Legislador de NJ propone reducir impuesto a propiedad con fondos del CARES en vez de pagar estímulo a ilegales

Por Ella Kietlinska
29 de Abril de 2021
Actualizado: 29 de Abril de 2021

El asambleísta de Nueva Jersey, Gerry Scharfenberger, un republicano, propuso en abril un proyecto de ley que insta al gobernador a reconsiderar la posibilidad de desviar USD 40 millones en fondos federales de ayuda económica para inmigrantes ilegales y, en cambio, utilizar los fondos para reducir los impuestos a la propiedad para los dueños de viviendas en dificultades de Nueva Jersey.

Los dueños de viviendas en Nueva Jersey han estado luchando durante años para pagar sus impuestos a la propiedad, incluso antes de que comenzara la pandemia del COVID-19, dijo Scharfenberger a The Epoch Times en una entrevista. El problema se agravó por el impacto de las restricciones en la economía estatal por la pandemia, agregó.

Además, los inquilinos que perdieron sus trabajos debido a la pandemia del COVID-19 no pueden pagar su alquiler, lo cual afecta a los propietarios que no pueden pagar sus deudas porque no han estado recibiendo sus ingresos, dijo el legislador.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington, DC, el 30 de abril de 2020. (Doug Mills/The New York Times/Pool/Getty Images)

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, ha considerado usar USD 40 millones en fondos federales para darles a los inmigrantes ilegales pagos de estímulo o beneficios por desempleo, según Politico. Los fondos se asignaron al estado mediante un paquete de rescate de USD 2.2 billones, también conocido como Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (Ley CARES), la cual brindó alivio económico en medio de la pandemia del virus del PCCh.

La Ley CARES también preveía una moratoria de 120 días sobre el desalojo de los inquilinos. El gobernador ha extendido esta moratoria para los habitantes de Nueva Jersey, pero cuando finalmente se levante, miles de residentes de Nueva Jersey se enfrentarán a la posibilidad de quedarse sin hogar, dijo Scharfenberger.

El gobernador toma decisiones sobre cómo se distribuyen los fondos, pero su intención de dar dinero de estímulo a los extranjeros ilegales generó preocupaciones, dijo Scharfenberger.

“Si tenemos 40 millones de dólares para dar, literalmente dar, a personas que se supone que no deben estar en el país en primer lugar, entonces ciertamente podríamos usar ese dinero. Sería mejor gastar el dinero proporcionando desgravaciones fiscales a la propiedad o ayudando a los inquilinos que perdieron sus trabajos por la pandemia del COVID, o ayudando a los propietarios a recuperar parte de la pérdida de ingresos porque sus gastos continúan”, explicó Scharfenberger.

“Esto no es para quitar [el financiamiento] de ningún programa humanitario, donde incluso si las personas que están aquí ilegalmente, necesitan atención médica. (…) Esto es solo hacer un pago, un pago de estímulo para las personas que están aquí ilegalmente. Ahí es donde creo que es injusto para los residentes legales del estado”, continuó.

Muchos de los que pagan impuestos sobre la propiedad perdieron sus trabajos debido a la pandemia del COVID-19; y muchos propietarios, especialmente los propietarios pequeños que poseen una casa para dos familias, no han estado recibiendo su alquiler pero aún tienen que pagar sus servicios públicos y los impuestos a la propiedad, dijo Scharfenberger.

Los letreros de “Se alquila” y “Se vende” se ven fuera de un edificio de apartamentos. (Paul J. Richards/AFP/Getty Images)

“Los ciudadanos estadounidenses en Nueva Jersey están luchando. Entonces, o somos un país de leyes, o no lo somos, y que el gobernador eluda esas leyes para dárselas a las personas que han violado las leyes en virtud de haber venido aquí ilegalmente. No creo que sea justo para los contribuyentes de Nueva Jersey”, explicó Scharfenberger. El dinero debe usarse primero para apoyar a los ciudadanos que residen en el estado, agregó.

Nueva Jersey tiene la carga de impuestos a la propiedad más alta del sindicato; eso es “un problema perenne”, dijo Scharfenberger, por lo que cada vez que el gobierno estatal tiene la oportunidad de brindar alivio a los contribuyentes de la propiedad, debe hacerlo.

Para el estado en su conjunto, es perjudicial tener esta ola de inmigración ilegal, dijo Scharfenberger. A Estados Unidos le cuesta unos USD 200.000 millones al año, añadió. “Cualquier dinero que se asigne a los extranjeros ilegales a través de pagos directos, pagos de estímulo, como quiera que se le llame, palidecerá en comparación con el costo de la inmigración ilegal en general”.

Scharfenberger dijo que la inmigración ilegal es un gran problema federal, pero en este caso particular, la atención debe estar en el contribuyente de Nueva Jersey.

“Para ser justos con las personas que están aquí ilegalmente, nos solidarizamos con ellos. Pero aún así, somos un país de leyes. Y o somos un país de leyes o no lo somos. No podemos elegir cuáles decidimos hacer cumplir y cuáles decidimos pasar por alto. De lo contrario, tendrás anarquía”.

“Creo que tenemos que empezar a gobernar de esa manera, que tenemos que respetar la ley, como pedimos a todos los demás que respeten la ley”, concluyó Scharfenberger.

Los fondos de la Ley CARES asignados a Nueva Jersey incluían pagos directos a familias e individuos con ingresos por debajo de ciertos umbrales, beneficios de desempleo adicionales, diversos beneficios para pequeñas empresas y subvenciones para hospitales, centros de salud de Nueva Jersey y otras entidades de atención médica. Además, asistencia para las personas sin hogar, financiamiento para residentes de bajos ingresos para compensar sus gastos de energía, apoyo para viviendas asequibles, financiamiento para la expansión de la votación anticipada y por correo, y registro online para prepararse para las elecciones de 2020, así como apoyo para el sistema educativo de Nueva Jersey, según un comunicado conjunto de los senadores estadounidenses Cory Booker (D-N.J.) y Bob Menendez (D-N.J.).

Nueva Jersey tiene la tasa impositiva efectiva más alta sobre la propiedad ocupada por el propietario con un 2.21 por ciento del valor de una vivienda, seguida de Illinois (2.05 por ciento) y New Hampshire (2.03 por ciento), a partir de 2018, según Tax Foundation, un think tank con sede en Washington. La tasa de impuestos a la propiedad más baja de la nación fue para Hawai (0.30 por ciento), seguida de Alabama (0.40 por ciento), Luisiana (0.52 por ciento) y Wyoming (0.55 por ciento), dijo la Tax Foundation.

La Oficina del Censo de EE. UU. estimó la cantidad total de unidades de vivienda en Nueva Jersey en 2019 en 3.6 millones, de las cuales casi el 64 por ciento estaban ocupadas por sus propietarios. La población del estado supera los 9 millones, según el Censo 2020 (pdf).

La Federation for American Immigration Reform estimó que el número de inmigrantes ilegales que vivían en Nueva Jersey en 2019 era 644.000.

Inmigración ilegal

Un grupo de inmigrantes ilegales espera a la Patrulla Fronteriza luego de cruzar la frontera entre Estados Unidos y México en La Joya, Texas, el 10 de abril de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

“Creo que la propuesta del gobernador Murphy de asignar USD 40 millones de los fondos de la Ley CARES a los inmigrantes indocumentados es una buena propuesta y un buen punto de partida”, dijo Chia-Chia Wang, directora de organización y defensa del Programa de Derechos de los Inmigrantes del Comité de Servicio de Amigos Americanos (AFSC) en Newark, Nueva Jersey.

“Para poder brindar algún alivio a los inmigrantes indocumentados y sus familias, en realidad necesitamos más de USD 40 millones”, dijo Wang a The Epoch Times en una entrevista.

Redirigir ese financiamiento a la desgravación de impuestos a la propiedad no es una buena idea porque solo beneficia a una pequeña cantidad de personas, dijo. “Y la mayoría de ellos probablemente tengan más ingresos que los inmigrantes indocumentados y sus familias”, explicó Wang, y agregó que los inmigrantes indocumentados no califican para ningún alivio económico federal debido a la pandemia de COVID-19.

Las familias inmigrantes luchan por pagar el alquiler; no tienen suficiente dinero para proporcionar comida y ropa a sus hijos, pagar sus gastos médicos y, más a menudo que nadie, carecen de los medios para satisfacer sus necesidades básicas, continuó Wang.

Algunos de los clientes del AFSC tienen deudas médicas que pagar o necesitan comprar medicamentos recetados, y estos gastos son sustanciales en comparación con sus ingresos, dijo Wang. Sin los medicamentos que alguien necesita tomar, la salud de alguien puede verse afectada y esto puede tener “una especie de consecuencia devastadora” para el bienestar de esa persona, agregó.

Brindar asistencia a los inmigrantes indocumentados en forma de pago les dará más flexibilidad para gastar los fondos, dijo Wang. Ellos pueden usarlo de acuerdo a sus necesidades, como pagar el alquiler, comprar alimentos, o cubrir sus gastos médicos, agregó.

Nueva Jersey es un estado bastante rico y, por lo tanto, cualquier recurso adicional debe usarse para aliviar las dificultades que enfrentan las familias pobres durante este momento tan difícil, continuó Wang.

Wang también mencionó la necesidad de proporcionar algunos beneficios por desempleo a los inmigrantes ilegales. De esta manera, las personas que no califican para los beneficios de desempleo bajo el sistema existente pero que perdieron sus trabajos debido a la pandemia de COVID-19 o las dificultades familiares podrían recibir pagos por desempleo.

El Programa de Derechos de los Inmigrantes de la AFSC integra la prestación de servicios legales a los inmigrantes, organizándose en comunidades de inmigrantes, y promocionando cambios en las políticas de inmigración. Ofrece una amplia gama de servicios de inmigración gratuitos de base humanitaria, como luchar contra la deportación de inmigrantes, ayudarlos a obtener un estatus migratorio legal, y traer a sus familias a los Estados Unidos, explicó Wang.

La razón principal por la que las personas cruzan la frontera ilegalmente o se quedan más tiempo de sus visas es que “quieren quedarse [en los Estados Unidos] y empezar a ganar dinero, y enviar dinero a casa porque no hay forma de ganarse la vida en [sus] países”, dijo Wang.

“No creo que creamos que [esas] personas realmente violaron la ley de inmigración. Creo que la ley de inmigración es básicamente disfuncional y está rota”, dijo Wang. La atención debe centrarse en cómo se pueden cambiar las políticas a nivel federal y local en lugar de en “cómo la gente violó la ley porque la gente viene [a Estados Unidos] en busca de mejores oportunidades”, agregó.

Wang piensa que los servicios para las personas, como el seguro médico, deben basarse en las necesidades y los ingresos, independientemente del estado migratorio de la persona.

“Las personas que tienen ingresos–sin importar su estatus–pueden pagar proveedores privados, y deberían poder comprar de su bolsillo, y los recursos del gobierno deberían ir a las personas que más lo necesitan–[a] las personas que tienen ingresos muy mínimos. Ellos no van a tener dinero extra para pagar los beneficios, para comprar un seguro médico”, continuó Wang.

De esta manera, “realmente podemos crear un acceso mejor y más equitativo a los servicios que todos necesitan”, dijo Wang.

The Epoch Times se contactó con la Oficina del Gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, para obtener comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS