Los 40 ladrones de Ski: Pelotón élite de marines de EE. UU. que trabajó tras líneas enemigas en Saipán

Por Andrew Thomas
02 de Septiembre de 2020
Actualizado: 02 de Septiembre de 2020

Mientras los aliados derrotaban la Alemania nazi el 7 de mayo de 1945, se requerirían otros tres meses de intenso combate en el teatro del Pacífico para poner fin a la Segunda Guerra Mundial. En junio de ese mismo año, las fuerzas aliadas llegaron a la isla de Saipán, que durante mucho tiempo se consideró la última línea de defensa de Japón imperial —poniendo al continente a una corta distancia de ataque de las superfortalezas estadounidenses B-29.

En el 75º aniversario de la rendición firmada de Japón Imperial, un nuevo libro de historia detalla cómo un pelotón de élite de marines estadounidenses luchó detrás de las líneas enemigas en las islas, y cómo sus operaciones encubiertas resultaron ser determinantes para poner fin a la guerra.

En “40 Ladrones en Saipán: Los exploradores y francotiradores de élite de los marines en una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial”, Joseph Tachovsky revela la historia de su padre, un teniente del Cuerpo de Marines de EE. UU. que nunca habló con su hijo de la guerra. Solo después de que su padre, Frank, falleciera en 2011, a la edad de 96 años, Tachovsky descubrió que había formado parte de un pelotón de élite de francotiradores scouts.

Después del funeral, Tachovsky encontró una edición de la revista Leatherneck del Cuerpo de Marines de diciembre de 1944, donde se había publicado un artículo sobre el pelotón, titulado “Los terrores de Tachovsky”. Un hijo de uno de los marines mencionados en el artículo dejó un comentario en internet, señalando que todo en el artículo era cierto excepto el nombre de la unidad. En realidad se llamaba “Los 40 ladrones de Ski”, en referencia a Frank.

Esto llevó a Tachovsky al baúl de su padre “fuera de los límites”, que se había mantenido en secreto. Aunque Tachovsky había encontrado una vez a su padre examinando su contenido, nunca había visto qué había dentro. Ahora, al abrirlo por primera vez, encontró la lista del pelotón, cartas, fotografías, una Estrella de Plata (del presidente de Estados Unidos y presentada por el Almirante Chester Nimitz, según parece), y más recuerdos.

“Fue como un gran regalo de Navidad, encontrar todas estas cosas que, en ese momento, no tenían sentido”, dijo Tachovsky.

Silencioso y mortal

Tachovsky encontró otra edición de la revista Leatherneck en el baúl, que contenía un artículo que conmemoraba la Batalla de Saipán. Volvió a ver la lista y encontró que algunos nombres coincidían con los mencionados en el artículo.

El pelotón era un grupo de élite del Sexto Regimiento del Cuerpo de Marines. Durante la Segunda Guerra Mundial, solo habían existido dos de estas unidades de francotiradores scouts. Fueron entrenados para vivir y servir tras las líneas enemigas durante días y a veces semanas. Su tarea era reunir información de inteligencia, localizar instalaciones enemigas para bombardear y, en general, perturbar a las fuerzas japonesas de cualquier forma.

Los marines estaban equipados con rifles Springfield de 1903, y sus visores les permitían alcanzar objetivos hasta a casi una milla de distancia con una precisión increíble. Sin embargo, disparar sus armas a menudo era el último recurso, de modo que también eran hábiles en el uso de armas menos visibles, como cuchillos y cuerda de piano. Todos fueron entrenados en explosiones y llevaban bloques de dos libras de TNT. Los japoneses eran más activos en la noche, así que el pelotón los perseguía y dibujaba mapas de memoria.

Estos marines tenían la reputación de robar equipo. Cuando llegaron a Saipán, solo estaban equipados con armas y raciones de la Primera Guerra Mundial, y a menudo robaban en las estaciones de suministro del Ejército y la Armada de EE. UU., que estaban mejor equipadas. En una ocasión, incluso robaron el Jeep de un capitán del ejército.

Frank también reclutó un cierto tipo de marine para su unidad de francotiradores.

“Cuando buscaba hombres, no quería entrevistarlos de inmediato. Solo quería ver sus libros de registro”, dijo Tachovsky.

Bill Knuppel, un viejo amigo de Frank que había servido como sargento en su pelotón, dijo que Frank buscaba marines que habían estado en el calabozo por peleas, porque eso demostraba que podían manejarse en situaciones difíciles.

