Legislador de UE insta a utilizar comercio para responsabilizar a China de la sustracción de órganos

Por Eva Fu
28 de Octubre de 2021
Actualizado: 28 de Octubre de 2021

El Parlamento Europeo debe dar prioridad a los derechos humanos sobre el comercio y hacer frente a las atrocidades del régimen chino en materia de sustracción forzada de órganos, dijo un legislador holandés el 27 de octubre.

La última vez que la UE actuó sobre el tema fue en diciembre de 2013, cuando su órgano legislativo adoptó una resolución condenando el abuso de los trasplantes de órganos. Desde entonces, sin embargo, “ha habido silencio por todas partes”, dijo Peter van Dalen, un político holandés que forma parte de la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo y copreside el Intergrupo de Libertad de Religión o Creencias y Tolerancia Religiosa del Parlamento.

Esta inacción era inaceptable, dada la gravedad de las atrocidades cometidas por el Partido Comunista Chino, dijo a la audiencia en una conferencia sobre la sustracción de órganos en el Club de Prensa de Bruselas Europa, afirmando que está luchando una “batalla cuesta arriba” para conseguir que el tema esté en la agenda europea.

En junio de 2019, el Tribunal sobre China, con sede en Londres, concluyó que el régimen chino ha estado matando a prisioneros de conciencia para obtener sus órganos y que la práctica autorizada por el Estado ha tenido lugar “a una escala significativa” durante todo ese tiempo.

Es posible que en los próximos meses se celebre una audiencia sobre este asunto, dijo van Dalen.

“No queremos atacar a China en temas delicados como la sustracción de órganos, pero creo que deberíamos hacerlo, porque la sustracción de órganos es realmente un ataque muy contundente a los derechos humanos básicos”, dijo.

Un factor importante que ha contribuido al silencio europeo han sido las estrechas relaciones económicas de Europa con China, según van Dalen.

“Se habla demasiado de comercio, de dinero, y no lo suficiente de derechos humanos y de los derechos de las minorías”, dijo.

En mayo, el Parlamento Europeo congeló un acuerdo de inversión con China a raíz de las sanciones de represalia por parte de Beijing contra políticos europeos por la represión en Xinjiang.

Van Dalen cree que el acuerdo de inversión debe quedar en suspenso mientras el régimen no ponga fin a sus abusos contra los derechos humanos.

“Deberíamos utilizar esto como un látigo para dejar claro a China que la violación de los derechos humanos es importante”, dijo.

HONG KONG-CHINA-RELIGION-RIGHTS-FALUNGONG
Una mujer ajusta pancartas de apoyo al movimiento espiritual Falun Gong, un grupo prohibido en la China continental, en Tung Chung, una zona popular entre los turistas de la China continental, en Hong Kong el 25 de abril de 2019. (Anthony Wallace/AFP vía Getty Images)

Los países están “en una encrucijada”

El principal grupo de víctimas de la sustracción de órganos de Beijing, según el Tribunal sobre China, ha sido el de los pracicantes de Falun Gong, una práctica espiritual que se basa en tres principios fundamentales: verdad, benevolencia y tolerancia, junto con ejercicios de meditación.

Según las estimaciones, en 1999 casi uno de cada trece chinos había adoptado esta práctica, antes de que el régimen iniciara una campaña de persecución a escala nacional destinada a extinguir la creencia.

Gary Cartwright, editor del medio de comunicación londinense EU Today y uno de los organizadores del evento, dijo que no quería creerlo cuando se enteró de los abusos de Beijing en materia de trasplantes de órganos.

“Cuando empecé a investigar, no es exagerado decir que a veces tenía que cerrar la computadora y alejarme para respirar hondo”, dijo a The Epoch Times, calificándolo de “una de las políticas más deshumanizadoras que he conocido”.

Cartwright dijo sentirse culpable de que tales abusos se produzcan “ante nosotros” en el siglo XXI.

Al igual que el político holandés, Cartwright cree que los países occidentales deben replantearse sus prioridades ante el aparente desprecio del régimen por los derechos humanos.

“Más de 70 años después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, se nos dijo que estas cosas no podrían volver a ocurrir. Y lo vemos pasar delante de nuestros ojos”, dijo.

Andy Vermaut, periodista y defensor de los derechos humanos que intervino en la conferencia, destacó la falta de atención pública sobre esta horrible práctica.

“Todo el mundo habla de los holocaustos. Todo el mundo habla de los genocidios de Ruanda. Pero no hay suficiente atención para esto”, dijo a The Epoch Times después del evento.

Cartwright, al igual que van Dalen, cree que los países occidentales deben reevaluar sus prioridades ante el aparente desprecio del régimen por los derechos humanos.

“Dado que sabemos lo que ocurre en China, ¿por qué la Unión Europea hace negocios con este régimen?”, se preguntó.

La sustracción de órganos autorizada por el Estado contra los practicantes de Falun Gong y otras minorías religiosas pone a prueba el modo de vida de la humanidad, afirmó Harold King, subdirector del grupo de ética médica Doctors Against Forced Organ Harvesting.

Es una “amenaza para las democracias de todo el mundo, ya que viola los principios universalmente aceptados de cómo las sociedades deben funcionar con éxito”, dijo King en la conferencia.

“Europa y, de hecho, todos los Estados del mundo”, dijo, “están en una encrucijada, una encrucijada que determinará su propio futuro”.

Con información de Li Yue.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS