Liz Cheney pierde las primarias de Wyoming frente a Harriet Hageman, partidaria de Trump

Por John Haughey
17 de Agosto de 2022 8:25 AM Actualizado: 17 de Agosto de 2022 10:00 AM

CHEYENNE, Wyoming— Cuando el expresidente Donald Trump anunció en septiembre de 2021 que apoyaba a Harriet Hageman en desafiar a la representante Liz Cheney (R-Wyo) en las primarias republicanas del 16 de agosto de 2022, para el único escaño de Wyoming en el Congreso, la titular de tres mandatos enfrentó el reto respondiendo: “Tráiganla”.

Cheney se desprestigió dentro del partido republicano y sus electores —el 70% de los cuales votaron por Trump en 2020— por estar entre los 10 republicanos de la Cámara de Representantes que votaron a favor de la destitución de Trump, por ser copresidenta del comité de la Cámara de Representantes que investiga la irrupción al Capitolio el 6 de enero de 2021 y por ser una de las antagonistas más implacables del expresidente.

En un mitin de mayo de Hageman, el expresidente imploró a los votantes de Wyoming que le dieran el honor de decir: “Liz, estás despedida”.

Según una proyección de Decision Desk HQ, Cheney fue despedida por sus electores. Hageman consiguió una victoria convincente en las primarias y una victoria casi segura en noviembre en el territorio profundamente republicano de Wyoming.

Con el 6 por ciento de los votos escrutados a las 9:53 p.m., Hageman, una abogada especializada en recursos naturales de Fort Laramie, obtuvo el 60 por ciento de los votos, según la agencia The Associated Press. Cheney consiguió el 35 por ciento.

Hageman, criada en un rancho de las altas llanuras del este de Wyoming, es propietaria de un bufete de abogados en Cheyenne y tiene experiencia en litigios sobre derechos de agua y tierras públicas. Ella es la asesora principal de la New Civil Liberties Alliance (Nueva Alianza de Libertades Civiles), con sede en Washington D.C., que se centra en los litigios relacionados con la normativa medioambiental.

Durante su campaña de 11 meses, mientras viajaba 40,000 millas para visitar los 23 condados del estado, hizo hincapié en sus raíces en Wyoming, su experiencia en política de recursos naturales y el respaldo de Trump.

Aunque la campaña de Cheney recaudó más de 15 millones de dólares en contribuciones, tres veces más que Hageman, su participación de alto perfil en los comicios del 6 de enero, durante el verano la mantuvo en Washington, D.C. y en el centro de atención nacional, pero no en la campaña electoral. Esto molestó a muchos en Wyoming y fue explotado por Hageman en sus encuentros y saludos con los votantes.

Cheney fue acuñada como “la Virginiana” por los electores que se burlaron de ella por no calificar como residente del estado para obtener una licencia de pesca. La campaña de Hageman elaboró un sitio web simulado de la campaña “Liz For Virginia”.

Hageman se comprometió a visitar los 23 condados al menos una vez al año si era elegida y a ser “una representante que defenderá los ideales de Wyoming. (Cheney) no nos conoce. Ella nunca nos ha conocido. Pero yo sí”.

Entre sus iniciativas políticas está una propuesta de “programa piloto” para asignar hasta 1.5 millones de los 30 millones de acres que ahora están bajo control federal en Wyoming “al estado, para que podamos hacer un mejor trabajo de gestión” sin las pesadas regulaciones impuestas por una matriz de agencias en Washington, D.C.

Su mensaje y el respaldo de Trump resonaron en las encuestas con potenciales votantes que indicaban que se estaba gestando un efecto explosivo.

La campaña de Cheney parecía más orientada a las ambiciones políticas nacionales del futuro que a ganar la reelección al escaño de la Cámara de Representantes de Wyoming. La representante realizó pocos actos públicos, prefiriendo reunirse con sus partidarios en pequeñas reuniones, a menudo en casas de particulares.

Si había alguna incertidumbre en el resultado, era la forma en que la larga tradición de Wyoming de voto “cruzado” podría afectar a los resultados. Es uno de los seis estados en los que las primarias son “parcialmente abiertas”, lo que significa que los votantes de un partido pueden votar en las primarias de otro partido si se inscriben en este antes de emitir su voto.

De los 284,557 votantes registrados el 1 de agosto, el secretario de Estado de Wyoming informó que 207,674 eran republicanos y 39,753 demócratas. Además 33,769 no estaban afiliados y unos 4000 se registraron en terceros partidos.

Muchos demócratas, incluido el exgobernador Mike Sullivan, alentaron abiertamente el “voto cruzado” y Cheney tenía una pestaña en el sitio web de su campaña que explicaba cómo “votar de forma cruzada” el día de las elecciones primarias.

Sin embargo, a menos que Cheney tuviera una reserva oculta de apoyo del Partido Republicano —alrededor de 40,000 “republicanos silenciosos”, cómo ella los llamaba— simplemente raspando cifras con lápiz y papel no habían suficientes demócratas o, para el caso, suficientes no republicanos, para tener mucha eficacia en las elecciones de Wyoming, a menos que la elección sea disputada entre los votantes del GOP.

Hageman no fue la única candidata en las primarias republicanas de Wyoming del 16 de agosto respaldada por el expresidente. A principios de agosto, Trump respaldó a tres candidatos a cargos estatales.

El candidato a superintendente estatal de instrucción pública, Brian Schroeder, y el candidato a tesorero estatal, Curt Meier, respaldados por Trump, son titulares que no se enfrentaron a contrincantes en las primarias.

El representante estatal Chuck Gray (R-Casper), que visitó a Trump como posible rival de Cheney en el verano de 2021, se aseguró el apoyo del expresidente en su batalla a tres bandas por la secretaría de Estado, contra el empresario de Centennial, Mark Armstrong, y la senadora estatal Tara Nethercott (R-Cheyenne), que cuenta con el respaldo de la clase dirigente republicana del estado, incluidos el presidente del Senado estatal y el presidente de la Cámara.

Con el 4 por ciento de los votos, Gray aventajaba a Nethercott en una carrera demasiado reñida.

Cheney es la cuarta de los 10 republicanos que votaron a favor de la destitución de Trump que luego vieron frustrados sus intentos de reelección en las primarias republicanas frente a los candidatos respaldados por el expresidente.

El representante Peter Meijer (R-Mich.) fue derrotado por John Gibbs, respaldado por Trump; el representante Tom Rice (R-S.C.) fue derrotado por más de 25 puntos porcentuales por el representante estatal Russell Fry, respaldado por Trump; y el representante Jaime Herrera Beutler (R-Wash.) perdió una estrecha elección frente a Joe Kent, quien contó con el apoyo de Trump.

Los Representantes Anthony González (R-Ohio), Adam Kinzinger (R-Ill.), Fred Upton (R-Mich.) y el representante John Katko (R-N.Y.) se retiraron en lugar de buscar la reelección.

Los dos únicos que pasaron a las elecciones generales en las contiendas primarias son el representante Dan Newhouse (R-Wash.) y el representante David Valadao (R-Calif.).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.