Lo más destacado del tercer debate republicano, entre ataques personales y Trump

Por Nathan Worcester
09 de Noviembre de 2023 8:24 AM Actualizado: 09 de Noviembre de 2023 9:14 AM

Durante dos horas, cinco candidatos presidenciales republicanos se enfrentaron en un debate dominado por cuestiones de política exterior, que en ocasiones derivó en ataques personales.

La exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, en particular, se encontró tanto dirigiendo como recibiendo ataques de sus rivales, sobre todo del empresario Vivek Ramaswamy.

El acto del 8 de noviembre en Miami compitió con un mitin del expresidente Donald Trump a pocos kilómetros, en Hialeah, Florida.

Estas son algunas de las principales conclusiones del acto:

Domina el tema de política exterior, pero Haley llama “escoria” a Ramaswamy

“Dados los problemas críticos a los que nos enfrentamos específicamente en la escena mundial, queremos que todo el mundo escuche cada palabra que tengan que decir”, dijo el moderador Lester Holt, de la NBC, en su introducción antes del debate.

La emisión no defraudó en ese sentido, ya que moderadores y oradores ahondaron en la relación de Estados Unidos con Israel, Ucrania, Venezuela, Taiwán, Irán y otros países.

En particular, el debate permitió al Sr. Ramaswamy diferenciarse aún más de la competencia, en particular de la Sra. Haley y del gobernador de Florida, Ron DeSantis.

El empresario se enfrentó a la exgobernadora de Carolina del Sur sobre Israel y Ucrania. También apodó a la Sra. Haley y al Sr. DeSantis “Dick Cheney con tacones de tres pulgadas”.

La Sra. Haley y el Sr. DeSantis hablaron el uno sobre el otro mientras discutían la relación de Carolina del Sur con China durante la época de la Sra. Haley como gobernadora. Nuevos informes de ABC sugieren que su estado fue un importante atractivo para la inversión china mientras ella estaba en el cargo.

El Sr. DeSantis dijo que construiría un muro en la frontera sur de Estados Unidos “como prometió Donald Trump”. Como él y otros han hecho en el pasado, él habló de respuestas militares a los poderosos cárteles de la droga que están en el fondo del tráfico humano y de drogas a través de la frontera sur, medidas que necesariamente enredarían a los gobiernos de Estados Unidos y México.

Uno de los momentos más desagradables de la noche se centró en la política exterior.

En un intercambio memorable, Ramaswamy y Haley se enfrentaron en torno a TikTok, una aplicación de redes sociales vinculada al régimen comunista chino. El Sr. Ramaswamy ha sido criticado por utilizarla como herramienta de campaña para captar votantes jóvenes.

El moderador Hugh Hewitt, un locutor de radio conservador, preguntó al candidato: “¿Cómo se consigue que prohíban TikTok si se utiliza?”

El Sr. Ramaswamy señaló que la hija de Haley ha utilizado la aplicación.

“Tal vez usted quiera ocuparse primero de su familia”, le respondió.

“No hable de mi hija”, respondió a su vez la Sra. Haley.

“Usted no es más que escoria”, añadió la candidata mientras el Sr. Ramaswamy continuaba hablando.

Los candidatos hablaron de Trump —pero nada lo derribó

Los candidatos hablaron del elefante en la habitación —el presidente Trump— en respuesta a la primera pregunta del debate, que se refería a por qué los votantes republicanos deberían abandonar a su candidato favorito por cualquiera de los cinco debatientes en Miami.

“Él [Trump] les debe a ustedes estar en este escenario y explicar por qué debería tener otra oportunidad”, dijo el Sr. DeSantis, destacando que la deuda se acumuló bajo el liderazgo del presidente Trump.

La Sra. Haley hizo del gasto durante la administración Trump un foco aún mayor de su respuesta y acusó al presidente Trump de “arrodillarse” en política exterior.

El exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, fue duramente crítico con el anterior comandante en jefe republicano, no inesperadamente.

“Cualquiera que vaya a pasar el próximo año y medio de su vida centrándose en mantenerse fuera de la cárcel y de los tribunales no puede liderar este partido ni este país”, dijo el Sr. Christie.

El Sr. Ramaswamy y el senador Tim Scott (R-S.C.) desviaron la pregunta a su manera.

El empresario aprovechó su tiempo para criticar a los medios de comunicación y a la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC), Ronna Romney McDaniel.

El Sr. Scott, a menudo mencionado como posible candidato a vicepresidente, tampoco criticó duramente al presidente Trump. En cambio, el legislador afroamericano apeló a su capacidad para “solidificar y atraer votantes independientes a nuestro partido”, citando específicamente a los estadounidenses hispanos y negros que no habían acudido en masa al Partido Republicano en el pasado.

A pesar de todo lo que se habló sobre Trump en Miami, nada de lo que sucedió allí pareció afectar mucho el ascenso del principal candidato entre los republicanos.

Desde Hialeah, donde el presidente Trump celebró su mitin, Kari Lake de Arizona resumió el sentimiento entre muchos de los que apoyan al expresidente.

“Esos son proyectos de vanidad. No tienen ninguna posibilidad”, dijo la Sra. Lake a The Epoch Times, refiriéndose a las otras campañas.

También argumentó que los republicanos se separan entre sí en un número muy pequeño de cuestiones —“el cinco por ciento es en lo que no estamos de acuerdo”.

A continuación instó a sus compañeros republicanos a “salvar nuestro país, y luego podremos discutir, hacer acuerdos y debatir sobre ese cinco por ciento”.

Un debate disciplinado

Este debate fue más disciplinado que los anteriores de este ciclo, particularmente el segundo que tuvo lugar en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, California.

Los moderadores, Holt y Kristen Welker, de NBC, y Hewitt, de Salem Radio Network, mantuvieron las cosas en orden, evitando que varios oradores hablaran fuera de turno en la mayoría de las circunstancias.

Además, aunque algunos conservadores temieron que los anfitriones hicieran preguntas abiertamente partidistas, el tono fue relativamente imparcial. Por supuesto, los dos moderadores de NBC fueron emparejados con el Sr. Hewitt, un presentador de un programa de entrevistas conservador. Eso puede haber mantenido las cosas en un mejor equilibrio, junto con las advertencias previas de destacados conservadores.

Al comienzo de la noche, el Sr. Holt expuso las reglas básicas, señalando su discreción y la de sus colegas a la hora de permitir respuestas y el hecho de que las interrupciones repetidas podrían terminar siendo penalizadas.

“Si ustedes hablan entre sí, los votantes no pueden oírlos”, señaló Holt.

Si bien es posible que algunos candidatos no hayan recibido tantas respuestas detalladas como les hubiera gustado, el resultado final fue una conversación menos caótica, aunque se mantenía ausente el principal aspirante republicano, el presidente Trump.

“Deberíamos unirnos detrás del presidente Trump y centrarnos en vencer a Joe Biden”, dijo a The Epoch Times Jason Miller, asesor principal del presidente Trump, después del debate.

Los tres moderadores en Miami solo contendían con cinco debatientes: el Sr. DeSantis, la Sra. Haley, el Sr. Ramaswamy, el Sr. Scott y el Sr. Christie.

Eso es más fácil que acorralar a las figuras menores, que Alan Schroeder, profesor emérito de periodismo de la Universidad Northeastern, describió como “contendientes marginales” que “compiten desesperadamente por la atención”, según una entrevista con The Epoch Times.

Por otro lado, un productor de NBC silenció el cántico de la multitud de “¡Trump!”, durante el debate, según clips ampliamente difundidos en las redes sociales.

Por su parte, Ramaswamy utilizó su pregunta inicial para girar en torno a los moderadores, preguntándoles sobre el sesgo de los medios.

“El engaño de la colusión entre Trump y Rusia que usted impulsó en esta cadena durante años, ¿fue real?”, preguntó el Sr. Ramaswamy.

Ramaswamy sugirió que Elon Musk, Tucker Carlson y Joe Rogan deberían haber sido moderadores en lugar de las figuras de los medios que se sentaron frente a él.

Con la contribución de Janice Hisile


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.