Líderes religiosos se unen a la ONU y al Foro Económico Mundial para impulsar la agenda climática mundial

Las organizaciones mundiales han reconocido el poder de la religión para impulsar su agenda, pero algunos líderes religiosos advierten que se aleja demasiado de la iglesia

Por Darlene McCormick Sánchez
07 de Diciembre de 2023 12:28 AM Actualizado: 18 de Diciembre de 2023 8:39 PM

En las profundidades de un antiguo bosque camboyano, los “monjes ecologistas” budistas envuelven los árboles en túnicas clericales azafrán antes de ordenarlos en la fe budista.

Esta práctica es un ejemplo de “activismo forestal” que se extendió a Camboya después de que en la década de 1990 los monjes tailandeses empezaran a ordenar árboles como lo harían con un nuevo monje.

Los árboles ordenados se convierten en sagrados y se protegen de la tala ilegal porque dañar a un monje ordenado es tabú en la religión budista.

El reconocimiento de que la religión puede ser una herramienta poderosa cuando se aplica para vender la narrativa del calentamiento global ha ido ganando terreno en las Naciones Unidas y en el Foro Económico Mundial (FEM), donde la fe se ha mantenido tradicionalmente a distancia.

Monjes budistas atan una túnica azafrán alrededor del tronco de un árbol para ordenarlo simbólicamente en un intento de impedir que sea talado para construir una autopista en las afueras de Colombo, Sri Lanka, el 10 de febrero de 2021. (-/AFP vía Getty Images)

Ahora, los organismos globalistas agradecen la ayuda de los líderes religiosos que luchan contra el cambio climático, uno de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU para 2030.

Pero algunos líderes religiosos están alarmados por la implicación de sus colegas en el debate climático.

“Creo que se trata de una agenda peligrosa, que impide a la Iglesia hacer lo que es su vocación principal, que es ganar a la gente para la fe en Jesucristo”, declaró a The Epoch Times Robert Jeffress, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Dallas.

“Deberíamos preocuparnos mucho más por lo que piensa Dios”.

La ONU predice el desastre si no se toman medidas urgentes para salvar a la Tierra de la calamidad que supone la subida de los océanos y las condiciones meteorológicas extremas causadas por el calentamiento global, aunque las pruebas científicas siguen siendo controvertidas.

El objetivo climático de la ONU para 2030 exige una reducción “profunda, rápida y sostenida” de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 42 por ciento, y la ONU aspira a alcanzar las emisiones netas cero en 2050. Se prevé que la temperatura mundial aumente más de 1.5 grados centígrados para 2035.

El pastor Robert Jeffress dirige el juramento a la bandera antes de que el presidente Donald Trump hable durante un mitin de campaña en Dallas, Texas, el 17 de octubre de 2019. (Tom Pennington/Getty Images)

Crucificar a los combustibles fósiles

Anticipándose a la Conferencia de la ONU sobre el Clima de París en 2015, grupos budistas, hindúes, musulmanes y cristianos emitieron declaraciones sobre el cambio climático, marcando un punto de inflexión en el apoyo de los líderes religiosos a la agenda climática global.

La ONU anunció la noticia de la carta papal del Papa Francisco sobre el cambio climático dirigida ese año a todos los obispos católicos romanos, titulada Laudato Si.

El líder espiritual de 1360 millones de católicos prestó su considerable influencia para salvar el planeta, lamentando que la degradación medioambiental perjudicara a los ciudadanos más pobres del mundo.

“Hago, pues, un llamamiento urgente a un nuevo diálogo sobre cómo estamos configurando el futuro de nuestro planeta”, escribió el Papa Francisco.

El Papa Francisco pronuncia un discurso mientras otros líderes religiosos y científicos escuchan durante la reunión “Fe y Ciencia: Hacia la COP26”, en el Vaticano, el 4 de octubre de 2021. (ALESSANDRO DI MEO/POOL/AFP vía Getty Images)

Y aunque el pontífice no pudo asistir este año a la cumbre climática de la ONU COP28 en Dubái (Emiratos Árabes Unidos), envió un mensaje para la inauguración del primer Pabellón de la Fe en el evento, subrayando la responsabilidad de los líderes religiosos en el cuidado del planeta.

Muchos líderes religiosos se han unido a los funcionarios de la ONU para exigir que las instituciones financieras dejen de financiar proyectos de combustibles fósiles.

Los dirigentes del Consejo Mundial de Iglesias, el Consejo Musulmán de Ancianos y la Junta de Rabinos de Nueva York publicaron declaraciones en 2021 y 2022 en las que afirmaban que los bancos, los fondos de pensiones y las compañías de seguros tenían el “imperativo moral” de dejar de invertir en combustibles fósiles.

Presionaron a las instituciones financieras para que invirtieran en las llamadas energías renovables para “los niños y las futuras generaciones de vida en la Tierra.”

Michael O’Fallon es el fundador de Sovereign Nations, un sitio web dedicado a la preservación de la soberanía nacional.

Habló con The Epoch Times sobre lo que considera una evolución siniestra.

Michael O’Fallon hablando en Londres. (Cortesía de Michael O’Fallon)

La agenda del cambio climático forma parte de la búsqueda de la ONU y el FEM para gobernar la energía y la riqueza del mundo, dijo.

“Esto lo va a abarcar todo. Va a cambiarlo todo a menos que lo detengamos por completo”, advirtió O’Fallon.

Como prueba del nuevo orden mundial, señaló la Terra Carta, un documento sobre los derechos de las personas y el planeta inspirado en la Carta Magna de 808 años de antigüedad.

La Terra Carta de 2021 forma parte del plan de mercado sostenible iniciado por el rey británico Carlos, cabeza de la Iglesia de Inglaterra.

El rey Carlos III pronuncia un discurso en la ceremonia de apertura de la Cumbre Mundial de Acción por el Clima durante la COP28 en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el 1 de diciembre de 2023. (Chris Jackson/Getty Images)

Según su mandato, hay que dar a la “naturaleza” “derechos y valor fundamentales” para garantizar un legado duradero y tangible para esta generación.

Incluso grupos cristianos tradicionalmente conservadores, como la Asociación Nacional de Evangélicos (NAE), se han unido al movimiento ecologista.

Los cristianos creen que hay que seguir los pasos de Jesús ayudando a los pobres y vulnerables, que según los globalistas son los que más sufrirán las consecuencias del cambio climático.

“Deseamos abordar las complejidades de nuestro tiempo, incluidas cuestiones como el cambio climático, con claridad bíblica y un profundo amor que refleje el corazón de Dios por este mundo, especialmente por los que menos pueden disfrutar de sus bendiciones”, dijo el presidente de la NAE, Walter Kim, en una declaración de 2022.

Pero Jeffress dijo que no se traga lo que vende la ONU.

Una mujer entra en el “pabellón de la fe” en la sede de la cumbre climática de las Naciones Unidas COP28 en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el 6 de diciembre de 2023. (Giuseppe CACACE/AFP vía Getty Images

“Miren, seamos claros, Jesucristo es quien establece la agenda para la iglesia, no las Naciones Unidas”, dijo Jeffress.

“Y que las iglesias adopten la declaración de propósitos y las causas de las Naciones Unidas es realmente la iglesia prostituyéndose, permitiéndose ser utilizada por una organización externa”.

El concepto de naciones es bíblico, lo que significa que un gobierno global no es parte del plan de Dios, dijo.

En su nuevo libro, “¿Estamos viviendo en el fin de los tiempos?”, que sale a la venta este mes, el Jeffress dice que la gente necesita ser consciente política y espiritualmente de lo que está sucediendo. El pastor bautista del sur es conocido como asesor espiritual del expresidente Donald Trump.

La llamada urgencia climática ha impulsado a los activistas medioambientales de GreenFaith e Interfaith Power and Light a organizar protestas e interrupciones.

GreenFaith organizó una manifestación el año pasado en la sede de BlackRock en Nueva York que se saldó con detenciones después de que los manifestantes advirtieran a la colosal firma de inversión que dejara de “destruir la Tierra” invirtiendo en combustibles fósiles.

Activistas climáticos protestan frente a la sede de BlackRock en Nueva York el 29 de octubre de 2022. (KENA BETANCUR/AFP vía Getty Images)

Parte del llamamiento mundial para detener el llamado cambio climático es la idea de que los pobres del mundo serán los que más sufran las sequías e inundaciones generalizadas.

Sin embargo, los críticos afirman que la cura globalista es mucho peor que un escenario de cambio climático que algunos científicos cuestionan. Y dicen que no les sorprende que la ONU incorpore la religión a su campaña de presión.

La fundación independiente Climate Intelligence (CLINTEL) emitió este verano una declaración en la que afirma que no existe una emergencia climática. El documento ha sido firmado por casi 2000 científicos y profesionales de unas 60 naciones hasta el 1 de diciembre.

“[La] histeria que rodea el tema es totalmente injustificada. La ‘cura’ -deshacerse de los combustibles fósiles cuanto antes y sustituirlos por renovables- probablemente será peor que la ‘enfermedad'”, declaró Marcel Crok, miembro fundador de CLINTEL, a The Epoch Times en una entrevista anterior.

