Legisladores alcanzan acuerdo preliminar bipartidista sobre el proyecto de ley de reforma policial

Por Katabella Roberts
25 de Junio de 2021
Actualizado: 25 de Junio de 2021

Un grupo de legisladores bipartidistas que lideran las negociaciones sobre un paquete de reforma policial integral han llegado a un acuerdo bipartidista preliminar sobre el tema, según anunciaron el 24 de junio, lo que les acerca a la aprobación del proyecto de ley principal.

Tres de los cinco negociadores; los senadores Tim Scott (R-S.C.) y Cory Booker (D-N.J.), y la representante Karen Bass (D-Calif.), anunciaron su progreso, que llegó tras meses de negociaciones, en una declaración conjunta el jueves por la tarde.

“Después de meses de trabajar de buena fe, hemos llegado a un acuerdo sobre un marco que aborda las principales cuestiones de la reforma policial bipartidista”, dijeron los legisladores. “Todavía hay que trabajar más en el proyecto de ley final, y nada está acordado hasta que todo esté acordado”.

“En las próximas semanas, esperamos continuar nuestro trabajo para conseguir una propuesta definitiva”, añadieron.

Los legisladores no dieron más detalles sobre los términos de su acuerdo ni sobre qué contiene exactamente el marco.

Los nombres de los senadores Dick Durbin (D-Ill.) y Lindsey Graham (R-S.C.) no aparecen en la declaración conjunta. Sin embargo, el jefe de la mayoría, Durbin, dijo a los periodistas el jueves: “Cuando se llega a este nivel, las cosas pequeñas son las grandes”, y añadió: “Queremos asegurarnos de que las aclaramos”.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, también emitió un breve comunicado el jueves por la noche, en el que dijo que el presidente Joe Biden está “agradecido a la representante Bass, al senador Booker y al senador Scott por todo su duro trabajo en la reforma policial” y “espera colaborar con ellos en el camino que tenemos por delante.”

El Congreso ha trabajado para aprobar una legislación desde el verano pasado, tras la muerte del negro estadounidense George Floyd a manos de agentes de policía de Mineápolis, que provocó llamamientos bipartidistas para que se revisaran las normas policiales.

Una parte fundamental de estas cuestiones es la Ley de Justicia en la Policía George Floyd de 2021, que fue aprobada por la Cámara en marzo. Pero la legislación se ha visto desde entonces envuelta en negociaciones dirigidas por Bass, Scott y Booker.

Las leyes propuestas prohibirían tácticas policiales como las llaves de estrangulamiento y las órdenes de no llamar, reducirían el estándar legal requerido para condenar a un agente por mala conducta, establecerían directrices para los departamentos de policía de todo el país y crearían normas nacionales para la actuación policial en un intento de reforzar la responsabilidad.

También prohibiría la “inmunidad cualificada”, la poderosa doctrina legal que protege a las fuerzas de seguridad y a otros funcionarios públicos de la responsabilidad en las demandas civiles.

En aquel momento, Biden dijo que esperaba que el Congreso aprobara la reforma antes del primer aniversario de la muerte de Floyd, a finales de mayo.

Sin embargo, la “inmunidad cualificada” ha sido al parecer un punto de fricción durante las prolongadas negociaciones. Los republicanos se oponen a los llamamientos de los demócratas para que se modifique o retire de la ley, después de que numerosos miembros de las fuerzas de seguridad hayan advertido que esperan que más policías abandonen el trabajo si se aprueba el proyecto de ley.

Los legisladores del Partido Republicano han argumentado que la “inmunidad cualificada” es necesaria y que cualquier esfuerzo por eliminarla complicaría aún más el trabajo policial y perjudicaría los planes de reclutamiento.

Por otro lado, algunos grupos de derechos civiles y legisladores demócratas han dicho que los cambios son necesarios para garantizar la responsabilidad de los agentes de seguridad.

En general, los republicanos han apoyado una medida reducida como la Ley JUSTICE presentada el año pasado por Scott, que pedía que se redujera el uso de las llaves de estrangulamiento, que se aumentaran los requisitos federales de información sobre el uso de la fuerza y de las órdenes de alejamiento, que se reforzaran los métodos de formación y las tácticas relativas a la desescalada, que se incrementara el uso de las cámaras corporales y que se reformaran las prácticas de contratación y disciplinarias de las fuerzas de seguridad para reducir el número de policías “manzana podrida” en los departamentos de policía.

Sin embargo, la medida de Scott fracasó en el Senado después de que los demócratas bloquearan el debate sobre el proyecto de ley el pasado verano, criticando la legislación por considerarla inadecuada.

Scott dijo a los periodistas el miércoles que el grupo se centra ahora solo en el lenguaje contenido en el proyecto de ley.

“Ahora vamos a tener que revisar las definiciones y el lenguaje que todos estamos poniendo en el papel y asegurarnos de que todos estamos diciendo exactamente lo mismo, pero no creo que haya cuestiones pendientes que deban resolverse, solo tenemos que ponernos de acuerdo en el lenguaje real que estamos utilizando”, dijo.

Sin embargo, Durbin tenía un punto de vista diferente, y señaló que había mucho más que negociar que solo el lenguaje.

“Así lo sentimos hace varios días. Pero luego, cuando tienes al personal en la sala, necesitan tener instrucciones bastante explícitas sobre lo que hemos acordado, así que tenemos que hacer algunas preguntas más, responder antes de que podamos llegar a ese punto”, dijo Durbin.

El anuncio del jueves se produjo un día antes de que el Senado inicie su receso de dos semanas por el 4 de julio, y también un día antes de que Derek Chauvin, el expolicía de Mineápolis que fue condenado por el asesinato de Floyd, sea sentenciado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS