Sobreviven a matadero en Corea del Sur y se reencuentran tras ser adoptados, su abrazo es maravilloso

Por La Gran Época
14 de Junio de 2017 Actualizado: 08 de Julio de 2019

Estos dos lindos perros tienen una amistad duradera que forjaron en un matadero de consumo de perros en Corea del Sur, uno de los agujeros infernales para los animales en este planeta. Ambos han sido rescatados y tienen casas en Estados Unidos.

Kenji y Sophia crecieron juntos en una finca de crianza para perros de consumo en Corea de Sur. Juntos habían tenido cachorros y se reconfortaban durante los duros momentos que les tocó soportar en ese infierno.

Afortunadamente, fueron rescatados por un grupo de rescate llamado JindoLove, quien los salvó de acabar en el plato de alguien, según informó The Dodo.

Ellos fueron trasladados a los EE.UU. para encontrar nuevos dueños. Sin embargo, fueron adoptados por distintos propietarios.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Tierkunst/ Pixabay)

Kenji fue adoptado por Lindsay Goldstein a través de Sweet Paws Rescue en Massachusetts.

“Es el perro más dulce”, dijo Lindsay a The Dodo. “Él es tan tranquilo y cariñoso, y ama la atención y el que le frote el vientre. Cuando está emocionado, nos lo deja saber con sus profundos aullidos”.

Kenji se estaba adaptando a su nueva familia, para ellos era el complemento perfecto, sin embargo no le gustaban mucho los otros perros.

Los propietarios de Kenji eran conscientes de la fuerte amistad entre estos dos perros, por lo que se dispuso organizar una reunión entre ellos. Nadie estaba seguro de cómo iba acabar la reunión, ya que no se veían desde esos oscuros días que pasaron en Corea del Sur y no estaban seguros de si se  iban a reconocer.

Imagen ilustrativa. (Créditos: Anja Kosi/ Flikr/ Licencia: CC BY 2.0)

Con esta idea en mente, Los propietarios de Kenji rastrearon a Sophia, que vivía con su familia adoptiva en Connecticut.

Sorprendentemente, tan pronto como los dos perros volvieron a mirarse el uno al otro, ¡fue pura alegría!

“Cuando vio a Sophia, era obvio que se recordaban y se amaban”, dijo Lindsay. “No es tranquilo con otros perros, ¡pero estaba claro que amaba a Sophia!”.

Kenji y Sophia estaban encantados de estar el uno con el otro. No podían más que saltar de emoción y alegría, y no podían parar de abrazarse, jugar y acariciarse. Saltaban uno sobre el otro y jugaban sin parar… ¡cómo si nunca hubieran estado separados!

Y más buenas noticias, JindoLove fue capaz de rescatar a tres de sus cachorros, llamados Ollie, Willow y Kismet. Los tres cachorros viven juntos en una casa en los EE.UU. Quién sabe, ¡tal vez en el futuro todos se reunirán!

Imagina la tortura mental de vivir en el matadero, con los sentidos atentos al horror que le rodeaba. En Corea del Sur hay 2,5 millones de perros criados para sacrificio, cada año, en 17.000 de estas fincas.

Wendy Higgins, de la organización benéfica de bienestar animal Humane Society International, dijo que los métodos utilizados eran “horribles”. “La mayoría de los animales pasan día tras día con las patas extendidas mientras tratan de caminar sobre el suelo de áspero alambre, durmiendo en sus cuencos de comida, ya que es la única superficie sólida en su jaula que ofrece algo de respiro”, dijo.

La Humane Society está ofreciendo incentivos a los agricultores de perros en Corea del Sur para que renuncien a sus granjas de perros, y los entrenen en métodos agrícolas como el cultivo de el chile o arándanos.

La reunión de Kenji y Sophia fue absolutamente adorable, ambos estaban muy felices de versen de nuevo y  de encontrarse en tan buenas condiciones de salud y de ánimo. Gracias a estos héroes de animales por rescatar a tan hermosas almas que pueden llenar de amor a los corazones de más de uno.

¡Los perros son tiernas mascotas que dan amor incondicionalmente! 😃🐶

TE RECOMENDAMOS