Las ventas de armas suben a pesar de las medidas demócratas de control de armas

Por Petr Svab
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

Después de una importante caída en las ventas de armas tras de la elección del presidente Donald Trump, las ventas se han recuperado nuevamente en los últimos meses, según la Fundación Nacional de Deportes de Tiro (NSSF, por sus siglas en inglés), una asociación de la industria del comercio de armas de fuego.

Se vendieron casi 4,8 millones de armas de fuego entre mayo y octubre, un 6,3 por ciento más que el periodo anterior que tuvo un total de 4,5 millones de armas vendidas.

La tendencia parece haberse acelerado en septiembre y octubre, cuando las ventas aumentaron un 15 y un 10 por ciento, respectivamente, frente a los mismos meses de 2018.

El aumento sigue a una importante desaceleración en las ventas que comenzó en diciembre de 2016 después de la elección de Trump.

Los números se basan en el análisis de datos del sistema de verificación nacional instantánea de antecedentes penales (NICS) del FBI hecho por la NSSF.

“Si bien no es una correlación directa con las ventas de armas de fuego, los datos de NICS ajustados por NSSF proporcionan una imagen más precisa de las condiciones actuales del mercado”, dice la fundación en una nota al pie de página de los datos.

Como indican los datos, las ventas de armas aumentaron más del doble entre 2005 y 2016, llegando a más de 15,7 millones en 2016.

Sin embargo, las ventas cayeron más del 11 por ciento en 2017 y luego más del 6 por ciento en 2018, hasta unos 13,1 millones.

“Con la perspectiva de leyes laxas de armas para los próximos cuatro años, la demanda ha disminuido y la venta de armas en Estados Unidos ha disminuido”, informó en 2018 The DataFace, una compañía de análisis de datos de San Francisco.

No está claro por qué exactamente las ventas comenzaron a repuntar nuevamente en mayo. Podría ser que algunas personas se asustaron por la prohibición de Trump sobre las existencias de tope, que permiten que los rifles semiautomáticos disparen tan rápido como los automáticos. Al menos algunos defensores de los derechos de armas se opusieron a la prohibición.

Pero la administración anunció la restricción en diciembre de 2018, mientras que las ventas de armas siguieron una tendencia a la baja durante los próximos cuatro meses, según los datos.

La aceleración del aumento de las ventas en septiembre y octubre siguió a la retórica de la regulación de armas por parte del candidato presidencial demócrata y exrepresentante de Texas Beto O’Rourke.

A principios de agosto, dos tiroteos dejaron un total combinado de 32 muertos y 51 heridos. Uno ocurrió en Dayton, Ohio, y el otro en El Paso, Texas, que era el distrito de O’Rourke.

Los tiroteos masivos generalmente son seguidos por un aumento en las ventas de armas, ya sea por preocupaciones de seguridad de los compradores o porque la gente espera una reacción de los defensores de regulación de armas que busque limitar su compra.

O’Rourke intensificó su retórica después de los tiroteos y propuso una recompra obligatoria.

“Me preguntaron cómo abordaría los temores de las personas de que les quitaremos sus rifles de asalto”, dijo en un tuit del 2 de septiembre. “Quiero ser claro: eso es exactamente lo que vamos a hacer. Los estadounidenses que poseen AR-15 y AK-47 tendrán que vender sus armas de asalto. Todos ellos”.

Desde entonces ha repetido su posición varias veces.

“Rifle de asalto” se ha convertido en un término poco definido que se refiere comúnmente a rifles con empuñadura de pistola, cargador desmontable y algunas partes de plástico.

La NSSF define tales armas de fuego como “fusiles deportivos modernos“.

A pesar de ser las armas más populares vendidas hoy, los rifles han estado involucrados en menos del 3 por ciento de los homicidios de armas en 2018, según los datos que la mayoría de las agencias de policía proporcionan al FBI. Mientras que 297 personas fueron asesinadas con un rifle en 2018, más de 1500 fueron heridas o asesinadas con puñales, 443 fueron asesinadas con un objeto contundente, como un palo o un martillo, y 672 fueron golpeadas hasta la muerte sin armas u objetos.

La mayoría de los contendientes presidenciales demócratas apoyan agregar al menos algunas restricciones de armas de fuego y todos apoyan una “prohibición de armas de asalto”, según un artículo publicado en agosto por The Washington Free Beacon.

Los comentarios de O’Rourke parecen haber recibido la mayor cobertura mediática. La Asociación Nacional del Rifle, el mayor grupo de defensa de los derechos de armas del país, lo calificó informalmente como el “vendedor del mes AR-15” en un tuit de septiembre.

Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab

A continuación

La infiltración comunista en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS