Libros de la máquina del tiempo: la historia de nuestro pasado

Por JEFF MINICK
16 de Marzo de 2021
Actualizado: 16 de Marzo de 2021

En febrero, estaba hojeando las estanterías de nuestra librería local de segunda mano, buscando regalos de cumpleaños para dos nietos, cuando me encontré con “El libro del valor” de Hermann Hagedorn. Esta colección de biografías para jóvenes, de 90 años de antigüedad, rinde homenaje a personalidades tan diversas como Clara Barton, Daniel Boone, David Livingstone, Mahatma Gandhi y la reina Isabel I.

Aquí también hay figuras que nuestra cultura ha cancelado o ridiculizado en la última década, hombres como Andrew Jackson, Robert E. Lee y Abraham Lincoln. Los años y los dedos de las generaciones anteriores han dejado este libro hecho trizas y desgastado, pero por 5 dólares seguía siendo una ganga. Hoy se encuentra en mi “estante de los nietos” en la sala de estar, a la espera de nuevos exploradores del pasado.

Con frecuencia, los lectores me escriben pidiéndome recomendaciones de libros para los estudiantes, especialmente los que tienen que ver con la historia. A pesar de la “cultura de la cancelación”, todavía podemos encontrar excelentes relatos del pasado de nuestra nación para los jóvenes. He aquí algunos de mis favoritos personales, libros que leí de niño, que compartí con mis hijos o que descubrí de otras fuentes, y que pueden complementar su estudio sobre la historia de Estados Unidos.

Escuela primaria

“A Child’s First History of American History”, de Earl Schenck Miers, parece una buena historia narrativa para lectores de 8 a 12 años. La historia abarca desde los días en que los vikingos llegaron a Norteamérica hasta mediados del siglo XX. Aunque no he leído el libro en su totalidad, la crítica de libros de la escuela hogar Cathy Duffy insta a los lectores a comprarlo en la edición de tapa dura “porque probablemente querrán conservarlo para siempre”.

La editorial DK publica los libros “Eyewitness” y otras obras sobre la historia de Estados Unidos, muchas de las cuales pueden ser disfrutadas por niños de primaria. Incluso mi nieto de 3 años disfruta con las imágenes de los libros Eyewitness sobre los vaqueros, la Revolución Americana y la Guerra Civil.

Los favoritos de la infancia

Algunos de mis libros favoritos de joven fueron los de la serie “Childhood of Famous Americans”. Adecuados para lectores de 3 a 6 años, estas biografías cuentan las historias de los primeros años de los estadounidenses famosos y, en el último capítulo, relatan sus logros como adultos. Las biografías de Amelia Earhart, Henry Ford, Ronald Reagan y unos 40 hombres y mujeres más siguen en circulación.

Otros favoritos de mi infancia eran los relatos de Holling C. Holling sobre nuestro pasado. En “Minn of the Mississippi”, por ejemplo, que aún poseo, que trata de una tortuga mordedora, Minn, flota por el río más largo de América, y nosotros la acompañamos, aprendiendo ciencia e historia por el camino. En mi estantería también se encuentra el libro de Holling “Tree in the Trail”, que se centra en un álamo y, a través de su historia, cuenta la historia de las Grandes Llanuras y del Santa Fe Trail. Estos libros son apropiados para estudiantes de primaria y secundaria.

Los libros “World” de Genevieve Foster también pueden mejorar el estudio de la historia de Estados Unidos para sus hijos. En volúmenes como “El mundo de George Washington”, “El mundo de Abraham Lincoln” y “El mundo de William Penn”, Foster explora no solo las vidas de estos personajes históricos, sino que también dedica tiempo a introducir a los jóvenes en la época en que vivieron. Los estudiantes de 8 años en adelante deberían encontrar estas biografías repletas de información, e incluso los adultos podrían aprender de ellas.

Libros de texto para adolescentes

Dependiendo de la capacidad de lectura de sus hijos adolescentes, pueden encontrar muchas historias sólidas para su reconstrucción y para disfrutar del pasado.

Busque en Google “libros de historia clásica de Estados Unidos para adolescentes” y encontrará varios libros de texto disponibles que pueden proporcionar una excelente visión general de la historia de Estados Unidos. He leído “A Patriot’s History of the United States”, de Larry Schweikart y Michael Allen; he utilizado “A History of the American People”, de Paul Johnson, como texto para mi clase de historia de Estados Unidos de nivel avanzado; y he alabado a mis compañeros y en las reseñas “Land of Hope: An Invitation to the Great American Story”, de Wilfred M. McClay, y el cuaderno de trabajo que lo acompaña. Todos estos libros ofrecen un relato equilibrado de nuestro pasado americano. Si está considerando utilizar uno de ellos como libro de texto, le recomiendo encarecidamente “Land of Hope”.

Permítanme sugerir también que incluyan “El informe de 1776” en sus estudios caseros sobre América. Es un buen resumen de nuestra historia.

Vidas famosas que dan lugar a grandes acontecimientos

La biografía es un excelente vehículo para enseñar a nuestros adolescentes el pasado.

Cuando daba clases, mis alumnos leían autobiografías como “Up From Slavery” de Booker T. Washington y “Education of a Wandering Man” de Louis L’Amour, que ofrece una excelente visión de los hábitos de lectura y las aventuras de ese escritor durante la Depresión. Los alumnos de mayor edad estudiaron los primeros años de vida de Theodore Roosevelt en “Mornings on Horseback” de David McCullough y también leyeron la biografía de John Adams.

Los estudiantes también podrían estudiar a historiadores como Stephen Ambrose, cuyos libros como “Undaunted Courage: Meriwether Lewis, Thomas Jefferson, and the Opening of the American West” y “Citizen Soldiers” se convirtieron merecidamente en bestsellers. Aquí recomendaría especialmente hacer una expedición a su biblioteca pública, introducir a sus adolescentes en la sección de historia americana y pasar algún tiempo hojeandolos. Allí deberían encontrar un gran número de libros buenos e interesantes sobre la historia de nuestra nación.

Ficción histórica

Las novelas basadas en hechos reales son otra forma maravillosa de explorar el pasado. He aquí algunas sugerencias.

Johnny Tremain, de Esther Forbes, recrea el Boston anterior a la Revolución Americana. Los ángeles asesinos, de Michael Shaara, relata vívidamente la batalla de Gettysburg, una novela en la que Schaara da vida en la página a personajes como Robert E. Lee y Joshua Chamberlain. Un novelista anterior, Kenneth Roberts, hizo lo mismo con la América colonial y la Revolución en historias como “Rabble in Arms” y “Arundel”. En “True Grit”, el autor Charles Portis nos presenta a Mattie, una chica decidida a vengar el asesinato de su padre y que encarna el Código del Viejo Oeste. “Un árbol crece en Brooklyn”, de Betty Smith, otro libro que leyeron algunos de mis alumnos, transporta al lector a la vida de los inmigrantes en ese barrio a principios del siglo XX.

Amar el pasado

Muchos se quejan en la actualidad de la ignorancia generalizada de tantos estadounidenses respecto a su patrimonio. Culpamos a su educación, y quizá con razón, pero si no enseñamos ese pasado, también somos responsables.

Con todos los recursos disponibles -solo hemos revisado una parte de ellos y ni siquiera hemos mirado las muchas y buenas películas sobre el pasado- no tenemos mucha excusa para no transmitir nuestra cultura a la siguiente generación.

David McCullough escribió una vez que “la historia es lo que somos y por qué somos como somos”.

Si aprendemos algo de historia, sabremos quiénes somos.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes que se educaban en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas – “Amanda Bell” y “Dust on Their Wings”- y de dos obras de no ficción, “Learning as I Go” y “Movies Make the Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS