Li Keqiang se reúne con empresarios en Chengdu en busca de apoyo para acuerdo UE-China en peligro

Por Alex Wu
25 de Abril de 2021
Actualizado: 28 de Abril de 2021

El primer ministro chino, Li Keqiang, se ha reunido con 14 representantes de empresas extranjeras que ya hacen negocios en China en un intento de convencer a los inversores de que el país sigue siendo un buen entorno para hacer negocios mientras China continúa abriéndose al comercio internacional.

La reunión con representantes de Alemania, Francia, Países Bajos, Hungría, Japón, Singapur, Corea del Sur y otros países el 20 de abril se produce después de que el Parlamento de la UE se negara el mes pasado a ratificar un acuerdo de inversión entre la UE y China.

La espiral descendente de las relaciones entre la UE y China se produjo tras la decisión de la UE de boicotear el algodón de Xinjiang en marzo, lo que desencadenó sanciones por parte del Partido Comunista Chino (PCCh), que han puesto en peligro aún más la posibilidad de cualquier acuerdo comercial.

Durante la reunión en el Centro China-Europa de Chengdu, que ha atraído a más de 170 instituciones y empresas extranjeras con el fin de que inviertan y se instalen en la provincia de Sichuan, Li elogió a los empresarios por su contribución a la “modernización” de China y a la “recuperación de la economía mundial” tras la pandemia del virus del PCCh.

Li enfatizó: “China seguirá abriéndose al mundo exterior, y la puerta se abrirá cada vez más”. Prometió que China “seguirá construyendo un entorno empresarial orientado al mercado, legalizado e internacionalizado”.

“Las empresas de todos los países son tratadas por igual y se garantiza la competencia leal”, dijo.

La visita de Li se produjo pocos días después de que el mandatario chino Xi Jinping celebrara una videoconferencia con la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron el 16 de abril.

La reunión por video fue una sesión preparatoria habitual antes de la cumbre de líderes mundiales del Día de la Tierra sobre cuestiones climáticas. Durante la reunión, Xi instó a la Unión Europea a ratificar lo antes posible el acuerdo de inversión entre la UE y China —Acuerdo Global de Inversión (CAI)— que se acordó el pasado diciembre tras siete años de negociaciones. El CAI debe ser ratificado por el Parlamento de la UE para entrar en vigor.

Sin embargo, ni Merkel ni Macron han respondido a la petición de ratificación de Xi.

En marzo, la UE aprobó sanciones contra varios funcionarios comunistas chinos implicados en el genocidio y los abusos a los derechos humanos cometidos contra las minorías uigures en Xinjiang. El régimen chino no tardó en tomar represalias imponiendo sanciones a 10 políticos y académicos europeos —entre ellos cinco destacados eurodiputados cuyos votos son necesarios para ratificar el acuerdo de inversión entre la UE y China— y a cuatro entidades, incluida la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo.

Raphael Glucksmann, un eurodiputado francés y defensor de los derechos humanos desde hace mucho tiempo, dijo a Voz de América que la sanción del PCCh a la Subcomisión de Derechos Humanos representa “una sanción a la institución democrática del Parlamento”.

Beijing también dijo que había sancionado al Comité Político y de Seguridad de la UE, que cuenta con 27 embajadores de la UE.

Varios expertos piden la suspensión del acuerdo de inversión entre la UE y China. (Getty Images)

Las sanciones enfurecieron a muchos legisladores de la UE. El Parlamento de la UE canceló entonces una reunión para discutir la ratificación del CAI, ya que destacados parlamentarios amenazaron con no ratificar el acuerdo de inversión UE-China.

Tres de los cuatro partidos más importantes de la UE dijeron que no pueden discutir el acuerdo hasta que se levanten las sanciones del PCCh.

“Parece impensable que nuestro Parlamento contemple siquiera la idea de ratificar un acuerdo mientras sus miembros y uno de sus comités están sometidos a sanciones”, dijo Marie-Pierre Vedrenne, eurodiputada francesa y portavoz del grupo libertario Renew Europe sobre el acuerdo UE-China.

Los críticos afirman que un acuerdo con China otorgará a las empresas estatales con sede en el país, que pueden recibir subvenciones del gobierno, un acceso preferente a los mercados europeos mientras el régimen comunista chino sigue reprimiendo al movimiento prodemocracia de Hong Kong y a los uigures de Xinjiang.

Merkel y Macron han estado entre los principales defensores del acuerdo de inversión con China, a pesar de la oposición de otros miembros de la UE, como Italia, Bélgica, España y Polonia.

Sin embargo, Merkel, que está preocupada por la presencia de fabricantes de autos en China, dejará su cargo en septiembre, y su partido CDU ha cedido en las últimas encuestas electorales ante el partido de la oposición, Los Verdes, que le lleva la delantera en los sondeos. La candidata a canciller de los Verdes, Annalena Baerbock, ha prometido adoptar una postura dura frente a las violaciones de los derechos humanos en China.

Los Verdes se pronunciaron recientemente contra el CAI en una declaración escrita: “El comercio es una poderosa palanca para defender y reforzar los derechos humanos, así como los valores democráticos fundamentales. Lamentablemente, el acuerdo de inversión entre la UE y China, concluido apresuradamente por el gobierno alemán a finales del año pasado, contradice este mismo objetivo”.

Macron también está enfrentándose a críticas públicas y a una fuerte oposición contra el CAI en el ámbito interno de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS