Lectores sienten el llamado a caminar por la senda del bien tras leer “Por qué existen los seres humanos”

Por Catherine Yang
21 de Febrero de 2023 12:49 PM Actualizado: 21 de Febrero de 2023 12:49 PM

Cuando Robert Ranck leyó por primera vez “Por qué existen los seres humanos” del Sr. Li Hongzhi, publicado por The Epoch Times, quedó conmocionado. Tanto que pasó los diez minutos siguientes sentado en silencio, dándole vueltas a lo que acababa de leer. El artículo había expresado mucho de lo que había creído a lo largo de su vida, ya fuera por intuición o por experiencia, pero que había sido incapaz de organizar, verbalizar o compartir con los demás.

“¿Soy solo yo?”, pensó. Después de leer el artículo, Ranck, que trabaja en fusiones y adquisiciones, se dio cuenta de que no estaba solo en el mundo. Nada más lejos de la realidad, ya que Falun Gong, la disciplina espiritual fundada por el Sr. Li, se ha extendido a más de 100 países de todo el mundo desde que se hizo pública en la década de 1990.

De hecho, muchos lectores del artículo han experimentado exactamente lo que sintió el Sr. Ranck.

Las respuestas a “Por qué existen los seres humanos” han llovido desde que The Epoch Times publicó el artículo en la víspera del Año Nuevo chino. Aunque las interpretaciones del texto son variadas y muy diversas, muchos lectores han sacado conclusiones similares. Para ellos, el artículo sobre el origen de la humanidad también les explicaba el propósito del ser humano y les afirmaba el camino de la bondad.

Una pequeña, pequeña gota

El artículo describe las etapas de la vida y el universo, y el tema tocó la fibra sensible de muchos lectores.

Rosina Yriart, piloto jubilada, dijo que, como cristiana, podía ver claramente el proceso descrito en el artículo.

“Nadie sabe cuándo llegará el fin de los tiempos, pero parece estar cerca, debido a todas las malas acciones”, dijo la Sra. Yriart. “No hay respeto por la vida… matar, ser inhumanos, no podemos seguir por este camino y esperar sobrevivir. Así que, a menos que cambiemos de rumbo, hay señales de que el fin está cerca”.

Ante esto, la desesperanza es una respuesta. Incluso puede ser fácil sentir que, aunque uno sea una buena persona, no tendrá ningún impacto. Para varios lectores, sin embargo, el recordatorio señalado en el artículo solo sirvió para avivar su compasión y fortalecer su fe.

“Creo que en el fondo, nosotros los humanos, creemos que fuimos creados a imagen de Dios. Realmente, creemos que somos seres espirituales”, dijo la Sra. Yriart. “Me encanta la idea de hacer hincapié en la compasión. Buscar la verdad: ¡imagínate!”.

Epoch Times Photo
Rosina Yriart. (Cortesía de Rosina Yriart)

En un mundo donde la gente es bombardeada con medios de comunicación y cultura que la alejan de Dios, la Sra. Yrirat dijo que sintió optimismo al conocer Falun Gong. Como abuela, se ha sentido descorazonada al ver cómo las religiones organizadas alejan a los jóvenes de la espiritualidad, y cómo la cultura moderna les impide aprender sobre Dios. Pero cuando leyó el artículo, se sintió inspirada para tomar una frase del mismo para la tarjeta de cumpleaños de su nieta de 15 años, y la forma en que la expresión de la joven se volvió pensativa al leerlo hizo que la Sra. Yriart se diera cuenta de que éste era un camino a seguir.

“[Falun Gong] podría aportar la espiritualidad que tanto necesitamos para atraer a los jóvenes”, dijo. “Parece dar a la gente la oportunidad de ser mejores personas. Convertirse en compasivos, ¿qué importancia tiene eso? Es una forma sencilla de enseñar espiritualidad sin la complejidad de grandes rituales. … Te conviertes en una persona superior cuando nos entiendes a nosotros y nuestra relación con el universo”.

La lectura del artículo le dejó “con ganas de más”, dijo Yriart: “¿Qué tipo de meditación? ¿Qué tipo de prácticas? Ahora voy a investigar un poco”.

La espiritualidad y la religión han sido importantes para Yriart toda su vida; hacía todo lo posible por ir a la iglesia todos los domingos y escuchaba misa por la radio cuando no podía. Llegó a Estados Unidos por la Constitución, solo para ver cómo se cerraban iglesias por motivos políticos en los últimos años. Conocer Falun Gong le dio la esperanza de que un “renacimiento espiritual” en la sociedad está al alcance de la mano. Lo compartió con una amiga suya, que le contestó diciéndole que tendría que leerlo al menos tres veces.

“Hay un ser superior, hay un Creador, y no podemos seguir ignorándolo en la sociedad”, dijo. “Entonces eso nos hace mejores personas. Entonces no somos las criaturas más grandes, fuertes e inteligentes del universo”.

“Ciertamente necesitamos la espiritualidad si queremos sobrevivir como civilización, esa es mi opinión”, dijo. “Me sentí muy agradecido de que se publicara el artículo”.

Thomas Brandow, también abuelo, dijo que su primera lección fue la misma: “Sé bueno con los demás”.

El Sr. Brandow y su esposa mantienen a sus tres nietos patinadores profesionales sobre hielo de alto rendimiento, y viven en una pequeña comunidad que él describió como “cercana a lo rural”. Se jubiló pronto, y ahora llevan una vida tranquila y se limitan a “ver pasar el mundo”.

Para él, el artículo reafirmó su fe en su misión, por pequeña que otros la consideren.

“Si conectas con el universo de alguna manera, eres una pequeña, pequeña gota, pero sigues teniendo una misión”, dijo. El Sr. Brandow dijo que resonaba con su profunda creencia de que “todos somos almas, y tener que pasar por la rutina de lo que representa la vida en la tierra”.

“No creo que deba ser una fiesta, creo que sobrevivir día a día y estar al servicio de uno mismo, de su familia y de su comunidad es una tarea ardua”, afirmó. “Ese trabajo duro en la tierra, no es solo la rendición de cuentas día a día, sino también por el alma que llevas dentro”.

Epoch Times Photo
Thomas Brandow. (Cortesía de Thomas Brandow)

Ranck cree que el artículo también aclara su misión en la Tierra.

Contó que tuvo una infancia dura y que antes se preguntaba por qué le había pasado eso.

“Pero quizá esta sea mi prueba. Tal vez yo mismo me puse esa prueba”, dijo. Sintió que había vivido otras vidas antes, y que él, su alma, vino a la tierra deliberadamente. “Siento que o me puse aquí y esto es una prueba, y estoy aquí para crecer, para ser bueno, en lugar de solo tratar de hacer algo aquí”.

“Creo que, especialmente ahora … realmente tienes que mantenerte firme, y tratar de ser una buena persona. Realmente lo creo, creo que este es el momento de hacerlo”, dijo Ranck. Hacer lo contrario, dijo, solo dejaría remordimientos.

Almas viejas

La reencarnación, una creencia más extendida en Oriente, puede resultar un concepto extraño para los occidentales. En general, se define como el renacimiento de un alma existente en un nuevo cuerpo.

El artículo también lograba poner en palabras lo que muchos lectores decían que antes solo podían describir como una especie de sensación, sueños, deja vu u otras cosas misteriosas que no podían definir.

“Siempre he entendido que había algo más grande y brillante”, dijo el Sr. Brandow. “Crecí en los Grandes Lagos y me sentaba mucho en la orilla mirando al cielo, y eso te abre la curiosidad”.

“Incluso de niño, y mis hermanos y yo lo experimentábamos mucho, nos mirábamos diciendo ‘algo me dice que hemos estado aquí antes’, y sabíamos que nunca habíamos estado aquí”, dijo el Sr. Brandow. “Pero luego descubríamos que el tatarabuelo era capitán de un barco que solía amarrar en la pila donde estábamos parados, y no lo sabíamos”.

“Siempre pienso en ello como ese ‘golpecito en el hombro’ que dice ‘oye, te estamos vigilando'”, dijo.

Incluso leer el artículo fue un “golpecito en el hombro”, contó Brandow. Estaba renovando la casa y de fondo sonaba una canción llamada “The Wheel of Karma”. De repente, sintió una presión en la cabeza como diciéndole “presta atención”. Poco después, vio el artículo traducido apenas publicado, donde se señalaba que la traducción de “Falun” era “Rueda del Fa”. La pequeña instancia le impulsó a compartir la historia así como el artículo con un amigo suyo, también un “alma vieja”.

Arthur Glenn Maynard, corredor de bolsa en el sector financiero y de seguros, dice que toda su vida ha sido un largo e intenso estudio de las religiones y la filosofía, a veces a través de su propio estudio, a veces de conversaciones con amigos y conocidos de muy variada formación espiritual, y a veces por la vía de su propia experiencia vivida —en esta vida o en una pasada.

“Soy y siempre he sabido que soy un alma vieja. Puedo recordar varias de mis vidas pasadas durante miles de años, una de esas muchas vidas fue en China, la parte oriental de China, de naturaleza imperial”, dijo. El Sr. Maynard no es el único; su amigo y maestro de artes marciales puede recordar experiencias similares, y ambos se conocieron como guerreros hace varias vidas. El Sr. Maynard y su hijo también fueron padre e hijo siglos atrás en las tierras altas escocesas.

Y el propósito de estas muchas vidas fue algo descrito en el artículo, dijo el Sr. Maynard, de “atravesar vidas y trabajar en el proceso de ascensión”.

Epoch Times Photo
Arthur Glenn Maynard. (Cortesía de Arthur Glenn Maynard)

“Y lo que es clave en el artículo del Sr. Li es su discusión sobre el karma, y cómo una persona vive su vida, y los actos que toman, y la forma en que toman los asuntos de la realidad en la tierra, y la corrupción en la tierra”, dijo. “Tengo claro que este es mi propósito en mi vida”.

“Llevo más de 20 años diciendo a mi vida que estoy aquí para la expiación, y que no puedo hacer daño a nadie. Cada acción que emprenda debe ser positiva en la interacción con los demás, porque estoy aquí para eliminar cosas que sucedieron en vidas pasadas”, dijo el Sr. Maynard. “Y cuando leí el artículo del Sr. Li, fue como si acabara de decir lo que he estado pensando durante 20 años”.

“Dirijo mi negocio y mi vida bajo la premisa de que estoy aquí para no hacer daño, que estoy aquí para mejorar la condición humana, y que eso es una expiación. Tal y como afirmó el señor Li”, dijo. “Así que cuando el artículo del Sr. Li llegó a mi mesa, lo leí cinco veces. Se lo pasé a algunos amigos… El señor Li es un orador profundo”.

El Sr. Ranck también sintió que el contenido del artículo, y la reencarnación que describe, le sirve de recordatorio para superarse.

“Sé que ya he estado aquí antes”, dijo Ranck. “También creo que voy a estar en otro sitio cuando todo esto acabe”.

Robert Ranck. (Cortesía de Robert Ranck)

“Yo existía antes de nacer, y después de nacer me iré a otra parte, y éste es solo un lugar temporal en el que estoy”, dijo. “Estamos aquí por una razón”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.