El plan de la ONU para aprovechar el poder de la religión puede verse en su plan Marco Global de Biodiversidad Kunming-Montreal, que es un pacto entre países desarrollado en 2022 para salvar los recursos naturales y las especies en peligro de extinción en todo el planeta.

Según la ONU, “el considerable alcance e influencia de los grupos religiosos y espirituales los convierte en un grupo importante y natural” para alcanzar sus ambiciosos objetivos.

En una reunión similar de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 se pidió a países ricos como Estados Unidos que pagaran a los países más pobres reparaciones por las “pérdidas y daños” causados por el cambio climático.

Asimismo, el Foro Económico Mundial publicó un informe en 2016 titulado “El papel de la fe en los desafíos globales sistémicos”, que incluye una sección que declara que el cambio climático no puede resolverse sin la religión.

Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del FEM, declaró ante el Consejo de la Agenda Global que los valores no pueden justificarse únicamente a través de la razón intelectual, razón por la cual debe intervenir la fe, según el informe.

El canciller alemán Olaf Scholz (izq.) se dirige a la asamblea junto al fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, durante la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 26 de mayo de 2022. (Fabrice COFFRINI/AFP vía Getty Images)

La religión ofrece una postura moral que puede ayudar a “legitimar la causa”, afirma el informe.

“Es necesario enmarcar narrativas de esperanza y posibilidades”. “Las tradiciones religiosas tienen amplia experiencia en combinar perspectivas a corto plazo con una perspectiva a largo plazo y narrativas convincentes”.

Impulsar la prosperidad

Diana Furchtgott-Roth es directora de energía, clima y medio ambiente de la Fundación Heritage y profesora adjunta de economía en la Universidad George Washington.

Furchtgott-Roth declaró a The Epoch Times que no le sorprende que las organizaciones internacionales utilicen la religión para persuadir a la clase trabajadora de que debe hacer sacrificios para proteger el planeta.

“Creo que los ecologistas utilizan cualquier método para impulsar su agenda, porque su agenda se traduce en precios más caros de la electricidad y del transporte”, afirmó.

Los discípulos de la agenda climática no parecen entender que la energía renovable es menos fiable y más cara, lo que significa que reducirá el nivel de vida de la clase media, según Furchtgott-Roth.

Los líderes religiosos pueden tener buenas intenciones, dijo, pero tienen que darse cuenta de que la energía abundante y barata es una de las razones de la migración masiva a los países occidentales.

(De izquierda a derecha) El primer ministro británico, Boris Johnson, el presidente del Congo, Felix Tshisekedi, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el escenario durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26 en Glasgow, Escocia, el 2 de noviembre de 2021. (Erin Schaff/POOL/AFP vía Getty Images)

Hay menos energía disponible en América Latina y África, lo que significa que la vida es más difícil para los pobres, dijo Furchtgott-Roth.

“Más energía promueve el avance humano, el progreso humano. No hay que acarrear agua en cubos”, dijo. “No tienes que encender velas o cocinar con leña y estiércol”.

Y limitar los combustibles fósiles podría causar la misma escasez de alimentos que algunos líderes religiosos temen que sea el resultado del cambio climático.

El aumento del coste de los combustibles ya está afectando a los precios de los alimentos.

El Independent Commodity Intelligence Services, que analiza los mercados, predijo en septiembre que los precios de los alimentos seguirían subiendo a medida que aumentaran los costes de la energía y los fertilizantes.

Furchtgott-Roth señaló la repentina prohibición en Sri Lanka, en abril de 2021, de los fertilizantes y pesticidas sintéticos en la producción de alimentos.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, el Presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, describió con orgullo el paso de su país hacia la agricultura orgánica.

Un año después, las cosechas habían quedado diezmadas y miles de esrilanqueses, enfrentados a la hambruna, asaltaron la residencia presidencial, obligando al presidente Rajapaksa a dimitir.

Un activista esrilanqués con una máscara del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, participa en una manifestación para denunciar la escasez de productos básicos mientras el país se enfrenta a una grave crisis de divisas, en Colombo, Sri Lanka, el 16 de noviembre de 2021. (ISHARA S. KODIKARA/AFP vía Getty Images

“Así que tenemos experimentos de la vida real de tratar de cultivar la agricultura sin combustibles fósiles”, dijo lFurchtgott-Roth.

Los líderes religiosos que temen que el cambio climático perjudique a los necesitados deberían entender que la electricidad y el transporte caros también perjudican a los pobres”.

Señaló que, para algunas personas, el ecologismo se ha convertido en una religión en sí misma.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.