Legisladores de Tennessee aprueban prohibir pasaporte de vacunación y restringir órdenes de mascarillas

Por Mimi Nguyen Ly
31 de Octubre de 2021 10:40 AM Actualizado: 31 de Octubre de 2021 10:40 AM

La legislatura de Tennessee aprobó un proyecto de ley ómnibus que en parte prohíbe a título general los pasaportes de vacunación contra COVID-19 y también restringe las órdenes de mascarillas

Las medidas se aprobaron durante la tercera sesión especial del estado este año, que comenzó el miércoles por la tarde y se clausuró en las primeras horas del sábado.

En concreto, la legislatura votó a favor de prohibir que las entidades gubernamentales, las escuelas públicas y muchas empresas privadas exijan una constancia de vacunación contra COVID-19 o impongan a su personal vacunarse. Estas mismas entidades tampoco pueden tomar medidas adversas contra quien se niegue a cumplir estas dos restricciones por cualquier motivo.

Sin embargo, las empresas que contratan con el gobierno federal y que por lo tanto reciben fondos federales, incluidas las universidades públicas, pueden exigir la vacunación y las mascarillas después de solicitar y obtener la aprobación de la oficina del contralor del estado, si son capaces de argumentar que no hacerlo podría hacerles perder la financiación federal.

El proyecto de ley también permite que cualquier persona que normalmente tendría derecho a las prestaciones de desempleo —pero que dejó su trabajo porque rechazó la vacuna COVID-19 en medio de las órdenes del lugar de trabajo— tenga derecho a dichas prestaciones.

Si estas medidas son aprobadas por el gobernador, restringirían aún más las órdenes de vacunación en el estado. Actualmente en Tennessee, el estado o los gobiernos locales tienen prohibido exigir a las personas que presenten un comprobante de vacunación para entrar en las propiedades del gobierno o acceder a los servicios gubernamentales, debido a una medida promulgada en mayo.

La nueva legislación fue aprobada por el Senado en una votación de 22 – 4 y por la Cámara de Representantes en una votación de 64 – 14, informó Tennessean. El proyecto de ley general contó con otras múltiples medidas no relacionadas con COVID-19.

Órdenes de mascararillas

Los legisladores de Tennessee también votaron a favor de restringir las órdenes de mascarillas por parte de las entidades gubernamentales, de forma que no se exigirá su uso para acceder a las instalaciones o servicios gubernamentales y se concederán exenciones en las residencias por motivos médicos o religiosos.

Si se firma, los empleadores del gobierno, incluidas las escuelas públicas, no podrán imponer mascarillas a los empleados, a menos que la tasa de infección por COVID-19 sea alta —una tasa media de infección por COVID-19 de 14 días consecutivos de al menos 1000 casos por cada 100,000 personas— en una determinada localidad. Ningún condado de Tennessee ha alcanzado esa cifra desde el inicio del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), causante de la pandemia de COVID-19. Si se aplica una orden de mascarilla en algún condado, ésta expirará después de 14 días, según las nuevas medidas.

Las mascarillas pueden seguir siendo exigidas por otras entidades, como hospitales, escuelas privadas, centros penitenciarios, centros de atención a largo plazo, aeropuertos y algunas otras empresas.

Otros artículos aprobados

La legislatura de Tennessee también votó para aprobar varios artículos separados relacionados con el COVID-19.

Los legisladores votaron para prohibir el uso de cualquier dinero o recursos públicos para implementar o hacer cumplir cualquier decreto relacionado con COVID-19.

El proyecto de ley pretende eliminar la autoridad de cualquier entidad sanitaria, alcalde, entidad gubernamental local o escuela del estado que ordene poner en cuarentena a una persona o negocio privado por el virus del PCCh. En su lugar, otorga al comisionado de salud la única autoridad para delinear los criterios para las cuarentenas por COVID-19.

Uno de los puntos del proyecto de ley estipula que los lugares de ocio pueden exigir una prueba de anticuerpos contra COVID-19 o un resultado negativo de la prueba de detección de COVID-19 para permitir la admisión de los clientes.

Otro punto exige que, para vacunar a un niño, el proveedor de asistencia sanitaria debe obtener el consentimiento por escrito de los padres o el tutor legal del niño.

El proyecto de ley impide que el gobierno interfiriera en la decisión de un profesional sanitario de recomendar, prescribir o administrar anticuerpos monoclonales como tratamiento contra la COVID-19.

También pretende exigir a las juntas de concesión de licencias que elaboren un conjunto de normas transparentes si desean disciplinar a los proveedores de asistencia sanitaria para los tratamientos contra COVID-19, aunque las normas estarían sujetas a la aprobación del Comité de Operaciones Gubernamentales del estado, informó Tennessean.

La legislación propuesta también exigiría a los hospitales que permitan a los pacientes con COVID-19 tener a alguien con ellos durante la atención, siempre que el visitante dé negativo en las pruebas y no tenga síntomas de COVID-19.

El gobernador Bill Lee, un republicano, dijo en una declaración el sábado por la tarde que su oficina está “evaluando cada pieza de la legislación para asegurarse de que hacemos retroceder políticas federales perjudiciales y hacemos lo correcto para los habitantes de Tennessee”.

“Felicito a los miembros de la Asamblea General por trabajar para abordar la extralimitación de la Administración Biden en nuestro estado, nuestra fuerza de trabajo y nuestras escuelas”, dijo Lee.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.