Las verdaderas razones detrás del discurso de estímulo económico chino

18 de Marzo de 2015
Actualizado: 18 de Marzo de 2015

Cuando las cosas no salen según lo planeado, los planificadores centrales suelen recurrir a un viejo truco: Hablar acerca de un estímulo potencial.

Si todo va bien, la charla es suficiente para convencer a los mercados, y los estímulos reales necesarios serán muy pocos. Pero hablar es muy fácil.

Para China, las cosas no van realmente según lo planeado en este momento. En lo que va de este año, el crecimiento del PIB cayó a 7,3 por ciento, el más bajo en dos décadas, y una variedad de indicadores económicos como la producción industrial, las ventas al por menor, y las inversiones en activos fijos estuvieron por debajo de las expectativas.

Así que en el anticuado buen discurso burocrático, el primer ministro chino Li Keqiang prometió mercados para “reforzar nuestra orientada regulación macroeconómica”, si es necesario y “todavía tenemos una serie de instrumentos de política a nuestra disposición”.

Esta promesa se produce después de que el Banco Popular de China (PBOC) ya había bajado las tasas de interés dos veces en los últimos dos meses y a su vez el país descendió en su objetivo de crecimiento del PIB para el año con el siete por ciento.

El mercado de valores debidamente recuperó más de un dos por ciento en Shanghái, pero las siguientes preguntas quedan cuando uno quiere entender los planes de estímulo chino: ¿Qué han hecho ya?, ¿por qué están realmente haciéndolo?, y ¿qué pueden realmente hacer?.

¿Qué han hecho ya?

Hay dos sectores en los que los planificadores centrales pueden estimular. El primero es el fiscal, el segundo el monetario. Después de gastar 640 mil millones de dólares a raíz de la crisis financiera de 2008, las medidas en el frente fiscal han estado bastante sosegadas, aunque hubo algún tipo de actividad en los últimos tiempos.

El mecanismo preferido utilizado recientemente fue el estímulo monetario en forma de 160 mil millones de dólares en “préstamo complementario comprometido” con el Banco de Desarrollo de China en julio de 2014, que por lo general derrocha en grandes proyectos de infraestructura, como la presa de las Tres Gargantas. Por supuesto, no habrá otra represa en el río Yangtze, pero de todos modos el dinero va a encontrar su camino en la economía.

El Banco Popular de China luego entregó 80 mil millones de dólares en préstamos a corto plazo a bancos más pequeños en septiembre y las acciones estaban con mucho movimiento,  aumentando en un  50 por ciento en seis meses. Este pequeño paquete tranquilizador marcó una orientación en la política acomodativa de los comerciantes que empezaron con sus especulaciones de ganancia.

El índice compuesto de Shanghái:

tradingeconomics.com

Por si fuera poco, y también para apoyar las operaciones de ganancia y el inicio de nuevos préstamos, el Banco Popular de China también redujo el índice de reservas requerido.

¿Por qué lo están haciendo?

Hay un par de consideraciones sobre China al ajustar sus resultados económicos. En primer lugar,  las acciones chinas de un rendimiento inferior en el S & P 500 durante los últimos cinco años en un enorme 63 por ciento, así que empujando la liquidez y alentando el beneficio comercial fue una solución simple para eso. Después de todo, si la reserva federal puede hacerlo, también lo puede el Banco Popular de China.

El rendimiento del Indice Compuesto de Shanghai en comparación con el índice S & P 500 durante el año anterior al 16 de marzo de 2015. (Google Finanzas pantalla)

El rendimiento del Índice Compuesto en Shanghái en comparación con el índice S & P 500 durante los cinco años anteriores al 16 de marzo de 2015. (Pantalla de Finanzas de Google)

Otra razón es el tipo de cambio, que fue aumentado con respecto al dólar hasta que el régimen lanzó las dos medidas de estímulo y la reserva federal paró su versión de expansión cuantitativa (QE) por completo.

Un tipo de cambio ascendente es malo para China, ya que hace menos competitiva las exportaciones y el sector exportador sigue siendo responsable de muchos puestos de trabajo, por lo que el régimen no quiere que se derrumbe por completo.

Dólar estadounidense Versus Yuan chino:

tradingeconomics.com

Sin embargo, el empleo es también la razón por la que el régimen no ha estimulado más.

Según Richard Koo de Nomura, “Es muy posible que una desaceleración más fuerte impulsaría un estímulo fiscal y monetario adicional de las autoridades, pero creo que una de las razones por lo que su respuesta hasta ahora ha sido relativamente tibia es la opresión extrema que sigue caracterizando al mercado laboral chino”.

El trabajo ofrece al cociente de los solicitantes en comparación con la tasa de crecimiento del PIB (Nomura)

A pesar de la caída del crecimiento del PIB, todavía hay muchas más ofertas de trabajo que buscadores de empleo. La escasez pone presión sobre los salarios, y el régimen le teme a la inflación tanto como lo hace al desempleo porque los chinos son especialmente sensibles a los precios de los alimentos.

“Si el gobierno fuera a dar a conocer un paquete de estímulos a gran escala en un momento en el que el mercado laboral está tan apretado, podría avivar el fuego inflacionario y crear obstáculos a una asignación más eficiente de los recursos”, dijo Koo.

Leland Miller del libro Beige de China, en una encuesta en el terreno de la economía china, está de acuerdo: “El PIB es para el consumo público. Es una narrativa política; es más  una narrativa mediática que otra cosa. Los chinos no van a estimular para llegar a un determinado destino, pero el banco central estimulará para mantener el mercado laboral en buena forma. Quieren evitar colapsos sociales, por lo que estamos hablando de crecimiento del empleo; estamos hablando de inflación”.

¿Qué pueden hacer?

Una vez que uno de estos temas se sale de control, el régimen tendrá un problema: No estimular para nada y  tendrá desempleo, estimular demasiado y obtendrá inflación.

Por ello, el régimen sigue hablando de estímulo y lanza modestos estímulos monetarios siempre que  sienta que los mercados financieros lo necesitan. Futuros recortes de tasas o reducciones en el porcentaje de reservas requeridas, así como los préstamos a través de la banca de desarrollo y la financiación adicional a través del Banco Popular de China se mantendrán como opciones.

Además, el régimen aumentó el gasto público en el nivel central, mientras reduce los excesos financieros de los gobiernos locales. En general, el gasto público está arriba de 10,5 por ciento respecto al año en febrero, con los gastos del gobierno central creciendo más rápido que los locales.

“La situación fiscal de enero-febrero es consistente con nuestra opinión de que la política fiscal será más proactiva, con el gasto del gobierno central más alto, mientras que los ingresos del gobierno local están limitados por controles más estrictos sobre la deuda y más débiles ingresos por ventas de tierras debido a la corrección del mercado inmobiliario”, escribió Nomura en una nota. Así que con el fin de estimular un poco, China está dispuesta a arriesgar un déficit del 2,8 por ciento del PIB en 2015.

Hasta ahora, esta estrategia de presión y pequeños ajustes funcionó bien. Pero, ¿funcionará en una crisis inmobiliaria a gran escala?

TE RECOMENDAMOS