Legisladores de EE.UU. señalan los abusos del PCCh y destacan las 400 millones de renuncias al partido

Por Terri Wu
07 de Agosto de 2022 9:23 PM Actualizado: 07 de Agosto de 2022 9:23 PM

WASHINGTON. Legisladores y expertos expusieron la historia de violencia y derramamiento de sangre del Partido Comunista Chino (PCCh), al tiempo que reconocieron un nuevo hito alcanzado por el movimiento global que le pide a las personas renunciar a sus vínculos con el régimen comunista más grande del mundo.

La cantidad de chinos que rompieron sus lazos con organizaciones comunistas chinas llegó a más de 400 millones el 3 de agosto, según el Centro Global para Renunciar al PCCh, una organización dedicada a procesar y rastrear declaraciones de renuncia a la membresía del PCCh. El movimiento global se conoce como “Tuidang”, que significa “renunciar al partido”.

“El Partido Comunista Chino tiene la sangre de decenas de millones de chinos en sus manos, por lo que no sorprende que más de 400 millones de civiles chinos hayan abandonado el PCCh en las últimas dos décadas”, dijo el representante Tim Burchett (R-Tenn.) en un comunicado enviado por correo electrónico.

“La Gran Hambruna de Mao, la plaza de Tiananmen, la persecución a Falun Gong y el genocidio a los musulmanes uigures son pruebas de que al PCCh solo le importa su control del poder”, continuó Burchett, que forma parte de la subcomisión de Asia de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

“Los chinos estarían mejor atendidos por un gobierno abierto y verdaderamente representativo, así que espero que el movimiento tuidang tome impulso”.

El representante Tim Burchett (R-Tenn.) (izq.) le da la mano al Subsecretario de Inteligencia y Seguridad de Defensa, Ronald Moultrie, después de una audiencia en el Capitolio de EE.UU., el 17 de mayo de 2022. (José Luis Magana/AFP a través de Getty Images)

Un movimiento de sanación

En las últimas décadas, cada vez más chinos han cuestionado la representación al pueblo por parte del PCCh, según Ryan, uno de los autores de los “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista“, un libro de 2004 publicado por primera vez en la edición en chino de The Epoch Times. Dicha publicación inspiró el movimiento global de renuncias al PCCh. Ryan es un alias utilizado para proteger su identidad y su familia en China.

Ryan describió el tuidang como un movimiento de “sanación” y “elevación personal”. Según él, los Nueve Comentarios ayudaron al pueblo chino a desentrañar décadas de propaganda del PCCh que inculcó la idea de que el Partido equivale a China y a la civilización china. La gente finalmente pudo separar al PCCh del pueblo y de la nación.

Antes de que el libro ilustrara sistemáticamente la historia de engaños del Partido y el uso de la lucha de masas para solidificar su poder sobre la sociedad, el PCCh había controlado al pueblo chino y controlado su mentalidad, dijo Ryan. Si bien él mismo creció en este ambiente, Ryan acreditó que su creencia en Falun Gong lo ayudó a superar el adoctrinamiento del régimen comunista.

Falun Gong es una práctica espiritual que involucra ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas morales sustentadas por los principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

Poner en práctica estos principios ayudó a Ryan a librarse del control del PCCh sobre la psique de las personas. Esto se debe a que el Partido ha podido manipular y controlar a la población apelando a las partes innobles de la naturaleza humana: La codicia, el miedo y los celos, dijo. Tal táctica se muestra más claramente en los continuos esfuerzos del PCCh en sus 100 años de historia para enfrentar a un grupo de la sociedad con otro por la única razón de consolidar su propio control del poder y eliminar las amenazas a su control.

El propio Falun Gong se convirtió en un objetivo de la ira del PCCh en 1999, después de que el Partido consideró que la enorme popularidad de la práctica espiritual -con hasta 100 millones de personas que la practicaban en ese momento- era una amenaza para su control del poder. El PCCh ha tratado de eliminar la disciplina espiritual con una campaña de arresto, tortura y calumnias en toda la sociedad durante los últimos 23 años.

“Ya sea que los chinos hayan leído los ‘Nueve Comentarios’ o no, han comenzado a discutir temas sociales con las palabras y la lógica presentadas en el libro”, dijo Ryan sobre el impacto del libro. “Su cambio de mentalidad es tan importante como la acción de dejar el Partido”.

Los chinos han renunciado al Partido o a sus organizaciones afiliadas al enviar declaraciones online al Centro Global para Renunciar al PCCh. La mayoría usa un alias para hacerlo.

“Los chinos como grupo están redescubriendo su identidad, una que está separada del PCCh”, agregó Ryan.

Andrew Bremberg, presidente de la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, en Washington, el 3 de febrero de 2022. (Bao Qiu/The Epoch Times)

“Un ejemplo”

El embajador Andrew Bremberg, presidente de la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, un grupo de defensa con sede en Washington, destacó el movimiento tuidang como un modelo de resistencia pacífica contra la opresión comunista.

“Felicitaciones al movimiento Tuidang por alcanzar un nuevo hito. Tuidang es un ejemplo de un movimiento pacífico de la sociedad civil donde los activistas alcanzan la conciencia de sus conciudadanos y los persuaden para que renuncien a la ideología y el control comunistas”, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico.

“Los esfuerzos del movimiento para poner fin a la dominación comunista son admirables y el mundo libre debe apoyar al pueblo de China en tan valientes actos de resistencia contra la tiranía del Partido Comunista Chino”, continuó Bremberg.

El representante Bill Johnson (R-Ohio), del Comité de Comercio y Energía de la Cámara de Representantes, le dio la bienvenida al último progreso del movimiento tuidang en una declaración enviada por correo electrónico: “El hito de esta semana es una señal clara para el PCCh de que sus formas opresivas no se mantendrán para siempre, y la libertad personal finalmente triunfará, incluso en su propio país. Este es un progreso para aquellos que se oponen al comunismo y el daño que sus políticas tienen en todo el mundo”.

Ryan dijo que también ha visto los efectos colaterales del movimiento en Estados Unidos. Ahora es norma que los funcionarios estadounidenses aclaren que no se dirigen al pueblo chino ni a China como nación cuando critican al PCCh.

Una comunista de base se desvincula del PCCh

Cai Xia, una exprofesora de la Escuela Central del Partido, un centro de formación de élite del PCCh en Beijing, era un miembro del Partido.

En una entrevista concedida en enero al medio de comunicación asociado de The Epoch Times, NTD, Cai, que ahora reside en Washington, describió el proceso de su salida del PCCh.

La primera vez que Cai pensó en dejar el Partido fue en 2016. Se había retirado de la enseñanza y vivía en Beijing. El ímpetu de su cambio de pensamiento surgió tras las declaraciones hechas por Ren Zhiqiang, un magnate de bienes raíces en China, quien cuestionó si el gobierno era igual al Partido y criticó al PCCh por “tomar el dinero de los contribuyentes, pero no trabajar para ellos”. Esa fue su respuesta a la declaración del secretario general del PCCh, Xi Jinping, quien dijo que “el apellido de los medios de comunicación en China es ‘dang’”, un término que se refiere al PCCh.

Esta foto tomada el 18 de noviembre de 2013 muestra a Ren Zhiqiang, el expresidente del promotor inmobiliario estatal Huayuan Group, hablando en el Foro de Bienestar Público de China, en Beijing. (China News Service (CNS)/AFP vía Getty Images)

Conocido como “Ren el canónigo” por criticar abiertamente al Partido, el magnate inmobiliario es un “príncipe rojo”, un término para los descendientes de antiguos altos funcionarios del PCCh. Por lo tanto, muchos pensaron que Ren se metería en problemas pero que no tendría que pagar un alto precio. Sin embargo, Ren fue sentenciado a 18 años de prisión en septiembre de 2020 por presunta corrupción luego de criticar al PCCh por su mal manejo al brote de COVID-19 en Wuhan, manejo que condujo a la pandemia mundial.

Cai le dijo a NTD que la escuela del Partido la reprendió en 2016 por publicar un artículo de apoyo a Ren. “No tenía voz porque la disciplina del Partido me ataba, y ante todo se me consideraba miembro del PCCh”, dijo Cai. “Preferiría haber abandonado mi identidad de miembro del PCCh para mantener mi derecho a hablar”.

Cai había escrito una solicitud formal para renunciar al PCCh en ese entonces. Pero sus amigos la convencieron de que no la presentara debido a las esperadas represalias económicas, incluida la pérdida de su pensión. Cuando Ren fue sentenciada a 18 años en 2020, Cai nuevamente quiso abandonar el Partido. En ese momento, ella estaba en Estados Unidos. Una vez más, sus amigos en los Estados Unidos la convencieron de que no dejara el Partido para que pudiera mantener los ingresos de su pensión.

Pero la decisión finalmente la tomó el Partido por ella. El PCCh la expulsó el 17 de agosto de 2020.

Cai dijo que se sintió “completamente aliviada” al recibir la noticia.

“Me desvinculé por completo del Partido. De ahí en adelante ya no tendría relación, ni económica ni de interés, con el Partido”, dijo.

La transición de Cai de ser un miembro del PCCh a un miembro de los ciudadanos chinos comunes le trajo una sensación de felicidad mezclada con alivio. Reconoció que tuvo que lidiar con algunas dificultades económicas por la pérdida de su pensión, pero fue algo que pudo superar.

“Una vez que te has unido al Partido, no tienes la libertad de dejarlo. Les prohíben estrictamente a los miembros renunciar al Partido”, le dijo Cai a NTD, y agregó que esto equivalía a convertir a las personas en cómplices de las actividades delictivas del PCCh.

Instó a la gente a tener el coraje de romper este vínculo. Tal acto no solo equivale a la liberación de la mente y el espíritu de una persona, dijo Cai.

También le “ofrecerá a una persona una capa adicional de protección cuando China pase por una transición en el futuro”, dijo.

“El Partido es malo; eso no significa que los 90 millones de miembros sean todos así”.

Cientos de personas marchan en un desfile en el centro de Toronto, el 6 de agosto de 2022, para celebrar que 400 millones de chinos abandonaron el Partido Comunista Chino y sus organizaciones afiliadas. (Evan Ning/The Epoch Times)

Renunciando a su militancia

Muchos chinos que renunciaron a las organizaciones comunistas afirman que su motivo es querer librarse del control del PCCh y evitar ser considerados afiliados si o cuando el PCCh rinda cuentas dentro o fuera de China.

Entre estas personas también se encuentran las que fueron miembros de las organizaciones juveniles del PCCh: Los Jóvenes Pioneros, para niños de primaria y secundaria, y la Liga de la Juventud Comunista, para los de secundaria y preparatoria.

Aunque la pertenencia a estas organizaciones no es obligatoria sobre el papel, sí lo es en la práctica. Los estudiantes que no se han unido a estos dos grupos a cierta edad se enfrentan a una presión creciente e, incluso, a la discriminación a la hora de poder recibir beneficios educativos.

Con cada nivel, desde los Jóvenes Pioneros hasta los miembros del Partido de pleno derecho, la promesa de los iniciados evoluciona de “contribuir a” a “luchar por” y, finalmente, “estar listos para sacrificar todo por” el PCCh.

Aunque la membresía en los Jóvenes Pioneros supuestamente termina a los 14 años y a la Liga Juvenil a los 28, los miembros no pasan por un proceso formal para rescindir su compromiso con el PCCh. Por lo tanto, se alienta a cualquier persona que haya sido miembro de estas organizaciones juveniles a enviar una declaración a la plataforma del Centro Global para Renunciar al PCCh para retirar su afiliación al Partido.

Esto explica por qué la cifra de 400 millones de personas que han renunciado a las organizaciones del PCCh supera con creces el número oficial de miembros del PCCh, que es de 90 millones.

El movimiento también fue bien recibido por el representante Bill Posey (R-Fla.), miembro del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes: “Pasamos décadas luchando contra la Guerra Fría para detener la propagación del comunismo porque sabíamos en ese entonces que es malvado y capaz de grandes atrocidades”.

“El Partido Comunista Chino no solo es una gran amenaza para la democracia y la libertad, sino también para nuestra seguridad nacional. Debemos detener su creciente influencia en todo el mundo y aquí en casa”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.