Las flores cosmos de chocolate desprenden una dulce e intrigante fragancia

Por Daksha Devnani
17 de Septiembre de 2020
Actualizado: 17 de Septiembre de 2020

Para todos los amantes del chocolate, la flor cosmos de chocolate puede ser una gran adquisición para su jardín. Aparte de su dulce e intrigante fragancia a chocolate, esta impresionante flor con sus grandes pétalos aterciopelados de color rojizo-marrón también pueden ser un regalo para nuestros ojos.

Originaria de la región de México, el cosmos de chocolate, cuyo nombre científico es Cosmos Atrosanguineus, se extinguió en estado silvestre desde hace más de 100 años, pero aún se puede cultivar en todo el mundo.

(WolfBlur/Pixabay)

La cualidad más impresionante de estas flores raras es su singular fragancia, que se desprende por la presencia de un compuesto de vainillina que también es un componente esencial de la vainilla y, por supuesto, de la mayoría de los chocolates. Las personas que tienen esta lida flor saben que la fragancia solo se intensifica con el paso de los días.

El aroma no solo hipnotiza a la gente, sino que también atrae mariposas, abejas, insectos y polillas.

El cosmos de chocolate es una planta herbácea perenne que puede crecer hasta una altura de 40 a 60 centímetros con una raíz tuberosa carnosa. Las flores, por su parte, tienen un diámetro de 3 a 4,5 centímetros, con un impresionante racimo en el centro que se eleva y sus pétalos de textura aterciopelada que se abren como una taza.

Las flores del cosmos de chocolate son resistentes y por lo tanto pueden crecer en el exterior como una planta perenne en las zonas de resistencia 7 y superiores. Aunque disfrutan de climas cálidos, cuando la temperatura es baja, se puede optar por cultivar estas plantas en un recipiente que cuelgue de su balcón; así se puede apreciar la fragancia y admirar la belleza de la flor.

Flor cosmos de chocolate. (Amanda_Slater/Flickr)

Además, el cosmos de chocolate, señala Gardening Know How es autoestéril; por lo tanto, no producirá semillas fértiles con su propio polen. El sitio web especializado sugiere que se deben buscar las raíces que tienen un “ojo” o un nuevo crecimiento en ellas para iniciar nuevas plantas.

La planta disfruta del sol al máximo y necesita al menos seis horas de luz solar al día. El cosmos de chocolate también requiere un suelo fértil y bien drenado, pero es importante tener en cuenta que demasiada agua puede hacer que el tallo o el tubérculo se pudra, lo que puede inhabilitar la reproducción y división asexual del bulbo.

Es importante recordar que la propagación se hace por la división de los bulbos solamente. Sin embargo, un riego profundo una vez a la semana, y dejar que la tierra permanezca seca entre riegos, puede ayudar a mantener la planta saludable.

Otra característica fundamental de la planta es que una vez que la flor muere, la planta se beneficia de esos nutrientes, lo que fomenta aún más el florecimiento.

Como el cosmos de chocolate produce maravillosas flores que pueden mejorar los interiores, se aconseja mantenerlas lejos de los niños, ya que podrían sentirse atraídos por su aroma y darle un mordisco a las flores.

Con su distintiva fragancia y su color llamativo, esta flor seguramente le recordará un pastel de terciopelo rojo.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS