Los CDC insinúan cambios en cronograma de vacunación en parte por los casos de inflamación cardiaca

Por Zachary Stieber
06 de Febrero de 2022 4:58 PM Actualizado: 06 de Febrero de 2022 5:29 PM

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) mencionaron el 4 de febrero un cambio en el cronograma de vacunación contra el COVID-19 para personas con sistemas inmunológicos débiles. Dieron a entender que se avecina una cambio para la población en general con el propósito de intentar reducir el número de casos de inflamación cardíaca después de las vacunaciones.

Los CDC le dijeron a su panel asesor de vacunas que planean ajustar la orientación para las personas con sistemas inmunitarios comprometidos, un grupo que no responde tan bien a las vacunas como la población general y es la única población a la que se le recomienda recibir cuatro dosis de la vacuna de Moderna o Pfizer.

La guía actual de los CDC para personas inmunocomprometidas dice que deben recibir tres dosis de una vacuna de ARNm dentro de dos meses y recibir una cuarta dosis al menos cinco meses después de la tercera dosis.

El calendario revisado recomendaría que la población reciba la cuarta vacuna tres meses después de la tercera.

Para los destinatarios de la población que recibieron la vacuna anti-COVID de dosis única de Johnson & Johnson, la guía actualizada dice que deben recibir una segunda dosis al menos 28 días después de la vacunación y una tercera dosis dos meses después.

La actualización de la guía se aplica a las personas mayores de 18 años que recibieron las vacunas Johnson & Johnson o Moderna, y a las personas mayores de 12 años que recibieron la vacuna de Pfizer.

La justificación del ajuste incluye pequeños estudios que indican que los inmunocomprometidos están mejor protegidos si reciben la cuarta vacuna antes, dijo Elisha Hall, especialista en educación para la salud de los CDC al Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización.

El objetivo es “ayudar a esta población, que puede no estar tan bien protegida, a recibir su dosis de refuerzo antes, particularmente con las preocupaciones sobre la respuesta inmunitaria inicial, la pérdida de protección con el tiempo y la alta transmisión comunitaria debido a la variante ómicron”, dijo.

Ómicron es la variante dominante del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en Estados Unidos. El virus del PCCh causa el COVID-19.

Con el tiempo, mientras que la variante Delta era dominante en el país, las vacunas fueron perdiendo su capacidad de protección contra la infección por COVID. Actualmente, han tenido un desempeño aún peor contra la variante ómicron.

Un vial de la vacuna anti-COVID de Moderna en Los Ángeles, California, el 15 de diciembre de 2021. (Frederic J. Brown/AFP vía Getty Images)

La Dra. Camille Kotton, experta en enfermedades infecciosas del Hospital General de Massachusetts y miembro del panel, dijo que había visto a muchos pacientes inmunocomprometidos en los últimos dos meses que “siguieron todas las reglas”, incluido el calendario de vacunación recomendado, pero que aun así se infectaron con el virus.

La guía actualizada “ayudará dramáticamente”, dijo.

El otro cambio probable tiene que ver con el tiempo que transcurre entre la primera y la segunda dosis de las vacunas de ARNm. Ambas tienen un esquema primario de dos dosis.

En la actualidad, la segunda dosis de Pfizer se recomienda alrededor de 21 días después de la primera. La segunda dosis de Moderna se recomienda alrededor de 28 días después de la dosis inicial, pero los datos de vigilancia muestran que entre muchos grupos de edad, en particular entre los hombres jóvenes, que han recibido las vacunas, ha habido una tasa más alta de lo esperado de inflamaciones del corazón.

Los datos de Canadá e Inglaterra, que han extendido el intervalo, sugieren que un período de tiempo prolongado entre la primera y la segunda dosis aumentó la eficacia de la vacuna y redujo las tasas de miocarditis y pericarditis, dos formas de inflamación cardíaca que surgieron después de la vacunación con ARNm.

“El intervalo más largo resultó en tasas más bajas de miocarditis, mientras que el intervalo más corto tuvo tasas más altas de miocarditis y pericarditis”, dijo la Dra. Bryna Warshawsky de la Agencia de Salud Pública de Canadá.

La Dra. Grace Lee, funcionaria médica del Lucile Packard Children’s Hospital y presidenta del panel asesor, dijo que los datos presentados parecen indicar convincentemente “que un intervalo prolongado no solo es potencialmente más seguro desde el punto de vista de la miocarditis, sino que también es potencialmente más eficaz”.

Los datos se refieren a cuando Delta era la variante dominante en gran parte del mundo. Ómicron desplazó a Delta en diciembre de 2021 en Estados Unidos como cepa dominante.

Algunos países han detenido o reducido el uso de las vacunas de ARNm, en particular la vacuna de Moderna, entre los jóvenes debido a los problemas de inflamación del corazón, pero las autoridades sanitarias estadounidenses han seguido recomendando hasta ahora las vacunas para todos los estadounidenses de 5 años en adelante, afirmando que las vacunas evitan más hospitalizaciones que los casos de inflamación del corazón que causan.

El grupo de trabajo de vacunas contra el COVID del panel, después de analizar los cambios en los calendarios de vacunas de varios países, respaldó un intervalo de ocho semanas entre la primera y la segunda dosis de una serie primaria de vacunas de ARNm. El CDC aún no ha decidido si seguirá el consejo.

Si se modifica, el calendario revisado podría afectar a millones de personas. Unos 33 millones de estadounidenses de 12 a 39 años siguen sin vacunarse, así como decenas de millones de estadounidenses en grupos de mayor edad. También retrasaría las dosis de refuerzo, que actualmente se recomiendan cinco meses después de la serie primaria de Moderna o Pfizer, y dos meses después de la dosis inicial de Johnson & Johnson.

El Dr. Walid Gellad, profesor de medicina en la Universidad de Pittsburgh, calificó el posible cambio como “un gran problema”.

Al mismo tiempo, es “preocupante” que “se haya tardado tanto tiempo en que la política estadounidense se ponga al nivel de otros países”, escribió Gellad, quien no forma parte del panel, en Twitter.

Los miembros del panel dijeron que esperaban que el cambio ayudara a convencer a las personas no vacunadas de recibir una vacuna.

“Creo que [el cambio] brinda un nivel de seguridad y también le demuestra al público que estamos muy enfocados en hacer esto de la manera correcta”, dijo el Dr. Oliver Brooks, director médico de Watts HealthCare Corporation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.