Las universidades están “infantilizando a sus estudiantes”, afirma Dennis Prager

Por Jan Jekielek
22 de Noviembre de 2019 Actualizado: 22 de Noviembre de 2019

“Por primera vez en la historia de Estados Unidos, la libertad de expresión está amenazada. Esto nunca había sucedido antes”, dijo Dennis Prager, presentador de un programa de radio y fundador de Prager University.

“Era lo único en lo que todos los estadounidenses estaban de acuerdo: puede que no esté de acuerdo con lo que usted tiene que decir, pero lucharé por su derecho a decirlo”, dijo Prager en una entrevista con The Epoch Times para el programa “American Thought Leaders”.

Prager protagoniza con el popular comediante y podcaster Adam Carolla en un nuevo documental, “No Safe Spaces.” La película, dirigida por Justin Folk, desafía a la censura y a las restricciones a la libertad de expresión en las universidades, especialmente a la proliferación de “espacios seguros” en los campus universitarios de Estados Unidos.

“Si usted está disgustado, es decir ofendido de alguna manera ofendido, se siente mal por la llegada de un orador al campus con quien no está de acuerdo, puede retirarse a un lugar: tiene un letrero. Dice ‘espacio seguro'”, dijo Prager.

En estos espacios seguros, los estudiantes pueden interactuar con individuos de ideas afines y no sentir que tienen que defender su identidad racial, sexual, de género, religiosa o política.

En algunos espacios seguros del campus, se te podría dar “un chocolate caliente, Play-Doh, animales de peluche y videos de gatitos jugueteando para calmarte y hacer que te sientas mejor”, dijo Prager.

“No es posible exagerar lo patética que es la existencia de espacios seguros”, dijo Prager. “Lo que la universidad está haciendo, por supuesto, es infantilizar a sus estudiantes”.

En todo el país, muchos profesores ofrecen ahora “advertencias de provocación” para advertir a los estudiantes que pueden estar expuestos a contenidos que les resultan angustiantes o traumaticos. Según una encuesta de NPR Ed más de 800 instructores de pregrado en 2016, cerca de la mitad de ellos han utilizado advertencias de provocación.

Las universidades también han cancelado charlas o apariciones de oradores conservadores, o han cobrado a grupos de estudiantes que los invitan con tarifas elevadas para personal de seguridad.

En el Middlebury College, los manifestantes gritaron al orador conservador Dr. Charles Murray, autor de “Coming Apart: El Estado de la América Blanca, 1960-2010”. Mientras intentaba marcharse, los manifestantes empezaron a empujarlo. Allison Stanger, una profesora y demócrata que debía debatir con Murray en el evento, trató de protegerlo de los manifestantes.

Como resultado, fue empujada y los manifestantes le jalaron el cabello. El incidente la dejó con un latigazo cervical y una contusión, simplemente “por tener la audacia de interesarse por las ideas de Charles Murray”, dijo Stanger en un artículo de opinión en The New York Times.

En la Universidad de California-Berkeley, en febrero de 2017, los estudiantes se volvieron violentos en sus protestas por una aparición programada del comentarista político de derecha Milo Yiannopoulos. Los manifestantes lanzaron bombas de humo, derribaron vallas de seguridad y provocaron incendios, según la policía. El discurso de Yiannopoulos fue cancelado.

Para Prager, la libertad de expresión es un valor fundamental y distintivo de Estados Unidos.

“Por eso los franceses le dieron a Estados Unidos la Estatua de la Libertad y a ningún otro país”, dijo Prager.

Señaló el ejemplo del Negacionismo del Holocausto, que está prohibido en muchos países europeos.

“En Europa, no se permite negar el Holocausto. Vas a la cárcel.” Pero en Estados Unidos, la negación del Holocausto no es ilegal.

Aunque Prager es judío, está de acuerdo en que la negación del Holocausto no debería ser prohibida.

Si bien los que niegan el Holocausto son “los más escoria de la escoria”, dijo Prager. “Sabemos que si hoy prohibimos la negación del Holocausto, mañana vamos a prohibir cosas que no son mentiras. Es inevitable”.

“¿Quién determina si usted puede hablar o no?”

Caos intelectual

Cuando Prager era un estudiante graduado en asuntos internacionales en la Universidad de Columbia, se quedó atónito por las “idioteces” de lo que estaba aprendiendo.

“Me enseñaron que la Unión Soviética y los Estados Unidos eran igualmente responsables de la Guerra Fría. Truman era un equivalente moral a Stalin cuando estuve en Columbia. Esto no es nuevo. Solo ha empeorado”, dijo Prager.

“¿Por qué está pasando esto? ¿Por qué está ocurriendo?” se preguntó Prager. Entonces, un día, tuvo una ” revelación “, la única revelación que ha tenido en su vida.

“Fue como si las nubes se abrieran y un rayo de verdad de increíble importancia me golpeara”, dijo Prager. “Estaba caminando por el campus de Columbia. Tenía unos 22 años, y estaba pensando, ya sabes, que me estoy volviendo loco. Estoy aprendiendo tonterías. Pero gente muy brillante me está enseñando tonterías”.

De repente, un versículo de la Biblia entró en su mente, uno que había estado escondido en los recovecos de su memoria de cuando lo recitaba regularmente en el jardín de infantes de la escuela religiosa judía.

Era del Salmo 111: “La sabiduría comienza con el temor de Dios”.

“Por eso no hay sabiduría en Columbia. No hay Dios en Columbia”, dijo Prager. “Y eso se ha quedado conmigo. El mundo secular produce conocimiento y no sabiduría”.

En muchos casos, “el intelectual secular” es “un idiota moral”, dijo Prager. “Los únicos que apoyaban a Stalin en Occidente eran los intelectuales”.

En opinión de Prager, los que hacen donaciones a las universidades permiten que su dinero “dañe a la humanidad”.

“No tengo alegría en decir eso. Soy un intelectual. Me encanta escribir. Me encanta leer. Me encanta el mundo de las ideas. Amo el mundo de la mente”, dijo Prager. Pero hoy en día, las universidades, especialmente los departamentos que no son STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en ingles), son “peores que terrenos estériles”.

“‘Lo políticamente correcto’ es un término demasiado suave. Hoy en día no existe la educación superior. Hay un mayor adoctrinamiento”, dijo Prager. “Cuando envías a tu hijo a la universidad, juegas a la ruleta rusa con sus valores”.

Aunque el seminario cristiano es honesto sobre sus metas —es decir, formar cristianos comprometidos— “la universidad no admite su meta de formar izquierdistas comprometidos”, dijo Prager. “Sales con desprecio por los fundadores de los Estados Unidos. Sales con desprecio por América. Sales creyendo que lo blanco o lo negro es importante”.

Señala los cambios en el plan de estudios de la Universidad de California-Los Ángeles. Hasta 2011, los estudiantes que se especializaban en inglés tenían que tomar un curso en Chaucer, dos en Shakespeare y uno en Milton. Pero en 2011, el requisito fue cambiado. Ahora, dice, todas las especialidades de inglés deben tomar tres cursos de entre las siguientes cuatro áreas: Estudios de Género, Raza, Etnicidad, Discapacidad y Sexualidad; Estudios Imperiales, Transnacionales y Postcoloniales; Estudios de Género, Estudios Interdisciplinarios, Teoría Crítica; o Escritura Creativa.

En la Universidad de Pensilvania, los estudiantes retiraron un gran retrato de Shakespeare de una escalera central del departamento de inglés y lo reemplazaron por Audre Lorde, una autodenominada “negra, lesbiana, madre, guerrera, poeta”.

La pintura de Shakespeare, autor de “la mas grande literatura inglesa en la historia de la literatura”, dijo Prager, fue eliminada porque “era un hombre europeo blanco y muerto”.

“Por eso son racistas. La izquierda es racista. A ellos les importa su sangre y su pigmento mucho más que a nosotros”, dijo Prager.

En opinión de Prager, los izquierdistas apoyan la segregación racial. Es por eso que instituciones como Harvard y la Universidad de Columbia tienen ceremonias de graduación para negros y por eso muchas universidades tienen un dormitorio para negros.

“El Ku Klux Klan y la izquierda apoyan un dormitorio para negros”, dijo Prager.

Prager considera que la raza es totalmente intrascendente. Pero en algunos lugares, decir que la raza es insignificante se considera una “microagresión”, una negación de las diferencias culturales de las personas o una falta de reconocimiento de cómo un grupo minoritario ha sido históricamente oprimido.

La Universidad de California-Los Ángeles proporciona una hoja de herramientas para que los profesores reconozcan las “microagresiones”, que define como desaires o insultos —que pueden ser verbales o no verbales, intencionales o no intencionales— que “comunican mensajes hostiles, despectivos o negativos” a las personas, basados “únicamente en su pertenencia a un grupo marginado”.

Basado en esta hoja, decir cualquiera de las siguientes afirmaciones constituye una microagresión: “Estados Unidos es un crisol de razas”, “Estados Unidos es la tierra de las oportunidades”, o “Todos pueden tener éxito en esta sociedad si trabajan lo suficiente”.

La universidad, dijo Prager, está “moralmente enferma”.

Totalitarismo de izquierda

“La izquierda nunca ha creído en la libertad. Nunca. De palabra o cualquier otra cosa”, dijo Prager.

“Cada vez que escribo, cada vez que hablo, hago una gran distinción entre liberal y de izquierda”, dijo Prager. Según Prager, tanto los liberales como los conservadores creen en la libertad, pero los izquierdistas se oponen a ella. Y los izquierdistas “destruirán el liberalismo“.

El anhelo de libertad no es un instinto humano, es un valor aprendido, dijo.

“La gente anhela ser protegida, no ser libre”, dijo Prager.

En el mundo ideal de un izquierdista, “el gobierno cuida de ti. El gobierno cuida de tu familia, el gobierno cuida de tu comunidad”.

“Eso es una pesadilla para mí: que el gobierno o alguien más se ocupe de mí”, dijo Prager.

“Quiero cuidar de mí. Quiero cuidar de mi familia. Quiero cuidar de mi comunidad”, dijo. “Ese era el ideal americano”.

“La izquierda, por supuesto, es totalitaria. Todo izquierdismo en todas partes tiene una tentación totalitaria. Lo único que impide que la izquierda en Estados Unidos sea totalitaria es que no tiene todo el poder. Pero dondequiera que tengan todo el poder, son totalitarios. El campus de la universidad es el ejemplo más obvio”, dijo Prager.

“No hay espacios seguros” presenta a individuos de todo el espectro político que hablan en contra del concepto de proteger emocionalmente a los estudiantes de opiniones disidentes, incluyendo imágenes del expresidente Barack Obama y del comentarista de izquierda Van Jones.

“No espero estar de acuerdo con la gente en todo. Pero si no podemos ponernos de acuerdo en la libertad de expresión, no estamos de acuerdo en nada”, dijo Prager.

“American Thought Leaders” es un programa de Epoch Times disponible en Facebook, YouTube, y la página web de Epoch Times en inglés.

Sigue a Jan en Twitter: @JanJekielek

Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS