Los costos reales de un EE. UU. sin petróleo bajo Biden son irrealizables, dicen críticos

Por Mark Tapscott
28 de Octubre de 2020
Actualizado: 28 de Octubre de 2020

Análisis de noticia

Los comentarios del exvicepresidente Joe Biden sobre la transición de los combustibles fósiles podrían o no perjudicar sus posibilidades de derrotar al presidente Donald Trump el 3 de noviembre, pero los críticos dicen que los costos reales de su propuesta son casi incalculables.

Al final del debate del 22 de octubre entre ambos candidatos, Biden afirmó que no se opone al fracking, el cual es la fuente de más de 300,000 puestos de trabajo de la industria energética en el oeste de Pensilvania, un estado que ambos saben que deben conseguir si quieren ganar las elecciones.

Biden dijo que él “haría la transición de la industria petrolera, sí (…) porque la industria petrolera contamina de manera significativa”. Trump inmediatamente criticó el comentario de Biden, señalando que eso no sería popular entre los votantes de estados con altos niveles de empleo en el sector energético como Pensilvania, Texas, y otros.

El comentario de Biden, sus intentos posteriores al debate para aclararlo, y el apoyo de su plataforma para transformar la economía de EE. UU. en energía totalmente renovable en 15 años ha centrado una nueva atención en el tema raramente debatido de lo que costaría hacerlo.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) dijo a The Epoch Times el 28 de octubre: “La complicidad de Biden en la destrucción de nuestra capacidad productiva dio un nuevo giro la semana pasada cuando pidió el fin de la industria petrolera en EE. UU. Esto no sólo eliminaría innumerables empleos, sino que también haría que Estados Unidos dependa más de las naciones extranjeras para nuestras necesidades de energía”.

“En un momento en que EE. UU. es independiente en materia de energía y está tomando medidas para aumentar y diversificar nuestra capacidad industrial doméstica, está claro que el plan de Biden sería un riesgo para nuestra seguridad económica y nacional”.

Lauren Aronson, una portavoz del senador Ted Cruz (R-Texas), cuyo estado ha sido durante mucho tiempo el mayor productor de petróleo del país, dijo a The Epoch Times el 28 de octubre que los votantes no deberían “dejarse engañar por la reciente retórica de Biden. La ‘transición’ de la economía obrera de Estados Unidos para alejarla de los combustibles fósiles es el nombre en clave para imponer la agenda ambiental radical de la izquierda”, dijo.

“Si Joe Biden es elegido, prohibirá el fracking a expensas de cientos de miles de empleos bien remunerados, aniquilará nuestra independencia energética y aumentará los costos para los consumidores de energía en todo el país”, dijo Aronson.

De manera similar, el distinguido miembro senior del Instituto de Investigación Energética (IER), Dan Kish, dijo a The Epoch Times el 27 de octubre que “no hay manera de vivir sin petróleo en la vida diaria. El costo de hacerlo puede que ni siquiera sea cuantificable”.

Citando un estudio reciente del Instituto Americano del Petróleo (API), críticos como Cruz y Kish argumentan que tan solo los costos proyectados de los pasos iniciales de transición de Biden—eliminar la producción de petróleo y gas natural en tierras federales y arrendamientos en alta mar—serían inaceptables incluyendo:

  • La pérdida de hasta 7.5 millones de puestos de trabajo en EE. UU. en 2022.
  • Una disminución acumulada de USD 7.1 billones en el producto bruto interno (PBI) para 2030.
  • Los ingresos de los hogares se reducirían en USD 5400 anuales.
  • Los costos de la energía doméstica se dispararían en más de USD 600 por año.
  • Los ingresos agrícolas se reducirían en un 43 por ciento debido al aumento de los costos de la energía.

Sin embargo, hay pruebas del apoyo público para la transición a una economía impulsada únicamente por formas de energía renovable como la solar y la eólica.

Una encuesta rápida de Morning Consult/Politico del 23 de octubre, realizada poco después del último debate presidencial, descubrió que el 57 por ciento de los encuestados están a favor de la transición de los combustibles fósiles.

“En la misma encuesta, el 24 por ciento de los encuestados dijeron que habían escuchado ‘mucho’ sobre el comentario de Biden en el debate de que quiere hacer la transición de la industria petrolera con el tiempo”, informó Politico. “El 36 por ciento dijo que había escuchado ‘algo’ sobre el comentario, mientras que el 17 por ciento dijo que ‘no había escuchado mucho’ y el 23 por ciento dijo que no había escuchado nada en absoluto”.

Pero Jon Haubert, un portavoz de la Alianza Americana de Energía (AEA), dijo a The Epoch Times que “lo que a menudo se omite convenientemente en estas preguntas (o en el comunicado de prensa) es cuánto está dispuesta a pagar la gente cuando se dan cuenta de que esta transición no es gratuita”.

Haubert señaló que en una encuesta realizada en mayo de 2020 a 1000 posibles votantes, la AEA dijo que “la respuesta media (que mostraba una tendencia a USD 50 durante varios años) fue de USD 20, y el 32 por ciento de los encuestados respondió ‘cero'”.

Sin embargo, el mayor enigma al que se enfrentan los defensores de la transición de Biden es el hecho de que la economía estadounidense, como la del resto del mundo, se basa en los combustibles fósiles, incluyendo el petróleo, el gas natural y el carbón–y no solo para potenciar a los automóviles y generar electricidad.

El petróleo y los productos fabricados, al menos en parte de ellos, son omnipresentes en la vida de los estadounidenses, incluyendo todo tipo de productos, desde antisépticos, cortisonas y antihistamínicos en la farmacia, hasta rodilleras de fútbol americano y cascos, cañas y sedales de pesca, lápices labiales y desodorantes.

Algunos defensores de la transición reconocen el problema, como en un artículo de opinión del Washington Post de 2011 en el que los autores admiten que “la lista de cosas esenciales de las que pronto prescindiríamos es prodigiosa: prácticamente todos los plásticos, pinturas, medicinas, máquinas de hospital que hacen ‘pitido’, muñecas Barbie, bolígrafos, implantes de pecho, pelotas de golf”.

Los portavoces de los senadores demócratas Patty Murray de Washington, Amy Klobuchar de Minnesota, Mazie Hirono de Hawai, Dick Durbin de Illinois, y Bob Casey de Pensilvania no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

Contacte con Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

El comunismo socavó la moralidad de la ley de Estados Unidos

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS