Lecciones para América Latina a partir de los actos de la República Popular China contra Taiwán

Por Evan Ellis
12 de Agosto de 2022 8:12 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2022 8:12 PM

Opinión

El intento de esta semana por parte de la República Popular China (RPC) de intimidar al gobierno de Estados Unidos, a la democrática República de Taiwán y a sus vecinos, debería ser una clara advertencia para América Latina al acoger préstamos, inversiones y otras iniciativas de la RPC que amplían la presencia e influencia de China en sus economías, instituciones y sistemas políticos.

Al promocionarse a sí misma en América Latina, la República Popular China suele hablar con retórica respetuosa de “relaciones en las que todos ganan” y su respeto por la soberanía de sus socios. En contraste con ese discurso falso, la agresión del Ejército de Liberación Popular (EPL) contra Taiwán esta semana muestra a América Latina cómo se comporta la RPC cuando se siente en una posición de poder, y lo que América Latina puede esperar conforme la influencia de la RPC sobre las economías y los sistemas políticos de la región crezca en el futuro.

Las delegaciones del Congreso de EE. UU. han visitado regularmente Taiwán desde que las fuerzas comunistas desplazaron al gobierno nacionalista del continente en 1949.

Sin embargo, en respuesta a la delegación del Congreso de EE. UU. encabezada por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en agosto de 2022, la República Popular China envió más de 13 buques de guerra y 100 aviones militares del EPL a través del estrecho de Taiwán para simular una invasión de la República Popular China, 49 de los cuales cruzaron la “línea media”en el estrecho de Taiwán entre los dos países.

La República Popular China disparó 11 misiles balísticos, cinco de los cuales cayeron en la zona económica exclusiva de Japón.

Estas agresiones de la RPC y su arrogante desprecio por los compromisos adquiridos en los tratados, los derechos y las posiciones legítimas de quienes se interponen en su camino son la norma cuando la RPC se siente poderosa.

La República Popular China ha hecho caso omiso de la Ley del Mar de las Naciones Unidas en sus reivindicaciones marítimas de “la línea de los nueve puntos” prácticamente hasta las puertas de sus vecinos asiáticos, ha transformado arrecifes y los bancos de arena en las zonas en disputa en bases militares para sus fuerzas, y ha utilizado la Guardia Costera de la RPC y la “milicia marítima” para desplazar a los buques comerciales y de otro tipo de los que se atrevieran a oponerse.

Una vez que adquirió el poder suficiente, anuló los compromisos contraídos en el tratado de 1997 con Gran Bretaña en relación con Hong Kong, reprimió la resistencia democrática allí y eliminó la mayor parte de la independencia del territorio. Encarceló a más de 2 millones de uigures étnicos en Xinjian en “campos de reeducación” y ha abrazado la invasión rusa a Ucrania.

Desde el Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi hasta los diplomáticos menores de China, la diplomacia arrogante del “guerrero lobo” es cada vez más la norma, no la excepción.

La intimidación de la República Popular China por la visita de Pelosi es coherente con sus reacciones cada vez más duras hacia quienes se han atrevido a desafiarla en otros lugares, incluida su interrupción de las compras de soja argentina en 2010 cuando aquel gobierno se atrevió a imponer sanciones contra los fabricantes chinos que hacían dumping en el mercado argentino perjudicando a los fabricantes argentinos.

También incluyen la interrupción de la cooperación de la República Popular China con México en 2011 cuando el entonces presidente Felipe Calderón se atrevió a recibir al Dalí Lama, así como la despiadada imposición de amplias sanciones económicas contra Australia en 2021 cuando esa nación se atrevió a pedir una investigación sobre los orígenes del COVID-19 en Wuhan.

La República Popular China una vez fingió deferencia hacia sus vecinos en Asia, tal como lo hace en América Latina. Podría decirse que el factor clave para que la RPC pase de las retóricas a la arrogancia despiadada en la búsqueda de sus objetivos en una región es su obtención de poder e influencia.

Los latinoamericanos deben recordar esta lección a medida que las empresas con sede en la República Popular China se vuelven cada vez más influyentes con USD 160,000 millones en participaciones de propiedad empresarial en la región, más de USD 138, 000 millones en préstamos bancarios de política, USD 170,000 millones en compras de productos básicos de la región en 2021, viajes pagados para que las élites latinoamericanas viajen a la RPC, miles de becas para estudiar en la República Popular China y una mayor presencia de la República Popular China en instituciones regionales como la CELAC y el Banco Interamericano de Desarrollo.

La actual agresión de la República Popular China contra Taiwán no debe descartarse como un fracaso porque el avión de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se haya colado con éxito en Taipei. Más bien, es parte de un patrón de retórica y acciones brutales de la República Popular China, dirigidas tanto a los que observan como a los que son objetivo directo, para inducir a esos observadores a una futura autocensura y autocontención para evitar “ofender” a la RPC.

Los latinoamericanos y otros, al comprender la reputación de la República Popular China de ser vengativa, caen regularmente en esta trampa. ¿Cuántos líderes políticos y empresariales latinoamericanos u otros moderan sus críticas al sistema político autoritario de la RPC, a la represión de la RPC en Xinjiang o Hong Kong, o a sus actividades militares contra Taiwán, o evitan expresar tales opiniones en público para no dañar los “intereses comerciales” o las “relaciones” que tienen con la RPC?

Está de moda en América Latina desviar las advertencias sobre el comportamiento depredador de la República Popular China argumentando que la región no debería tener que “elegir” entre EE. UU. y la República Popular China, o que Estados Unidos no siempre ha sido respetuoso de la soberanía de los gobiernos de la región. Sin embargo, en EE. UU., siempre ha sido sacrosanto permitir la crítica de quienes no están de acuerdo con sus políticas, tanto en el país como en el extranjero, incluso cuando una crítica similar resulta cada vez más imposible en China.

Los latinoamericanos que critican con dureza a EE. UU., en formas que nunca se atreverían a hacer con la República Popular China, deberían reflexionar sobre lo que sucederá con esas libertades cuando sus líderes políticos, organizaciones de medios y empleadores se vuelvan cada vez más dependientes del dinero de la República Popular China.

Los brutales intentos de la RPC de intimidar a Estados Unidos, Taiwán y sus vecinos son un recordatorio del tipo de socio al que sus élites están abriendo la puerta, a cambio de proyectos que proporcionan beneficios a corto plazo a los afortunados que firman los acuerdos, pero que reiteradamente no han proporcionado un valor duradero a la región.

El orden internacional occidental basado en reglas democráticas a menudo parece más caótico que el sistema de la RPC. Los gobiernos occidentales y el sector privado suelen ser más lentos a la hora de emitir cheques hasta que ven que los proyectos tienen sentido para el país, en lugar de simplemente asegurarse de que les paguen, independientemente de cómo resulte el proyecto, como suele ser el modus operandi de la República Popular China.

De hecho, las instituciones occidentales suelen poner condiciones inconvenientes pero importantes a los préstamos, como la transparencia y la buena gobernanza, y sin embargo reciben muy poco crédito entre los latinoamericanos promedio por el efecto positivo que tiene en la región la insistencia en estos aspectos.

El comportamiento de la República Popular China en Taiwán debería recordar a América Latina que su propio interés implica más que venderse al mejor postor. La seguridad, la prosperidad y la democracia futuras de la región se verán profundamente afectadas por las personas a las que empodere al dejarlas entrar en su círculo de confianza.

Este artículo se tradujo de la versión en inglés publicada por Newsmax.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.