Lo opuesto al comunismo es la fe en Dios, dice representante Mike Gallagher

La competencia estratégica con China es en el fondo "una lucha por las almas"

Por Eva Fu
01 de Febrero de 2024 9:49 PM Actualizado: 02 de Febrero de 2024 4:03 AM

WASHINGTON-El enemigo final del comunismo no es el capitalismo o la democracia, sino la fe en Dios, dice el representante Mike Gallagher (R-Wis.).

“Porque el comunismo en sí no es un sistema económico político. Es una religión inversa pervertida. Es una ideología que todo lo consume, impuesta no por la libre creencia, sino por la fuerza y el adoctrinamiento”, dijo en un discurso en el Desayuno Nacional de Oración anual en Washington.

“Sus iglesias son los campos de trabajo, los gulags, el centro de reeducación; sus cabinas de confesión son cámaras de tortura; sus sacerdotes son los censores, los propagandistas, la policía secreta.”

En términos de valores, la fe y el comunismo se sitúan en extremos opuestos. Mientras que el comunismo busca la dominación y la humillación, dijo, la fe busca el amor, la dignidad del individuo y la elevación del alma del hombre.

La idea se le ocurrió a Gallagher tras un reciente encuentro con un estudiante de posgrado que se convirtió en un silencioso opositor al régimen chino debido a su fe. El Partido Comunista Chino (PCC) está empeñado en destruir la fe porque se interpone en el camino del régimen para establecer un control total sobre la población, dijo el congresista, que es presidente del Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre la Competencia Estratégica entre Estados Unidos y el PCCh.

“Si pueden acabar con nuestra creencia en algo más grande, la vida se convierte en nada más que los incentivos que puede ofrecer el Partido, el castigo que puede infligir”, recordó Gallagher que dijo el estudiante.

“Ése es el objetivo del Partido Comunista Chino: reducir a hombres y mujeres a carne y huesos, simples herramientas que utilizar para construir los objetivos del partido”.

La situación de los creyentes en China es desoladora. Gallagher señaló que el régimen “encarceló a creyentes en masa” y los torturó; “envió a millones de uigures, practicantes de Falun Gong y otras minorías religiosas a campos de reeducación”; y arrasó lugares de culto, desde monasterios hasta iglesias.

El aumento de la represión religiosa va acompañado de una industria autorizada por el Estado que obtiene beneficios de la extracción forzada de órganos de presos de conciencia sin su consentimiento, principalmente seguidores de Falun Gong detenidos por su fe.

“Para el PCCh, los seres humanos son objetos materiales que se utilizan para los fines que el Partido considere oportunos”, afirma Gallagher.

Pero en la guerra del régimen comunista contra la fe, ningún método -incluidas las campañas de purga total, el omnipresente aparato de censura y el gasto masivo en fuerzas de seguridad- puede ayudarle a ganar, dijo.

“Porque no se puede -por mucho que se intente, por mucho poder del que se disponga- simplemente no se puede matar la verdad”, afirmó el congresista.

Gallagher subrayó que la competición estratégica con China “no es una prueba entre dos ejércitos diferentes” o dos sistemas socioeconómicos distintos.

“Es, en el fondo, una lucha por las almas”, dijo. “Toda nuestra política exterior, todo nuestro arte de gobernar debe basarse en este reconocimiento del arte de las almas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.