Los asiáticos raramente, aunque cada vez más, se enfrentan a crímenes de odio

Por Petr Svab
21 de Marzo de 2021
Actualizado: 21 de Marzo de 2021

Los estadounidenses han sido atacados por su ascendencia asiática con más frecuencia en los últimos años, pero los incidentes siguen siendo poco comunes.

En 2019, las agencias policiales denunciaron 158 crímenes de odio contra los asiáticos al FBI, frente a los 148 del año anterior.

El FBI no publicará sus datos de 2020 hasta el otoño, pero en 16 de las ciudades más grandes del país, según un análisis de investigadores de la Universidad Estatal de California (CSU) en San Bernardino (pdf), hubo un aumento de 49 a 122 incidentes en 2020 con respecto al año anterior.

Los datos han pasado a la primera plana de la atención mediática luego de que un hombre de 21 años mató a ocho personas en varios salones de masajes en el área de Atlanta el 16 de marzo. Seis de las víctimas eran mujeres asiáticas. Se sabe que muchos de estos salones ofrecen ilegalmente servicios sexuales y suelen estar atendidos por inmigrantes chinos, muchos de los cuales han sido víctimas de redes de tráfico de personas. Las autoridades dijeron que el asesino solía frecuentar algunos de los establecimientos y podría haber sido adicto al sexo. Él le dijo a la policía que estaba tratando de eliminar la tentación.

Si bien la investigación hasta ahora no ha descubierto un motivo anti-asiático por parte del hombre, la prensa del establishment ha seguido con la narrativa, conectando los ataques con el sentimiento anti-chino relacionado con la pandemia del COVID-19. La enfermedad es causada por un coronavirus que surgió en condiciones poco claras en Wuhan, China, en 2019. Su propagación en todo el mundo fue instigada por un encubrimiento por parte del gobierno del Partido Comunista Chino (PCCh).

Si bien el análisis de la CSU indica que ha habido un aumento en el odio contra los asiáticos, es difícil determinar si esta tendencia se observó en todo el país, ya que los departamentos de policía generalmente no hacen que los datos estén disponibles fácilmente. El análisis no proporciona fuentes específicas.

The Epoch Times intentó verificar los datos de la ciudad de Nueva York y descubrió solo un incidente de crimen anti-asiático reportado en 2019 y 27 en 2020, mientras que la CSU citó tres incidentes en 2019 y 28 en 2020. El Centro para el Estudio del Odio y Extremismo de la universidad, autor del análisis, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Según datos del FBI de 2019, los sentimientos anti-asiáticos motivaron alrededor del 2.2 por ciento de los delitos de odio denunciados. Dado que los asiáticos representan alrededor del 6 por ciento de la población, parece que tienen menos probabilidades que otras razas de sufrir crímenes de odio, con la excepción de los blancos.

Alrededor del 45 por ciento de los crímenes de odio no se denuncian a la policía, según los datos de la encuesta de 2015 de la Oficina de Estadísticas de Justicia (pdf).

Los crímenes de odio son delitos comunes en los que las autoridades buscan una pena más alta, alegando que el perpetrador estaba motivado por animosidad hacia características como la raza, la religión y las inclinaciones sexuales. Los cargos por crímenes de odio pueden ser difíciles de poner de manifiesto, ya que dependen de determinar el estado mental del perpetrador. El tipo más común–casi el 30 por ciento–es el vandalismo o daños a la propiedad.

Una minoría significativa de los crímenes de odio podrían ser engaños, según un análisis de 2017 de Wilfred Reilly, profesor asistente de la Universidad Estatal de Kentucky.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS