Lecciones sobre cómo alinearse de forma saludable con el invierno

Por Lynn Jaffee
27 de Diciembre de 2021 1:55 PM Actualizado: 27 de Diciembre de 2021 1:55 PM

Acabamos de pasar el solsticio de invierno, en el que muchas personas celebran el paso del día más corto y el lento regreso de la luz a nuestro mundo en días cada vez más largos. Hay un elemento de triunfo asociado al solsticio: superamos los días más oscuros del año. Lo que frecuentemente se pasa por alto es que estos días fríos y oscuros son un componente importante para mantener nuestra salud y la de todos los seres vivos.

Ahora mismo, en Minnesota, el paisaje parece muerto. Los árboles están desprovistos de hojas y los campos están crujientes y marrones con las hojas secas, las hierbas y las flores silvestres del verano pasado. Sin embargo, los árboles y las hierbas no están muertos, sino que están en una especie de animación suspendida. Sí, sus hojas desaparecieron, pero todavía hay vida en las raíces y el núcleo de cada planta. Este periodo de letargo es el momento en que las plantas dejan de crecer por un tiempo, descansan y conservan energía para poder volver a brotar en primavera.

Los árboles y las plantas no son los únicos seres vivos que entran en reposo durante el invierno. Muchos animales, como los osos, las mofetas, los mapaches, los reptiles e incluso los insectos, hibernan en invierno. Su temperatura corporal se enfría y su ritmo cardíaco y su respiración se ralentizan, todo ello para sobrevivir al frío y proteger sus reservas de energía hasta que vuelva el tiempo más cálido.

En la teoría china, cada estación está asociada a una tarea energética que está grabada en el ADN de plantas y animales. Conocer la tarea de cada estación es una clave para la buena salud, y también lo mantiene en contacto con el mundo natural. Por ejemplo, la primavera es una época de expansión. Los pájaros emigran al norte para anidar, los animales que hibernan vuelven a estar activos, la savia empieza a correr en los árboles y empiezan a brotar las hojas. El verano es activo con la anidación, el apareamiento y la cría. En otoño, los animales buscan la abundancia de alimentos para proveerse de energía para el próximo invierno. Y la tarea estacional del invierno es el letargo; frenar, almacenar energía y regenerarse en la próxima primavera.

Mientras que los animales lo saben instintivamente, los humanos también sentimos estas tareas estacionales, pero nuestras señales están algo silenciadas, quizás porque hemos vivido en el interior durante miles de años. Pero la atracción de las estaciones está en lo más profundo de nuestro ADN. Se encuentra en el impulso de salir a correr y jugar en los primeros días cálidos de la primavera. Se encuentra en la brillante actividad del verano, y se encuentra durante la cosecha de otoño, cuando gravitamos hacia los alimentos más sustanciosos de la calabaza de invierno, las hortalizas de raíz, las sopas y los guisos.

Esto nos lleva al invierno. Lamento los dos kilos de más que la báscula dice que gané en el último mes. Me siento un poco culpable por quedarme en la cama más tarde por la mañana o por ir a dormir la siesta algunas tardes. Y aunque salgo al aire libre todos los días, me cuesta querer salir a caminar por los senderos y caminos que tanto me gustaban durante el verano. Racionalmente, sé que esto es lo que se supone que debe hacer mi cuerpo durante los días más fríos y oscuros del invierno: practicar el letargo. Diré “está bien” a los carbohidratos extra que de alguna manera terminan en mi plato de comida, y me daré el gusto de comer algunos dulces navideños. Intentaré estar bien con subir un poco de peso y dormir un poco más porque esto es lo que se espera del invierno.

La lección del invierno es ésta: Se supone que hay que bajar el ritmo, acumular un poco de energía y tomarse el tiempo necesario para recuperar la salud. La energía extra que acumula durante el invierno lo ayuda a mantenerse caliente, a alimentar su metabolismo y a reforzar su sistema inmunitario. Así que permítase comer comidas más pesadas, no tenga problemas con uno o dos kilos de más, duerma un poco más y sepa que esto es lo que su cuerpo necesita durante el invierno.

Lynn Jaffee es una acupuntora licenciada y autora de “Simple Steps: El camino chino hacia una mejor salud”. Este artículo fue publicado originalmente en AcupunctureTwinCities.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.