Los cárteles de droga mexicanos, abastecidos por China, matan a estadounidenses

EE.UU. podría poner al ejército a combatir a los productores de fentanilo ilegal

Por Anders Corr
14 de Abril de 2023 7:52 PM Actualizado: 14 de Abril de 2023 7:53 PM

Opinión

Drogas mortales, inmigrantes ilegales, hombres encapuchados que matan a rehenes y un Estado fallido cuyo “presidente” se está acercando a la China comunista, el enemigo más peligroso de Estados Unidos.

Esta es la anarquía del México actual, el resultado de la desestabilización de las democracias a nivel mundial, la política en América Latina y las relaciones entre Estados Unidos y México por parte de Beijing.

Nunca ha habido tanto en juego, ya que más de 100,000 estadounidenses mueren anualmente por sobredosis de drogas, en su mayoría de fentanilo y otros opioides sintéticos. Decenas de millones más están en peligro, ya que más de 60 millones consumen drogas ilícitas.

Algunos legisladores estadounidenses ven pocas soluciones inmediatas aparte de los ataques del ejército a los cárteles de la droga mexicanos que producen la mayor parte del fentanilo que invade Estados Unidos y lo mezclan con cocaína, heroína, metanfetamina y Xanax, oxicodona y Adderall falsos. China suministra la mayor parte de la química, pero Beijing se niega a cooperar con la lucha antidrogas de Estados Unidos.

El Partido Comunista Chino (PCCh) quiere matar estadounidenses. El fentanilo es ahora la principal causa de muerte entre las personas de 18 a 45 años en Estados Unidos. Casi tantos estadounidenses han muerto a causa del fentanilo como todos los soldados estadounidenses muertos en la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam juntas.

Si Beijing tiene la intención de que ocurran muertes por fentanilo en EE. UU., equivalen a genocidio según la definición de la ONU.

México es la plataforma de lanzamiento del PCCh. El país es un estado fallido en el que los cárteles de la droga corrompen a funcionarios de alta seguridad, incluido supuestamente su jefe del FBI. Los traficantes de drogas ilegales en México generan hasta USD 30,000 millones anuales, así que hay mucho para los jefes políticos. Los cárteles operan con fuerzas estilo militar y controlan territorios que equivalen a estados.

seguridad de frontera
Arizona Border Recon identificó Montana Peak como una localidad de vigilancia del cártel justo al norte de la frontera entre Estados Unidos y México, cerca de Arivaca, Arizona, el 8 de diciembre de 2018. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Un cartel chino en México opera un negocio veterinario además de su negocio ilegal de drogas. Quizás no sea una coincidencia que grandes cantidades de fentanilo ilegal en Estados Unidos ahora tengan un tranquilizante veterinario mezclado, lo que dificulta resucitar a los consumidores de drogas con el antídoto principal, la naloxona.

Algunos argumentan que solo hay una razón para mezclar tranquilizantes para animales con fentanilo: matar al cliente. No hay una buena razón comercial.

Una compañía farmacéutica china vinculada al cartel chino, dirigida por la familia Zheng, fue demandada por hasta USD 120 millones por un padre en Ohio cuyo hijo murió de una sobredosis de fentanilo en 2015.

The Epoch Times habló con el padre, James Rauh, y se enteró de que ganó su caso. Dijo que su investigador privado había confirmado que el cártel de Zheng está operando en México.

Rauh dijo que no hay otro uso del precursor de fentanilo ANPP que fabricar fentanilo. Sin embargo, las empresas chinas continúan enviándolo a México sin que Beijing intervenga. El PCCh debe saber que los cárteles reciben estos precursores de proveedores con sede en China porque el PCCh despliega algunos de los sistemas de vigilancia más avanzados del mundo.

Actualmente se introduce tanto fentanilo de contrabando en Estados Unidos que a Rauh le preocupa que pueda ser utilizado en una bomba terrorista. Según Rauh, la Agencia Antidroga (DEA) solo incauta entre el 5% y el 10% del fentanilo que entra de contrabando en el país, pero lo que incauta es suficiente para matar a millones de estadounidenses.

Tan solo en 2022, la DEA incautó 379 millones de dosis mortales que pueden “matar a todos los estadounidenses”, dijo la administradora de la DEA, Anne Milgram.

A pesar de esta evidente amenaza existencial para Estados Unidos, Rauh afirmó que ni los políticos republicanos ni los demócratas se han mostrado dispuestos a ofrecer soluciones cuando su organización se puso en contacto con ellos.

Rauh quiere que el Congreso declare al fentanilo arma de destrucción masiva. Recomienda que el gobierno estadounidense confisque el dinero y los suministros de los cárteles, cortando efectivamente el flujo de precursores procedentes de China.

Otros quieren vincular las sanciones económicas y los aranceles a México y China con la problemática del fentanilo. Otros quieren que el gobierno estadounidense designe a los cárteles como Organizaciones Terroristas Extranjeras, lo que, como mínimo, atraería más atención sobre la amenaza. Algunos congresistas republicanos afirman que los ataques militares transfronterizos de Estados Unidos deberían dirigirse contra los cárteles. Podrían utilizarse drones armados, aviones de combate o fuerzas especiales, y podrían salvar vidas, incluso en México, del envenenamiento por fentanilo.

El así llamado presidente del estado fallido al sur de nuestra frontera condenó estas opciones militares, y denunció a Estados Unidos por criticar sus abusos contra los derechos humanos y recurrió a China en busca de “ayuda” para contrarrestar la producción de fentanilo. Él debería haber hecho esto hace mucho tiempo. Ahora Beijing se niega a cooperar, y los intentos de Andrés Manuel López Obrador son demasiado débiles y llegan demasiado tarde.

La defensa de personas inocentes—incluidos niños y personal de primeros auxilios que pueden sufrir una sobredosis por contacto no intencional con fentanilo—ahora requiere la fuerza militar de EE. UU. López Obrador aún puede demostrar que nos equivocamos si él mismo destruye a los cárteles. Pero más le vale hacerlo rápido, antes de que estallen las bombas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.