“El ganador de la pelea es arrojado al calabozo. El perdedor va a la enfermería. El tipo en el calabozo es la clase de tipo que quiero”, dijo Frank a Knuppel.

El General Holland “Howlin’ Mad” Smith otorgando la Medalla de Estrella de Bronce a Frank Tachovsky Jr. en Saipan. (Colección Joseph Tachovsky)

Una vez, un jefe de pelotón llamado Martin Dyer dirigió una misión en la que descubrieron un enorme conjunto de tropas japonesas en un valle, que Tachovsky cree que era el cuartel general del teniente general Yoshitsugu Saito, que comandó las fuerzas japonesas en la batalla de Saipán. Dyer fue galardonado con la Cruz de la Armada, el más alto honor de la Armada, por sus acciones en la entrega de la información y las coordenadas para un bombardeo.

“Hubo muchos casos en los que trabajaron detrás de las líneas enemigas, en lo profundo del territorio enemigo, y trajeron información que ayudó a las tropas de línea a avanzar más rápidamente y con menos oposición”, dijo Tachovsky.

Saito se refirió a la montañosa isla de Saipán como el “tesoro” del emperador Hirohito. La isla montañosa fue el sitio de un aeródromo estratégico, al igual que una isla vecina. Si los Aliados los capturaban, estarían a distancia de bombardeo del continente japonés.

El cabo Martin Dyer fue asesinado en Saipán y recibió la Cruz de la Marina. (Colección Joseph Tachovsky)

Historias orales

Cuando Tachovsky descubrió la lista y el artículo de la revista en el baúl de su padre, usó las ciudades que había reunido por Knuppel para localizar a los otros hombres del pelotón.

Descubrió quiénes podrían estar vivos a través de la documentación del Cuerpo de Marines, y les envió cartas escritas a mano, consciente de que lo más probable era que no tuvieran correo electrónico. Cuatro marines —aparte de Knuppel— seguían vivos. Dos esposas sobrevivientes y varios hijos también respondieron.

Tachovsky decidió viajar por el país para conocer a los hombres, forjando amistades y aprendiendo de ellos.

En Virginia Occidental, Roscoe Mullins le dijo a Tachovsky que se parecía a su padre. Mullins le contó la crueldad que los japoneses infligieron a los prisioneros aliados, y cómo el pelotón había votado y acordado que un marine herido suyo nunca sería capturado vivo.

En Oklahoma, Tachovsky le dijo a Bob Smotts que si los Sooners llegaban a las eliminatorias de fútbol americano universitario, vería el partido con él.

En Montana, pasó seis días en el hospicio junto a la cama de Marvin Strombo. Cuando llegó el momento de irse de Tachovsky, Strombo lo señaló y le dijo: “Semper fi”.

Joseph Tachovsky con su padre, Frank. (Colección Joseph Tachovsky)

“Todos estos viejos se convirtieron como en segundos padres para mí”, dijo Tachovsky.

Se enteró que su padre salvó una vez a todo el pelotón al destruir un tanque japonés con una bazuca. Cuando los hombres hablaban de sus amigos que habían sido asesinados en Saipán, rara vez dejaban ver alguna emoción. Sin embargo, cuando hablaban del suicidio en masa de los japoneses en Marpi Point, todos se estremecían. Allí, las familias civiles japonesas se dirigían al mar o saltaban de acantilados de 800 pies para evitar ser capturados. Muchos creían en la propaganda japonesa que les esperaban muertes horribles a manos de los estadounidenses si alguna vez eran capturados.

Knuppel le dio a Tachovsky una caja de fotografías y otros recuerdos. Después Knuppel lo miró y dijo, “Esta sería una buena historia”. En ese momento Tachovsky decidió compilar todas estas piezas de la historia en un libro.

Al contar la historia del pelotón, quería mostrar la nobleza de estos marines, y el trauma con el que sobrevivieron y vivieron. La mitad de las regalías del libro se donarán a organizaciones de veteranos.

“Sentí que era casi un deber reunir sus historias y contarlas, porque fueron muy renuentes a hacerlo durante toda su vida”, dijo Tachovsky.

“40 ladrones en Saipán: Los marines scouts de élite en una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial”, por Joseph Tachovsky con Cynthia Kraack. (Historia Regnery)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

TE RECOMENDAMOS