Legado de la violencia extrema se cierne sobre la primera mujer presidenta de Honduras

Por Autumn Spredemann
07 de Diciembre de 2021 2:25 PM Actualizado: 07 de Diciembre de 2021 2:26 PM

El nuevo presidente de Honduras es una mujer, la primera elegida para ese cargo en un país que ocupa el segundo lugar del mundo en cuanto a asesinatos de mujeres.

La socialista democrática Xiomara Castro ganó la presidencia el 30 de noviembre después de que el candidato del Partido Nacional, Nasry Asfura, reconociera su derrota y la felicitara por su victoria.

Aparte de las primicias históricas, Castro se enfrenta a considerables retos estructurales, como el arraigado legado de la nación centroamericana de altos índices de delincuencia violenta, especialmente contra mujeres y niños.

Una mujer es asesinada cada 23 horas en promedio.

El “triángulo del norte” de las naciones centroamericanas, formado por El Salvador, Honduras y Guatemala, sufre colectivamente altas tasas de delitos violentos per cápita.

En Honduras la tasa de feminicidios es de 6.2 por cada 100,000 habitantes, según el Instituto de Diplomacia y Derechos Humanos de Estados Unidos.

“La violencia es una forma de vida aquí”, dijo Ramona Vasquez, de 32 años, residente en Tegucigalpa, a The Epoch Times.

Vasquez vive actualmente con su madre después de lo que llamó la “pesadilla” de escapar del padre de sus dos hijos, que se volvió cada vez más violento mientras vivían juntos en 2016.

En ese entonces, Vasquez vivía con sus hijos y “Miguel” en la ciudad de Tocoa. Tras una serie de agresiones físicas cada vez más violentas, ella presentó cargos contra él ante la policía en tres ocasiones.

“Ellos [la policía] te tratan como si fueras una molestia cuando llegas, incluso si estás sangrando”, dijo Vásquez.

Explicó que durante un episodio, él llegó a casa ebrio y trató de poner su cara sobre un quemador encendido en la cocina tras un breve altercado verbal.

Pasaron seis meses antes de que la policía concediera a Vasquez una orden de restricción contra Miguel, pero ella decidió alejarse de Tocoa con sus hijos.

“Necesitaba a mi familia y sentirme segura”, dijo.

El sistema de justicia penal de Honduras tiene fama de ser ineficaz a la hora de llevar a los delincuentes violentos ante la justicia.

Las presiones políticas, el acoso y las amenazas tanto del gobierno como de las filiales del crimen organizado contribuyen al bajo índice de condenas por parte de los jueces del país, según el Observatorio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

“Los jueces que no pueden ser tocados por la corrupción son de los que más se necesitan”, dijo el analista político de América Latina Fernando Menéndez a The Epoch Times.

Menéndez cree que gran parte de la violencia contra las mujeres en Honduras tiene su origen en el papel que desempeña el país desde hace mucho tiempo en el tráfico de drogas.

Dice que cuando no hay consecuencias —y la policía y los jueces pueden ser comprados— hay pocos incentivos para evitar resolver disputas emocionales a través de métodos viles.

Sobre todo si se está condicionado socialmente por el prolífico tráfico de drogas y la mentalidad de las pandillas.

Situado en la ruta del narcotráfico entre la mitad norte y sur de América, Honduras ve pasar por su territorio alrededor del 4% de toda la cocaína que sale de Sudamérica.

Esto equivale a un beneficio estimado de 11,500 millones de dólares, según un reporte.

Menéndez dice que también es uno de los factores que impulsan la ola migratoria hacia Estados Unidos.

“Es como vivir en el salvaje oeste. No hay ley”.

Los reportes de violencia doméstica aumentaron durante 2021, en parte debido a las consecuencias de las restricciones de la pandemia, que complicaron los problemas de pobreza existentes en la nación.

Honduras es uno de los países más pobres de América Latina.

El 20 de noviembre, Castro declaró: “El sacrificio de nuestros mártires no fue en vano. Iniciaremos una era de prosperidad de solidaridad por medio del diálogo con todos los sectores, sin discriminación y sin sectarismo”.

Sin embargo, Vasquez no está convencida de que Castro por sí sola pueda cambiar las cosas.

“Necesitamos algo más que un nuevo presidente para resolver la violencia”, dijo.

Menéndez coincidió: “¿Llegará [Castro] a la raíz de la violencia contra las mujeres en Honduras? Lo dudo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.