegurando su conexión comunista.

Charles Li, el jefe de la bolsa de Hong Kong, estuvo involucrado en controvertidos esfuerzos de contratación cuando trabajó en JPMorgan Chase & Co., recomendando que el banco empleara a hijos y conocidos de funcionarios chinos, clientes y potenciales clientes, según personas familiarizadas con el asunto y correos electrónicos revisados por The Wall Street Journal.

Entre los recomendados se encontraba un amigo de la familia de Huang Hongyuan, entonces funcionario superior de la Comisión Reguladora de Valores de China y ahora presidente de la Bolsa de Valores de Shanghai.

Otras personas recomendadas fueron Liu Lefei, hijo de Liu Yunshan, actual jefe del Departamento de Propaganda del PCCh y miembro del Comité Permanente del Politburó.

También se incluye a la hija menor del exjefe ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying. Ella hizo una pasantía en una subsidiaria de Hong Kong de JPMorgan Chase & Co. Leung Chung-yan hizo la pasantía en el verano de 2010 cuando estaba en la escuela secundaria, cuando el programa de pasantías del banco ofrecido en Hong Kong no se aplicaba a los estudiantes de secundaria.

En 2016, JPMorgan acordó pagar una multa de USD 264 millones para resolver las reclamaciones de que su contratación violaba la FCPA. Durante un período de siete años, entre 2006 y 2013, el banco contrató a unos cien pasantes y empleados a tiempo completo a petición de funcionarios del gobierno de China y de otros países de Asia como parte de sus esfuerzos por establecer relaciones bancarias en la región de rápido crecimiento. La contratación, denominada internamente “Programa de Hijos e Hijas”, permitió a JPMorgan ganar negocios que generaron USD 100 millones de ingresos para el banco.

Reconsiderando las relaciones con el PCCh

Lo único que permite al PCCh mantenerse a flote son las inversiones extranjeras de Estados Unidos y Occidente, según Kyle Bass, fundador de Hayman Capital Management. En el Foro de China, una conferencia anual en Washington, D.C., Bass dijo el 26 de septiembre de 2019 que sin inversiones extranjeras, el PCCh no podría sobrevivir.

Steve Bannon, exestratega jefe de la Casa Blanca, dijo “El Partido Comunista Chino es el monstruo de Frankenstein creado por las elites de Occidente, el capital proporcionado por las élites de Occidente, la tecnología que es proporcionada por las élites de Occidente”.

Instó a los países occidentales a que dejaran de proporcionar capital y tecnología a China. “Tenemos que detener eso. Tenemos que hacernos responsables. Esto no fue Xi, esto no fue Wang Qishan. Esto fuimos nosotros. Nosotros hicimos esto. Ese monstruo de Frankenstein es nuestra responsabilidad… Tenemos un fiduciario, una responsabilidad para desenmarañar esto”.

“No se trata de comercio, no se trata de la soja, no se trata del acero. Este es el mayor imperativo moral que tenemos”, dijo.

“Ahora la gente está conmocionada… Esto (China) lo impregna todo. Es el tema central de nuestro tiempo. Y el tema central, el tema central, es cómo tomamos los grandes valores de Occidente y miramos hacia otro lado por el dinero”.

“Estamos en un punto de inflexión porque el mundo está empezando a despertar que algo ha ido terriblemente mal, y la razón por la que fue terriblemente mal es por nosotros”.

Las empresas pueden querer reevaluar sus conexiones con el PCCh. La ganancia financiera temporal puede no valer las demás consecuencias que puedan derivarse.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:
El coronavirus sigue los vínculos con la China comunista

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS