Las mejores excursiones en Estados Unidos

Aquí están las mejores formas de estirar las piernas, desde caminatas urbanas hasta algunas de las rutas más espectaculares

Por Tim Johnson
30 de Agosto de 2020 4:58 PM Actualizado: 30 de Agosto de 2020 4:58 PM

Es la mejor manera de escapar, y no necesariamente necesita viajar lejos de casa. Con el camino que se extiende delante de usted, y con tal vez algún misterio detrás de la siguiente curva, el senderismo proporciona lo mejor de todo: aire fresco, ejercicio y la capacidad de separarse, física y psicológicamente, del bullicio que le rodea. ¿Y la mejor parte? Puede ir solo, o acompañado de su familia y amigos, y los viajes pueden ir desde una simple caminata por el parque hasta una gran travesía de varios días. Aquí están algunos de las mejores rutas.

El Sendero de los Apalaches (AT)

Con una longitud de unas 2200 millas, atravesando un total de 14 estados, el Sendero Escénico Nacional de los Apalaches es probablemente el sendero más popular (y famoso) de Estados Unidos. Cerca de 2 millones de personas atraviesan alguna parte del AT cada año. Solo una pequeña fracción completa todo el trazado de una vez, desde la montaña Springer en Georgia hasta el monte Katahdin en Maine. Estos senderistas, llamados “thru-hikers”, se cuentan por cientos, y pasan meses alojados en una serie de refugios al aire libre a lo largo de la ruta.

Pero este también es un sendero donde usted puede elegir su sección favorita, y disfrutar de cualquier longitud que pueda soportar. Accesible y a pocas horas de muchos centros urbanos importantes, los washingtonianos, por ejemplo, pueden conducir durante el día y caminar algunas de las 101 millas que se extienden a lo largo de las vertiginosas crestas con vistas panorámicas de los valles a través del Parque Nacional Shenandoah, mientras que los habitantes de Filadelfia pueden viajar alrededor de una hora hasta Lehigh Gap, y caminar una sección donde el río Lehigh, muy por debajo, atraviesa las escarpadas alturas de Blue Mountain.

El Sendero del Macizo del Pacífico (PCT)

Una panorámica del Parque Nacional de las Cascadas del Norte. (Alex H. Pflaum/Unsplash)

Desde el borde sur de California, lindando con México, hasta el borde norte de Washington, en la frontera con Canadá, el “PCT” atraviesa algunos de los paisajes más impresionantes del oeste de Estados Unidos. A menudo aislada y remota, su ruta de 2650 millas exige cierto coraje a quienes intentan recorrer grandes secciones de ella, un intento que se hizo famoso en la película de Reese Witherspoon de 2014 “Wild”. Las nieves en la Sierra Nevada pueden persistir hasta el verano, y el desnivel varía considerablemente, desde el nivel del mar hasta el Forester Pass de 13153 pies en el límite entre Oregon y Washington. Pero no es necesario hacerlo todo, aquellos que buscan un desafío que no requiera meses de esfuerzo pueden intentar el John Muir Trail, uno de los tramos principales del PCT, que recorre 221 millas a través de cinco bosques y parques nacionales, pasando por lugares como el icónico Half Dome de Yosemite.

Lakefront Trail, Chicago

Lakefront Trail, Chicago. (Jonathan J. Castellon/Unsplash)

Este amplio sendero, que se extiende a lo largo de 18.5 millas a lo largo de las aguas azules del gran lago Michigan, late con actividad durante todo el año. Los caminantes, ciclistas, corredores y patinadores que lo recorren cruzan por algunos de los mejores parques, playas y atracciones de la ciudad. Los que lo completan comienzan en la playa Edgewater Beach y terminan en la orilla sur, bajando por un paseo sin apenas desnivel con carriles para dos sentidos.

Pero los visitantes ocasionales querrán detenerse con frecuencia. Chicago cuenta con algunos de los mejores parques y playas urbanas del mundo, por lo que quizás quiera pasear hasta la irresistible Cloud Gate (también conocida como “The Bean”) en el Millennium Park, o darse un chapuzón en la escondida 31st Street Beach, o visitar los 32,000 animales del Shedd Aquarium, o disfrutar de los espectáculos estilo carnaval —y probar un poco de algodón de azúcar— en el Navy Pier, de 3300 pies de largo, antes de quemarlo de nuevo en el sendero.

Beachwood Canyon Stairs, Los Ángeles

Esta es una aventura urbana que definitivamente requerirá un poco de estiramiento de piernas de antemano, ya que esta serie de escaleras estrechas (unidas por tranquilos y sinuosos caminos) suma un total de 861 escalones hasta llegar al lado de Beachwood Canyon, donde las casas, aferradas a la empinada ladera, han sido durante mucho tiempo el hogar de la élite de Hollywood, desde Charlie Chaplin hasta Madonna.

En este lugar, a lo largo y ancho de las “escaleras secretas”, los placeres son tanto históricos como naturales mientras uno recorre las casas construidas en los años 20 siguiendo el estilo de los libros de cuentos y anunciadas antaño por las letras de 45 pies del cartel de Hollywood. Visítelas al atardecer, y será recompensado por su esfuerzo y sus muslos doloridos mientras observa los últimos matices de la puesta de sol en el cielo y las luces interminables de Los Ángeles.

The High Line, ciudad de Nueva York

The High Line, Manhattan. (ActionVance/Unsplash)

Hace décadas, este era uno de los barrios más peligrosos de Nueva York —la Décima Avenida fue una vez apodada “Avenida de la Muerte”—, donde los trenes impacientes tronaban desde uno de los puertos más concurridos del país hasta los almacenes del lado oeste. En 1930, la ciudad salvó innumerables vidas levantando las vías, pero ese ramal ferroviario cayó en desuso y quedó abandonado en la década de los 80. Tras años de debate y muchos planes para derribarlo, se convirtió en un parque lineal verdaderamente excepcional, que se extiende a lo largo de 1.45 millas por encima del bullicio urbano, atravesando jardines, pasando por esculturas y atravesando directamente el casco de la antigua fábrica de Nabisco, el lugar de nacimiento de la Oreo. Suba una escalera desde las calles de abajo y escape a otro mundo. El único techo es el cielo, tómese el tiempo que necesite, caminando o corriendo a lo largo de él. Luego, recompénsese con una golosina de los camiones de comida (o quizás incluso con un vaso de vino), los podrá encontrar a lo largo del camino.

Diamond Head, Honolulu

La toba Diamond Head. (Savannah Rohleder/Unsplash)

¿Dónde se puede caminar desde un centro urbano importante (y capital del estado), hasta la cima de un volcán, con un esfuerzo mínimo, en menos de una hora? En Hawái, por supuesto. Una de las excursiones más populares de las islas, este sendero de 1.6 millas, transcurre desde el centro de un cráter hasta la cima del Diamond Head (llamado así porque los marineros británicos de la zona confundieron los cristales de calcita con los diamantes). Hay que pasar por una serie de curvas hasta el último paso, que son dos series de escaleras —una con 54 escalones, la otra con 99— que llegan hasta la cima. Una vez alcanzada la cumbre, uno se puede parar sobre el cono de un volcán extinto (que entró en erupción por última vez hace unos 300,000 años) y contemplar la ciudad, la playa y el océano bajo sus pies. El Pacífico azul bordea las playas blancas y las torres de Waikiki se divisan en el horizonte.

El Continental Divide Trail (CDT)

Las Montañas Rocosas, Colorado. (Holly Mandarich/Unsplash)

Recorriendo 3100 millas a lo largo de la Gran Divisoria de Estados Unidos, desde los desiertos de Nuevo México hasta los grandes cielos de Montana, el Continental Divide Scenic Trail, junto con los Apalaches y el Macizo del Pacífico, forma la tríada de las caminatas en Estados Unidos. Como resultado, solo un par de cientos de almas resistentes intentan hacer una excursión por aquí, y los que lo consiguen tardan unos seis meses en completarlo. Aún así, incluso para aquellos que no lo hacen, cualquier sección del camino puede ser un viaje gratificante, pisando la línea donde las aguas fluyen en direcciones opuestas, hacia el Atlántico y el Pacífico. El sendero se eleva por encima de los 14,000 pies en Colorado, pasando por géiseres espumosos en el Parque Nacional de Yellowstone y, en cada vuelta, encontrándose con algunas de las zonas salvajes más indómitas que Estados Unidos todavía tiene para ofrecer.

El escritor de Toronto Tim Johnson siempre está viajando, en busca de la próxima gran historia. Habiendo visitado 140 países en los siete continentes, ha rastreado leones a pie en Botswana, ha excavado en busca de huesos de dinosaurio en Mongolia y ha caminado entre medio millón de pingüinos en la isla de Georgia del Sur. Es colaborador de algunas de las publicaciones más importantes de América del Norte, como CNN Travel, Bloomberg y The Globe and Mail.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.